PASARSE ES AÚN PEOR QUE QUEDARSE CORTO

Dormir mucho o muy poco puede aumentar el riesgo de infarto, según un estudio

Los científicos sitúan el tiempo ideal entre las seis y las nueve horas diarias para no tener problemas relacionados con enfermedades cardiacas

Foto: Dormir demasiado es aún peor que hacerlo durante pocas horas, según un nuevo estudio
Dormir demasiado es aún peor que hacerlo durante pocas horas, según un nuevo estudio

Dormir es uno de los hábitos más placenteros que los humanos hacemos cada día y, al mismo tiempo, uno de los más necesarios. Conocemos los problemas que se derivan del hecho de no dormir las horas necesarias para que el cuerpo descanse y que han sido analizadas en multitud de estudios, pero ahora también sabemos que pasar demasiadas horas en la cama tampoco es bueno.

Una nueva investigación de la Universidad de Colorado Boulder, que ha sido publicada en el Journal of the American College of Cardiology, revela que dormir demasiado puede provocar los mismos efectos negativos en nuestro cuerpo, aumentando peligrosamente los riesgos de sufrir un ataque al corazón.

Los investigadores analizaron los datos de casi medio millón de personas que viven en el Reino Unido, de entre 40 y 69 años, y durante un periodo de siete años. Los resultados fueron reveladores: dormir menos de seis horas al día está asociado con altos riesgos de sufrir un infarto, pero dormir más de nueve horas es igual de peligroso.

Dormir mucho es aún peor

Para llegar a esta conclusión los científicos analizaron tanto las costumbres diarias de sueño de los participantes en el estudio como sus antecedentes familiares en enfermedades cardiovasculares y otros factores como su actividad física o el índice general de masa corporal. Y pudieron comprobar que aunque ambas situaciones son negativas para las personas, dormir demasiado es aún peor.

Dormir demasiado es aún peor que hacerlo pocas horas
Dormir demasiado es aún peor que hacerlo pocas horas

La investigación determinó que entre las personas que no alcanzaban las seis horas diarias de sueño mínimo recomendado, las posibilidades de sufrir un ataque al corazón eran un 20 por ciento mayores a la media; pero para aquellos que dormían 9 horas o más, esas posibilidades se disparaban hasta el 34 por ciento.

Por eso, dormir entre 6 y 9 horas es lo indicado y puede reducir los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares en un 18 por ciento. Para Céline Vetter, profesora de fisiología y coautora del estudio, "estos datos proporcionan una de las pruebas más contundentes de que la duración del sueño es un factor clave en lo que respecta a la salud del corazón, y es válido para todos".

Estos datos proporcionan una de las pruebas más contundentes de que la duración del sueño es un factor clave para la salud del corazón

Iyas Daghlas, otro de los autores principales del estudio, explica a Martha Stewart que "independientemente de cuál sea el riesgo heredado por una persona de sufrir un ataque cardíaco, el hecho de dormir un periodo de tiempo saludable puede reducir ese riesgo al igual que comer una dieta sana, no fumar o seguir otros enfoques de estilo de vida saludable".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios