cambia ya

Lo que debes saber para hacer mucho mejor y más rápido las tareas domésticas

Puede que limpies mucho tu casa, pero si no llevas a cabo estos trucos es como si no hicieras nada. Son útiles y te servirán para la próxima ocasión

Foto: Si está tan contenta es porque limpia poco. (iStock)
Si está tan contenta es porque limpia poco. (iStock)

Hay grandes diferencias entre limpiar tu casa y limpiarla correctamente. No nos referimos a romper el plumero cuando lo pasas o a preferir amaestrar para que debute en el circo a la araña que se ha instalado en el plato de tu ducha, sino a que, por mucho que creas que tu hogar está como los chorros del oro, hay probablemente muchas cosas que no estás haciendo correctamente.

La revista 'Best Life' ha decidido enumerar algunos de esos errores que todos cometemos y que probablemente te harán llevarte las manos a la cabeza y proferir al cielo: "¡Pero si llevaba toda la vida haciéndolo de esta manera!". Da igual, olvida todo lo aprendido porque a partir de ahora esto es lo que tienes que hacer si realmente quieres tener una casa como Dios manda.

Al lavar los platos

En caso de que no tengas lavavajillas, ¿los tiras -o depositas suavemente- sobre el fregadero y te dispones a lavarlos? Error de principiante, amigo. Tienes que darles un remojo previo, pues, si no lo haces, es más que probable que tengas que darles otra pasada más tarde.

Las luces deben estar apagadas cuando limpies los espejos, la aspiradora debe ir hacia delante y atrás, son consejos que te serán útiles

Si tienen restos de comida que es difícil de quitar, lo mejor es dejarlos en remojo para poder eliminarlos más fácilmente, así te ahorrarás tiempo y recursos. Déjalos un rato, ve al baño, limpia o haz otra cosa mientras tanto y después ponte con ellos.

La bañera

Es probable que laves la bañera con agua tibia, más que nada porque es más cómodo para tus manos. Sin embargo, si quieres que esté impecable, es hora de aumentar el calor. El agua del grifo, cuando está a temperatura ambiente no es suficiente para limpiar toda la acumulación que el jabón y el champú crean con el tiempo. Así que ya sabes.

Las aspiradoras

Parece muy fácil, ¿no? La enchufas y empiezas a pasarla. Lo cierto es que es un arte. Primero, debes tomarte tiempo cuando se trata de aspirar. Muévela lentamenta para asegurarte de que las fibras se agitan lo suficiente como para atrapar la suciedad, las migas de polvo o cualquier otra cosa que haya en el suelo.

Además, aspirar solo hacia delante no es correcto. Es probable que si lo haces así estés dejando una cantidad significativa de suciedad y escombros detrás de ti. Debes pasarla hacia adelante y hacia atrás para barrer y aspirar de forma efectiva.

Los espejos

Son una parte fundamental de la casa y se nota mucho cuando no están apropiadamente limpios. Por sorprendentes que parezcan, estos trucos te servirán para dejarlos impolutos: primero, limpiarlos con las luces encendidas puede provocar más daños que beneficios, son mucho más visibles con las luces apagadas, así que dale al interruptor antes de comenzar.

Por otro lado, quizá te estés pasando con el spray. Para que no se estropeen, lo mejor es tener mesura. Rocía ligeramente sobre la parte inferior, que es donde probablemente habrá salpicaduras por la pasta de dientes, y luego limpia con un paño de microfibra hacia arriba y utiliza esa pequeña cantidad para el resto del espejo.

La lavadora

Probablemente te encuentras dentro de esa mayoría de personas que separan su ropa por colores y blancos a la hora de lavarla, pero hay algo más que debes saber: es igual de importante clasificarla por peso y tipo de tela. Por ejemplo, evita lavar aquellas que son ligeras y sintéticas con las toallas de algodón grueso o las sudaderas. Prolongarás la vida de tu ropa.

También es fundamental dónde guardas los productos de limpieza después de usarlos para que no se estropeen

Por otro lado, dejar la ropa mojada en la lavadora mientras te marchas durante todo el día puede no parecer gran cosa, pero es un gran error, pues podría llevar a que tus prendas favoritas se hagan el harakiri prematuramente. Las bacterias y el moho proliferan en ese ambiente, por lo que cuanto antes trasfieras las prendas a la secadora o las tiendas, más rápido actuarás.

Al limpiar las ventanas

Si decides ponerte con ellas en un día brillante y soleado, se secarán en poco tiempo y eso podría ser un problema a largo plazo. ¿Significa eso que hay que hacerlo durante un diluvio? ¡No! El mejor momento para limpiar tus ventanas es en un día nublado, porque la solución no se secarán tan rápido y no dejará rayas.

¿Dónde almacenas los productos?

El lugar donde dejas los productos de limpieza es casi tan importante como la forma en que los usas. Meterlos todos, junto a las escobas sucias, en un armario, y dejar las microfibras húmedas seguramente creará problemas a largo plazo. La tarea final, después de limpiar toda la casa, es organizar los suministros para la próxima vez, y es tan importante como cualquier otra (o más, si cabe).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios