TEN MUCHO CUIDADO

¿Alguna vez has mentido para lograr un empleo? Así saben los expertos si lo haces

Si estás pensando en mentir en tu próxima entrevista, será mejor que te lo pienses dos veces. Y si a pesar de todo lo vas a hacer, deberás tener en cuenta estos puntos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si estás pensando en acudir a tu próxima entrevista de empleo con ciertas lagunas en tu currículum vitae o varias respuestas pensadas de antemano para ser el candidato elegido, mucho cuidado. La desesperación es la peor de las cualidades a la hora de encontrar trabajo. Si ya te han dicho varias veces consecutivas el consabido "ya te llamaremos" pero el teléfono no suena, es probable que decidas recurrir a este tipo de artimañas para salirte con la tuya.

Uno de los escándalos más sonados fue el del CEO de Yahho, Scott Thompson, quien renunció a su cargo después de que adivinaran que había falsificado sus títulos universitarios. Parece una locura, pero este tipo de cosas suceden mucho más a menudo de lo que creemos. Una encuesta de 2017 del portal de empleo online CareerBuilder descubrió que el 75% de los reclutadores de talento de grandes empresas habían pillado más de una vez a un candidato.

Las habilidades más concretas (informática o idiomas) son muy fáciles de pillar con tan solo un simple examen o prueba dentro de la entrevista

Lo más sorprendente es el grado de estas mentiras. Por ejemplo, según dicho informe, hubo "un candidato que decía haber trabajado para Microsoft pero luego no tenía ni idea de quién era Bill Gates". Y algunas totalmente disparatadas, como el que alegó que "había sido un espía antiterrorista de la CIA en el mismo período en que cursaba la escuela primaria". Y otras que ya rayan lo absurdo: "El solicitante dijo haber estudiado junto a filósofos como Nietzsche".

Seamos sinceros: todos hemos podido haber inflado el currículum en algún momento de nuestra vida. Es inevitable, ya que es mucho lo que está en juego. Pero de ahí a decir esta sarta de barbaridades, hay un paso. Los técnicos de Recursos Humanos y reclutadores de talento llevan perfeccionando desde hace años el arte de pillar mentiras en sus candidatos, tanto como estos últimos buscando artimañas para intentar entrar dentro de sus empresas. Es una guerra dialéctica sin cuartel, en la que para ganar, debes ser sincero o al menos aparentar un grado de honestidad respecto a tu experiencia laboral y credenciales para optar al puesto. La 'CNBC' ha recopilado algunos de estos trucos de los que se sirven los empleadores para desenmascarar las posibles mentiras.

Respuestas vagas

Los empleadores no acuden a las entrevistas con la intención expresa de verificar que todo lo que pusiste en el currículum es verdad, pero pronto sospecharán si reciben una serie de respuestas vagas y poco concluyentes sobre tu experiencia laboral previa. Sobre todo si has tenido un rol más de jefe de equipo en el pasado. Una de las preguntas más comunes en este sentido es la de "¿Cómo lidias con la presión de alcanzar tus propias metas a la par que garantizas que cada miembro de tu equipo cumpla las suyas?".

Cuidado con la parte de las referencias emitidas por tus jefes. Puede que en vez de llamarles a ellos les dé por recurrir a un antiguo compañero

Si el candidato no puede proporcionar nada sustancial ni ningún ejemplo concreto extraído de la vida real, las cejas del entrevistador se levantarán. Recuerda que los desafíos a los que te enfrentas si te postulas para un rol de jefe de equipo son muy diferentes de si lo haces para ser un empleado. Cuanto más subes en la escala empresarial, más son las responsabilidades que debes asumir.

Errores en las fechas

Una de las maneras más comunes por las que detectan que puedes estar mintiendo es si pones las fechas de tus anteriores trabajos mal. Es muy habitual. Si alguien trabajó en una misma empresa durante solo cuatro meses, desde noviembre de 2012 hasta febrero de 2013, puede morir los meses exactos en su currículum y simplemente escribir "de 2012 a 2013" para dar la impresión de que trabajaron allí durante un período de tiempo mucho más largo.

Si bien es una buena forma de enmascarar o abultar el tiempo que pasaste en otras empresas (ya que técnicamente no es una mentira como tal), recurrir a fechas de inicio y final de manera sencilla puede resultar sospechoso. Si te preguntan "¿Cuántos meses trabajaste exactamente para X empresa?", puede que divagues y se note que estás mintiendo. O mucho peor: que llamen ellos mismos a tu supuesta anterior compañía y descubran toda la verdad.

Habilidades falsas

La parte más abstracta del currículum, en la cual es muy fácil caer en tópicos como "excelente trabajo en equipo", "buen don de gentes" o "empático, amable, voluntarioso". En primer lugar, si recurres a estos clichés, el entrevistador no verá nada original en ti que te separe del resto. Se supone, a raíz de la experiencia en otros sitios, que eres o has sido bueno en todos los trabajos que has desempeñado.

Siempre tienes que ser honesto. Si te muestras inseguro delante de tu entrevistador, es posible que este perciba que le estás mintiendo

De igual forma, las habilidades más concretas (como informática, gestión de equipos o idiomas) serán mucho más fáciles de pillar. Un simple examen o prueba previa a la contratación es todo lo que puede hacer que tu mentira quede desmantelada.

Preguntas a antiguos compañeros

Evidentemente, en la parte de referencias de tu currículum pueden aparecer cartas de recomendación que emitieron tus jefes. Pero, ¿y si llaman a un antiguo compañero? Esto no es ninguna locura, y mucho menos con redes como LinkedIn a disposición de los reclutadores. Es posible que no consulten del modo tradicional, y no solo a nivel laboral. También sería bien fácil hacer una consulta a un antiguo compañero de un curso que hiciste o de la universidad donde te graduaste.

Ten en cuenta que siempre hay que ser honesto, contigo mismo y con los demás. Si te muestras inseguro delante de tu entrevistador, es posible que este perciba que le estás mintiendo. Y tal vez esta sea una de las razones por las que nunca, por más que te empeñes, te dan el "sí". Si vas a engañarle, piénsalo bien. De lo contrario estarás acudiendo sin parar a entrevistas en las que ya sabes el resultado: la nada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios