TAMBIÉN HAY UN NEGOCIO POR DETRÁS

La peligrosa moda de beber 'agua cruda' y los riesgos que tiene para la salud

Personas de todo el mundo comparten manantiales, pozos y otras fuentes de agua sin tratar para ‘beneficiarse de sus cualidades’

Foto: Beber agua directamente de un pozo o un manantial tiene muchos riesgos (Foto: Pixabay)
Beber agua directamente de un pozo o un manantial tiene muchos riesgos (Foto: Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura3 min

¿Estaría dispuesto a beber agua procedente de un manantial o de un pozo natural sin aplicar ningún tratamiento? Eso es, exactamente, lo que están haciendo algunas empresas de todo el mundo: han encontrado un filón entre personas que quieren volver a los orígenes de la humanidad, pero la moda de beber agua cruda tiene sus riesgos… y muchos.

Findaspring (encuentra un manantial) se ha convertido en un lugar de referencia para aquellos que buscan nuevos puntos de acceso al ‘agua cruda’. Ahí podemos encontrar manantiales o pozos cerca de nuestra ubicación por todo el mundo, pero también alertar de un nuevo sitio que no se conociera anteriormente.

El fundador de esa web, Daniel Vitalis, explica en un vídeo que "al igual que sucede con los animales, estamos biológicamente adaptados al agua cruda. No estamos más adaptados al agua refinada de lo que estamos a los carbohidratos refinados". Pero los expertos en salud no están de acuerdo con estas afirmaciones tan categóricas.

Riesgos para la salud

Val Curtis, directora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, muestra a la BBC su preocupación por este movimiento: "Esto me parece un paso hacia atrás. Hemos hecho todo lo posible en la sociedad para resolver el problema de la contaminación del agua potable mediante su purificación y su suministro en buenas condiciones. La hemos mejorado al ponerle cloro y flúor para matar a todos los insectos y cuidar los dientes... estos argumentos fueron ganados hace años y años. ¿Realmente queremos volver a la Edad de Piedra?"

Eso es, precisamente, lo que opinan desde las páginas que soportan este movimiento: "Hemos bebido agua de manantial no procesada el 99% de nuestra existencia” y aseguran que el agua cruda contiene algunas de las bacterias ‘buenas’ que necesita nuestro organismo. Incluso creen que "el agua del grifo está contaminada con sustancias antibióticas y sabemos que el cloro y el fluoruro son neurotóxicos".

Val Curtis rechaza de plano todas esas acusaciones: "No hay pruebas de que el flúor y el cloro nos hagan daño en las cantidades de agua que tomamos. No hay absolutamente ninguna evidencia de que los residuos de medicamentos como los antibióticos dañen la salud humana, incluso si son detectables en pequeñas partes por millón. Es lo mismo de siempre: la gente no parece entender que si algo está presente en cantidades muy, muy pequeñas, no es peligroso".

Hemos bebido agua de manantial no procesada el 99% de nuestra existencia

Val Curtis compara este movimiento con el de los antivacunas: "Una de las razones por las que no me enfermo muy a menudo es porque no ando bebiendo agua sucia. Pero si lo hiciera y me enfermara, sería un riesgo no solo para mí, sino para mis colegas. Si uno bebe agua cruda, tiene que asumir la responsabilidad de que esta también podría ser una fuente de riesgo para los demás, no solo para uno".

Pero no podemos dejar de lado que esta tendencia se está convirtiendo, al mismo tiempo, en un negocio. Empresas como Livespringwater.com ofrecen un servicio de reparto frecuente a domicilio, es decir, se firma un contrato para que suministren cada semana las garrafas necesarias para una familia. Y los precios de las ofertas más baratas para las personas con mayores pedidos superan ampliamente el euro por litro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios