CLAVES PARA UN SUEÑO IDEAL

Cuatro consejos para dormir la siesta perfecta y no despertarse cansado

Echar una cabezadita después de comer puede ser la mejor idea para afrontar con fuerzas renovadas el resto del día

Foto: El placer de la siesta: poder dormir unos minutos después de comer (iStock)
El placer de la siesta: poder dormir unos minutos después de comer (iStock)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Dormir una siesta es uno de los grandes placeres de la vida. No todo el mundo tiene la posibilidad de hacerlo a menudo, por eso se disfruta incluso más cuando se puede descansar durante un ratito después de comer. Pero, ¿es normal levantarnos cansados y, en muchas ocasiones, de mal humor?

Cierto es que también hay muchas personas que recuperan toda su energía después de unos minutos con los ojos cerrados. Para ser de este grupo y no del primero, te vamos a dar cuatro consejos imprescindibles para disfrutar de la siesta. Cuatro indicaciones para dormir bien y levantarnos con toda la fuerza del mundo para afrontar lo que queda del día.

Lo más importante de todo, tal y como explica el doctor Dawn Dore-Stites a CNET, es controlar el tiempo: "Cuanto más duermas, mayor es la posibilidad de que te sumerjas en etapas más profundas. Despertarse de esas etapas puede provocar aturdimiento e irritabilidad. Limitar las siestas a 20 minutos es clave. A menudo te despertarás sintiéndote más renovado".

Claves para la siesta perfecta

Otro consejo imprescindible es levantarnos en cuanto nos despertemos. Cerrar el ojo y dormir cinco minutos más es una tentación a la que pocos pueden resistirse, pero quedarnos medio dormidos puede provocar un mayor estado de aturdimiento al levantarnos. Si, además, podemos exponernos a la luz del día, mucho mejor: estaremos diciendo al cerebro que aún queda mucho día por delante.

Podemos superar el cansancio con el que a veces nos despertamos de la siesta
Podemos superar el cansancio con el que a veces nos despertamos de la siesta

Si hemos conseguido cumplir los dos primeros pasos, el tercero es más sencillo: se trata de hacer algo vigoroso después de la siesta. Beber agua, lavarnos la cara con agua fría, hacer unos ligeros ejercicios de estiramiento o dar un paseo son fórmulas perfectas para combatir la apatía post-siesta. Si aumentamos nuestra energía podemos subir nuestro estado de ánimo.

Para el cuarto y último consejo, un truco: tómate un café justo antes de la siesta. Lo normal es que nos despertemos con más energía gracias al efecto de la cafeína, ya que éste se alcanza entre 30 y 60 minutos después de consumirla, es decir, justo después del tiempo que nos debe durar la siesta.

Los efectos de la cafeína se notan entre 30 y 60 minutos después de ingerirla, por eso es ideal tomarse un café justo antes de dormir la siesta

Con estos cuatro consejos para dormir bien durante la siesta, nos despertaremos con mucha más energía de la que teníamos al cerrar los ojos y podremos afrontar la tarde con fuerzas renovadas. Y quienes no tengan la suerte de poder dormir a diario un rato después de comer, siempre se pueden conformar pensando en que el fin de semana está cada día un poco más cerca.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios