Qué hay tras la muerte de una mujer que tomaba ácido lipoico para adelgazar
  1. Alma, Corazón, Vida
¿Es seguro consumirlo?

Qué hay tras la muerte de una mujer que tomaba ácido lipoico para adelgazar

Una joven de Extremadura ha fallecido tras consumir un producto de adelgazamiento. La causa del ingreso es intoxicación de ácido lipoico; la de la muerte todavía está pendiente

Foto: El ácido lipoico está presente en muchos alimentos, pero también se consume como suplemento para adelgazar y para tratar diferentes enfermedades
El ácido lipoico está presente en muchos alimentos, pero también se consume como suplemento para adelgazar y para tratar diferentes enfermedades

Ocurrió la semana pasada pero esta semana ha saltado a diferentes medios de comunicación: una joven de Badajoz (Extremadura), de 28 años, ha fallecido en el hospital de Don Benito-Villanueva a causa de lo que parece ser una intoxicación de ácido lipoico. Según recoge la prensa extremeña, a la joven se le confirmó la muerte cerebral el 19 de julio, un día después de un ingreso de urgencia al centro hospitalario; en el informe lo que figura como causa del entrada al hospital es intoxicación aguda por este componente, aunque todavía no se le ha practicado la pertinente autopsia y no se puede confirmar aún la causa de la muerte.

La joven sufrió una parada cardiorrespiratoria un día antes de fallecer, tras pasar cerca de 24 horas en coma. Tal y como señalan diferentes medios, la intoxicación venía del alto consumo de un tipo de 'quemagrasas' que la joven estaba consumiendo para adelgazar. El ácido lipoico, en productos en venta en herbolarios y centros especializados en naturopatía, también está presente en muchos alimentos: los ácidos alfa-lipoicos (ALA) facilitan la eliminación de radicales libres, y es un atioxidante capaz de ser transportado fácilmente hasta el cerebro. Precisamente por esto se recomienda su consumo en pacientes con alzhéimer, aunque también en la prevención de complicaciones de la diabetes, al aumentar la sensibilidad a la insulina: la carne roja, el hígado, las espinacas o la levadura de cerveza son fuentes de este compuesto.

No obstante, también se vende en diferentes formatos, entre ellos en cápsulas que aseguran favorecen el adelgazamiento, presentado como "complemento alimenticio". Según recoge el diario 'El Mundo', la joven, que era enfermera, ingirió una dosis muy superior a la recomendada después de haber comprado el producto por internet. En los propios productos que incluyen este componente se indica que la cantidad máxima recomendada diaria (el equivalente a una o dos cápsulas), y por norma suelen incluir en el envoltorio una advertencia para "no superar la cantidad diaria recomendada".

¿Qué cantidad implica una intoxicación?

Se trata de un componente que se consume en cantidades que van desde los 300 a los 600 miligramos para determinadas terapias, como la de la diabetes, pero que como protección antioxidante general basta con 100 miligramos al día. El ALA no debe administrarse en dosis altas en pacientes con sospecha de deficiencia de tiamina severa (a no ser que ya esté supliendo esta deficiencia), y como efectos secundarios puede darse alguna reacción alérgica en la piel. No obstante, en pacientes con diabetes puede estar detrás de una hipoglucemia como consecuencia del mejor aprovechamiento de la glucosa.

La joven afectada, de iniciales T.C.P., había tomado el ácido lipoico antes de salir a correr y minutos después del entrenamiento fue cuando comenzó a sentirse indispuesta. Según fuentes consultadas por este periódico, en condiciones normales una persona sana, sin diabetes ni alteraciones cardiacas, no debería tener este tipo de reacción al consumo de este ácido, más allá de alguna molestia digestiva. Aunque todavía se desconoce la cantidad que había ignerido y su historial médico, así como la causa de la muerte, que hasta ahora es solo una hipótesis.

No obstante, el jefe de Endocrinología y Nutrición del Hospital San Pedro de Cáceres ha explicado que este antioxidante, de venta libre, puede resultar "muy peligroso en altas dosis" por lo que se debería regular su compra. El año pasado una mujer habría fallecido también por intoxicación de ácido lipoico al haber ingerido cerca de 18 gramos (lo que podrían ser tres cajas de cápsulas de 'quemagrasas'); mientras que en Alemania falleció años atrás una niña de 14 años al tomar hasta seis gramos.

Adelgazar
El redactor recomienda