definitivamente, no fue una buena idea

El nuevo Vietnam, el peor parque de atracciones de todos los tiempos

En los años 70 en Cabo Cañaveral (Florida) se trató de construir, sin éxito, un lugar para el esparcimiento basado en una guerra que costó miles de vidas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es probable que nunca te lo hayas preguntado, pero el origen de los parques de atracciones, a los que solemos llevar a los niños por lo menos una vez al año cuando no hay ningún otro plan a la vista, vienen de lejos. Evolucionó de la feria periódica de la Edad Media y en el top diez de los más antiguos del planeta hay tres europeos: Bakken (1583) que se encuentra aún en Dinamarca, Wurstelprater (1766) en Austria y Blackgang Chine (1842) en Inglaterra, aunque el más famoso del mundo es sin duda el que es propiedad de la compañía Disney. Son lugares de esparcimiento donde niños y adultos pueden pasarlo bien montándose en las atracciones.

Salvo terroríficas excepciones, como puede ser Dismaland, el macabro parque de Banksy, en el que uno no va precisamente a divertirse pues todo está roto y decadente, generalmente la temática de estos lugares es alegre y divertida, ya sea porque el pato Donald y sus amigos te darán un abrazo en la entrada o porque podrás hacerte una fotografía con el coche de Batman. Quizá, si el parque estuviera ambientado en el Holocausto, la crisis de los misiles en Cuba o la guerra de Vietnam, no sería tan atractivo.

Además del parque de atracciones basado en la guerra de Vietnam, quiso construir una réplica del Templo de Jerusalén o una copia del Arca de Noé

Sin embargo, como la realidad supera siempre a la ficción, no es casualidad si hablamos de Vietnam. El peor parque de atracciones existe o, más bien, intentó existir en la década de los 70, gracias a Carl McIntire, fundador y ministro de la Iglesia Bíblica Presbiteriana, que nació en Michigan a principios del siglo pasado y tuvo muchas otras ideas alocadas entre las que se encuentran reconstruir una réplica del Templo de Jerusalén en Florida o construir una copia del Arca de Noé para que flotara cerca de su centro de conferencias. La más rocambolesca de todas fue, sin duda, el parque de atracciones llamado Nuevo Vietnam.

¿Quién no querría llevar a sus hijos a un parque de atracciones influenciado por una de las guerras más terribles del siglo XX? Hay poca información sobre tal invento, y su entrada en Wikipedia tiene solamente dos oraciones: "Nuevo Vietnam fue un parque temático que se propuso construir cerca de Cabo Cañaveral (Florida) a mediados de la década de 1970 por el evangelista Carl McIntre y Giles Pace, un antiguo boina verde. Se pretendía simular cómo fue la guerra de Vietnam durante el apogeo de la lucha". Lo más perverso de todo el asunto es que McIntire planeaba que el personal contratado fueran refugiados vietnamitas reales, pues había asumido que harían cualquier cosa por recibir dinero, según informa 'Digg'.

¿Qué será lo próximo? ¿Una recreación de Pearl Harbor en el puerto de Cabo Cañaveral con pilotos kamikaze?

En 1975 costeó los gastos de vivienda de un grupo de 50 refugiados vietnamitas en Cabo Cañaveral. Cabe decir que la propuesta no fue vista con buenos ojos y por ello fracasó. Según recoge un artículo de la época escrito por Davis Upchurch: "La idea de Carl McInters de construir un complejo vietnamita para que los trabajadores puedan colaborar en el parque de atracciones no ha gustado a nadie. Harry Rhame, concejal de Cabo Cañaveral, aseguró haber recibido muchas llamadas y todas en contra". La reportera Jane W. Robinson se preguntaba: "¿Qué será lo próximo? ¿Una recreación de Pearl Harbor en el puerto de Cabo Cañaveral con pilotos kamikaze?". Otras personas se cuestionaban si realmente McIntre tenía corazón. "Odio la guerra", decía otro entrevistado. "No creo que sea de buen gusto".

Una quimera

La idea no entusiasmó a pesar de que McIntre había ideado incluso que se construyese un campamento rectangular rodeado por un foso y con "soldados", además de un museo de guerra del Viet Cong con recuerdos de los soldados estadounidenses. Algo así como visitar Auschwitz. Desgraciadamente, por muy seria que fuera su propuesta, jamás llegó a materializarse. Otra noticia de la época recoge lo siguiente: "Ayer, Carl McIntere confirmó que había acogido a 48 vietnamitas y que llegarían a ser 300. "Solo es una forma de financiarlos para que puedan ser libres", explicaba el ministro y fundador de la Iglesia Bíblica Presbiteriana.

A día de hoy hay sin duda muchos parques de atracciones en Florida, pero Nuevo Vietnam no es uno de ellos. Lo que sí existe es una comunidad vietnamita próspera en la zona, un lugar famoso por sus rocambolescas noticias hasta el punto de que si, por algún casual, el lector decide hacer una búsqueda rápida en internet poniendo "Florida man" y el día de su cumpleaños, podrá descubrir el peculiar robo o asesinato que se dio en concreto ese día. Quizá sea cosa del agua que beben.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios