nos llevan años de ventaja

El método japonés para que sus calles y casas estén tan limpias

El país nipón puede presumir de ser uno de los más limpios del mundo, y, sin embargo, apenas tiene papeleras. ¿Cuál es el secreto detrás?

Foto: Estudiantes japoneses. (iStock)
Estudiantes japoneses. (iStock)

El Imperio del Sol Naciente siempre ha llamado la atención de los occidentales, por su exotismo, lejanía y costumbres diferentes. Sigue causando interés, por supuesto, pues más de 34 mil millones de turistas lo visitan cada año, maravillándose con la megalópolis que es Tokio, los templos y las geishas de Kioto, las playas paradisíacas de Okinawa o la simpatía de la gente de Osaka, pero entre todas esas cosas quizá haya una que sobresale y sorprende aún más: la limpieza en las calles.

Si estás mínimamente familiarizado con el manga o el anime ya lo sabrás de sobra: es normal en los colegios que haya un encargado de la limpieza. Eso significa que, una vez que los alumnos se marchan a casa después de un largo día de estudio, uno o dos compañeros deben hacerse cargo de la posible suciedad que haya en el aula. Limpian, barren, borran la pizarra, sacuden los borradores y todo ello les ayuda a comprender desde que son niños la importancia de cuidar su entorno y les aporta responsabilidad.

La clave: los pequeños

Lo más sorprendente de la limpieza de Japón es la ausencia de papeleras o barrenderos. Se pregunta el turista occidental: ¿Cómo se mantiene tan limpio? Justamente tiene que ver con esos niños que son los encargados de la limpieza en sus colegios. "Durante 12 años de vida escolar, desde primaria hasta secundaria, el tiempo de limpieza es parte del horario diario de los estudiantes" dice Maiko Awane, subdirectora de la oficina de Tokio del Gobierno de la Prefectura de Hiroshima en 'BBC'. "También en casa nuestros padres nos enseñan que no mantener nuestras cosas y el espacio limpios y ordenados es malo para nosotros".

Este elemento tan sencillo ayuda a los niños a desarrollar conciencia y orgullo de su entorno porque, ¿quién querría ensuciar una escuela si va a tener que limpiarla después? Como la propia Awane explica, al principio nadie quiere limpiar su clase, pero lo acaba aceptando porque es parte de la rutina, como también lo es dejar los zapatos de la calle en los casilleros una vez que entras en la escuela (o en casa) y cambiarte de zapatillas. En una sociedad donde el honor está muy arraigado y tiene tanta importancia, la opinión que el resto del mundo tenga de ellos es fundamental: "No queremos que otros piensen que no tenemos educación suficiente para limpiar las cosas".

Los niños japoneses se responsabilizan de la limpieza en el colegio, eso les ayuda a concienciarse y sentirse orgullosos de su entorno

Las escenas del colegio se extrapolan a otras capas de la sociedad: festivales, como el Fuji Rock, donde todos los que asisten guardan la basura hasta que encuentran un contenedor o la vida diaria sin más; alrededor de las ocho de la mañana no es difícil encontrar a trabajadores de oficina y personales de tienda limpiar las calles donde luego trabajarán, incluso los vídeos de cómo se limpian los Shinkansen (trenes bala) se han hecho virales por la minuciosidad de los mismos.

Cada vez que encuentras un grupo de turistas japoneses en algún lugar, por probabilidad, es muy seguro que alguno de ellos lleve una mascarilla quirúrgica. Si alguna vez te has preguntado a qué viene esa particular estética, es otro ejemplo más de la importancia de la limpieza en Oriente: se trata de una manera de evitar infectar a otras personas. Es un simple acto de consideración que reduce propagación de virus y que ahorra así una fortuna en días de trabajo perdidos y gastos médicos.

¿Cuándo se volvieron tan limpios?

No es algo reciente, pues el marinero Will Adams (primer inglés en pisar Japón) en 1600 ya lo registraba en sus memorias: "La nobleza está escrupulosamente limpia, disfrutan de alcantarillas y baños de vapor de madera perfumada. Los japoneses están horrorizados por el desprecio de los europeos por la limpieza personal". Es algo que nace de preocupaciones prácticas. Un ambiente cálido y húmedo como el de Japón es ideal para que se propaguen las bacterias, una buena higiene es sinónimo de buena salud.

Un concepto clave en el sintoísmo es 'kegare' (impureza o suciedad), algo contra lo que hay que luchar mediante rituales de purificación

Además, la limpieza es parte fundamental del budismo, que llegó de China entre los siglos VI y VII. "Todas las actividades de la vida diaria, incluida la limpieza del espacio, debe considerarse una oportunidad para practicar el budismo" explica Eriko Kuwagaki del Templo Shinshoji en Fukuyama, Prefectura de Hiroshima. Un concepto clave en el sintoísmo (religión nativa en el país que se basa en la veneración de espíritus de la naturaleza) es 'kegare' (impureza o suciedad), algo contra lo que hay que luchar mediante rituales de purificación, pues también se relaciona con la enfermedad (especialmente las infecciosas) y la muerte. Los ejemplos de esta purificación también abundan en la vida cotidiana: antes de entrar en un santuario sintoísta los fieles deben enjuagarse las manos y la boca.

Se trata nada más y nada menos de un ejemplo de castigo frente a enseñanza. En Singapur, otra ciudad conocida por la pulcritud de sus calles, está prohibido comer o importar chicle bajo pena de cárcel. En Japón, simplemente, tienen asumido que deben adoptar un estilo de vida limpio, utilizar desinfectantes para manos que proporcionan a los clientes en tiendas y oficinas o clasificar la basura en diez diferentes tipos para facilitar el reciclaje. Aún hay esperanza, eso sí, al fin y al cabo han conseguido exportar al resto del mundo los Pokémon o el sushi. No es tarde.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios