España, un desastre

Dime de qué país eres y te diré a qué edad te vas a casar

Dependiendo del lugar donde hayan nacido las parejas, la media con la que se casan es muy distinta. Las cuestiones culturales, legislativas y de desarrollo del país tienen mucho que ver

Foto: Una pareja de novios. (Foto: iStock)
Una pareja de novios. (Foto: iStock)

El matrimonio es, sin duda, uno de los mayores pasos que se dan en una relación. Según preferencias, gustos y credos algunos ven más sentido casarse cuanto antes; otros defienden esperar para estar seguros al 100% de elegir a la pareja adecuada para pasar el resto de sus días.

Aunque la forma de pensar de cada uno influya -y mucho- en la edad de contraer matrimonio, lo cierto es que importa más el lugar de nacimiento. Sí, así como lo lees. Según la zona geográfica donde hayas venido a este mundo probablemente te cases (si es que quieres hacerlo) más joven o ya entrado en años, según muestran los últimos datos sobre matrimonios heterosexuales de la ONU.

Los motivos por los que varía la media de edad con la que se contrae matrimonio tienen que ver con una cuestión cultural, legislativa y de desarrollo del país. Por lo general, esta última suele ir de mano de la zona geográfica donde se encuentre el territorio.

El país con matrimonios más jóvenes

Un vistazo rápido al mapa de la edad media a la que se desposan las parejas en los diferentes países del mundo deja una conclusión general bastante clara: las regiones dónde la gente se casa más joven coinciden con las de menor índice de desarrollo humano.

Mapa de la edad con la que se contrae matrimonio. (Infografía: Priceonomics)
Mapa de la edad con la que se contrae matrimonio. (Infografía: Priceonomics)

En el mapa elaborado por Priceonomics con los datos de la ONU se puede observar cómo en los países en vías de desarrollo, especialmente los africanos, las parejas se casan mucho más jóvenes. En concreto, Malawi tuvo la media de edad matrimonial más baja de los países analizados, con mujeres que se desposaron a los 19,9 años y hombres a los 23,7.

Por otro lado, en las zonas en vías de desarrollo suele existir una gran brecha de edad entre los miembros de la pareja. Si nos referimos al país donde los años de los contrayentes distan más, viajaremos a Guyana. Allí la edad media de las primeras nupcias fue de 20 años para ellas y 31,8 para los hombres. Cabe destacar que las uniones con niños (generalmente con niñas) han sido una realidad en el estado caribeño, algo contra lo que luchan desde hace un par de años.

En los países en vías de desarrollo la diferencia de edad entre la pareja es mayor. En Guyana ellos se casan con 31,8 y ellas con 20

"La forma de entender el matrimonio en los países en vías de desarrollo es muy distinta a la que tenemos aquí actualmente", explica a El Confidencial Gerardo Hernández, doctor en Sociología y profesor de Sociología de la familia en la Universidad de La Coruña. "Igual que pasaba hace años en España, en los países menos desarrollados el marido tiene el rol de estar bien situado a nivel profesional y la esposa no tiene por qué tener una cualificación como tal, aporta su trabajo a la familia y un papel reproductivo", desarrolla el experto. Por estos motivos, ellas buscan hombres mayores (se entiende que la posición laboral mejora con los años) y ellos a más jóvenes para tener más hijos.

Hernández continúa desgranando el porqué de desposarse a una menor edad explicando que "se encuentra actividad profesional antes porque no hay tanta cualificación", lo que provoca que los hombres empiecen en sus labores con mayor premura y lleguen a una mayor posición con edades más jóvenes. Y el efecto dominó hace que se casen antes al existir esa estabilidad económica del cabeza de familia. Asimismo, apunta a que hay culturas (por tradición o religión) donde tener muchos hijos es parte de la costumbre, por lo que ellos eligen a mujeres más jóvenes y, por lo tanto, con más años de fertilidad.

Por otro lado, un estudio del Colegio de Antropólogos de Croacia destaca que las grandes brechas de edad pueden mostrar la realidad existente de los matrimonios arreglados, estos están vinculados al bienestar económico de las familias a través de pagos de dote.

El país con enlaces mayores

En el otro extremo, los datos de Naciones Unidas señalan que en los países desarrollados las parejas se desposan con mayor edad. En concreto, las novias que se casan con más años son las suecas (media de 33,8 años) y sus maridos también (36,6 de media).

"Una de las razones es que ambos miembros de la pareja esperan a tener su vida profesional establecida para casarse, y esta estabilidad se tarda unos años en conseguir", señala el doctor en Sociología sobre la tardanza en tomar la decisión en las zonas más ricas del mundo.

La brecha de edad en estos países es menor que en los que se encuentran en vías de desarrollados. De hecho, Irlanda es la zona que cuenta con menor diferencia de edad entre ambos sexos en el primer matrimonio (ellos suelen tener un año más). De hecho, el citado estudio antropológico destaca que las brechas de edad más pequeñas en las uniones se correlacionan con un mayor nivel socioeconómico y una clase social más alta.

Nacer en un país desarrollado influye en gran medida. Los hombres suecos se casan con 36, mientras las mujeres de Malawi lo hacen a los 19

En España menos matrimonios y más tarde

Si observamos los datos de los países europeos, nuestro país es el segundo en el 'ranking' en el que la gente se casa con más años. Las españolas esperan de media hasta los 33,2 y ellos a los 35,4. Las cifras españolas ronzan las suecas y noruegas (unos meses menos que aquí), pero distan de las de nuestros vecinos portugueses donde ellas se casan con 30 y ellos con 32.

A pesar de encontrarnos todos en el mundo desarrollado, esta diferencia puede existir por una cuestión cultural que tienen algunos de que "las mujeres tienen una determinada edad para casarse", explica el profesor al tiempo que hace referencia a expresiones como "se te pasa el arroz" o "solterona", que presionan a las mujeres a desposarse.

En concreto, en nuestro país -en la misma línea que el resto de los desarrollados- cada vez nos casamos menos y más tarde, según confirma la encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Movimiento Natural de la Población en España. Cabe destacar que la nupcialidad de la población española se ha reducido durante los últimos 30 años, pasando de 5,3 matrimonios por cada 1.000 habitantes en 1981 hasta situarse en 3,3 en 2013 (dos matrimonios menos por cada 1.000 habitantes).

A factores como la igualdad y el empoderamiento de la mujer en el ámbito laboral, la evolución general de nuestra sociedad y el cambio de las costumbres, seguramente también haya que añadir que la vida de la gente joven cada vez es más precaria, por lo que no tienen la posibilidad de acceder a esa estabilidad para formar una familia a la que hace mención el experto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios