LA OCU NO RECOMIENDA HACERLO

Tú también utilizas mal el lavaplatos: por qué no se debe enjuagar antes la vajilla

La OCU asegura que la vieja costumbre de la lavar los platos antes de meterlos en el lavavajillas no es recomendable, pues disminuye el efecto del detergente

Foto: Si lo usamos bien, el lavavajillas nos quitará una carga más de nuestro día a día. (iStock)
Si lo usamos bien, el lavavajillas nos quitará una carga más de nuestro día a día. (iStock)

Acabas de terminar de cenar y llega el momento de recoger la mesa. Platos, cubertería y vasos vuelven a la cocina tras ser usados, con el objetivo de meterlos en el lavavajillas y tenerlos limpios para el siguiente día. Pero la cena ha dejado excesivamente sucios algunos de los utensilios, por lo que decidimos enjuagarlos a mano antes de meterlos en el fregaplatos. Pues bien, eso que todos hacemos es un error de manual que nunca deberíamos de hacer.

Uno de los mitos más manidos del uso del lavavajillas tiene que ver con la creencia de que es necesario dar un agua a los utensilios antes de poner en marcha el electrodoméstico: en muchas ocasiones, se atribuye a la convicción de que el lavavajillas no es capaz de acabar con todos los restos sólidos de comida que no han sido retirados a tiempo y, a veces, es cierto que es así. Pero lavar los utensilios previamente no solo no ayuda, sino que es contraproducente.

La propia Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) indica en uno de sus informes que esta limpieza previa puede incluso ser la culpable de que nuestro menaje no salga limpio. "Para poder limpiar, los detergentes necesitan suciedad. Si los platos ya están (casi) limpios, las enzimas del jabón rendirán menos. Si quieres eliminar los restos sólidos de comida, es mejor usar una esponja húmeda o servilletas de papel usadas", explica la OCU.

Pero, además, enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas supone un gasto extra de agua y de energía, pues estaremos realizando un trabajo que en realidad no es necesario. En caso de considerar que existen demasiados restos de comida que no queremos que vayan al lavavajillas -que en ocasiones, si no somos muchos en casa, pueden pasar varios días en el lavavajillas antes de usarlo y dar olor-, los podemos retirar fácilmente con un papel.

Esta puede ser una tendencia heredada de anteriores generaciones, en las que los aparatos lavavajillas no contaban con la tecnología tan avanzada como la actual y, en ocasiones, la suciedad podía no ser eliminada de manera correcta, por lo que era necesario una 'ayuda'. Ahora, los expertos recomiendan que lo ideal es dejar que el lavavajillas haga su trabajo sin interferir en él, pues están pensados precisamente para ahorrarnos tiempo y energía.

(iStock)
(iStock)

Otra de las recomendaciones de los expertos tiene que ver con el propio uso del electrodoméstico. En caso de que los platos no terminen de salir tan limpios como nos gustaría, recomiendan no utilizar más cantidad de detergente. En caso de usar más del debido, el propio aparato pierde su eficacia y no aprovecharemos su potencial, con más probabilidades de encontrarnos el menaje sucio. Si no sale la vajilla como queremos, lo ideal sería cambiar de detergente.

Es evidente, pero es necesario señalar que todos los estudios confirman que el uso del lavavajillas es mucho más eficiente que el lavado a mano. No solo porque conseguimos una acción desinfectante óptima por las altas temperaturas al que se somete al menaje, sino porque conseguimos un importante ahorro en agua que, en el lavado a mano, no se produce en ninguno de los casos. Pero olvidar la vieja costumbre de enjuagar los platos hará su acción mucho más efectiva.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios