¿HAS VISTO ALGUNO?

La Marina de EEUU ha avistado ovnis: lo que han contado

Muchos pilotos han confirmado que los fenómenos extraños son reales, pero no pueden dictaminar qué son a ciencia cierta

Foto: Un grupo de personas busca ovnis en el desierto de Arizona. (Reuters).
Un grupo de personas busca ovnis en el desierto de Arizona. (Reuters).

Numerosos objetos extraños que se movían contra el viento (a más de 9.000 metros de altura y a velocidades supersónicas) sin motores visibles o columnas de escape infrarrojas aparecieron casi a diario desde el verano de 2014 a marzo de 2015 en la costa este de Estados Unidos. Los pilotos de la Marina informaron a sus superiores de lo ocurrido en cuanto lo observaron.

"Esas cosas estuvieron allí todo el día", aseguró el teniente Ryan Graves, trabajador de la Marina durante 10 años, al Pentágono y al Ccongreso. "Mantener un aparato así en el aire requiere una cantidad significativa de energía. Con la velocidad que observamos es casi imposible estar tantas horas (doce) en el espacio. Muchas más de las que esperábamos", añade en una conversación con 'The New York Times'.

A finales de 2014 uno de los pilotos colisionó con una de estas "naves" y presentó un informe del accidente. Algunos de estos fenómenos fueron grabados en vídeo, incluído uno hecho desde uno de los aviones y en el que se ve cómo se acerca al mar mientras exclaman "Guau, ¿qué es eso? ¡Mira cómo vuela!".

Nadie en el Departamento de Defensa ha confirmado que los objetos fueran extraterrestres y los expertos enfatizan que generalmente se pueden encontrar explicaciones terrenales para tales incidentes. El teniente Graves y otros cuatro pilotos afirman haberlos avistado durante casi dos años desde el portaaviones Theodore Roosevelt en maniobras de entrenamiento desde Virginia hasta Florida.

Sin datos

Estos objetos han llamado la atención de la Armada, que a principios de año envió una nuevo borrador que establecerá las nuevas directrices cuando vean "fenómenos aéreos inexplicables (UAP)", como los llaman los militares. "Hay varios informes diferentes. Es posible que unos sean aviones comerciales no tripulados, pero no sabemos quiénes los estarían enviado y no hay sufientes datos para rastrearlos. Por eso la flota proporciona una guía actualizada sobre cómo proceder en el caso de ver intrusiones en nuestro espacio aéreo", afirma Joseph Gradisher, portavoz de la Marina.

No nos atrevemos a especular, pero no es posible que a esa velocidad fueran conducidos por humanos. La aceleración o parada nos mataría

Christopher Sherwood, portavoz del Departamento de Defensa americano, aseguró la semana pasada que "existe una iniciativa secreta del gobierno, llamada Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (AATIP), con la que prosigue el estudio y la investigación de fenómenos aéreos no identificados". El plan comenzó en 2007 y fue financiado en gran parte a petición de Harry Reid, el demócrata de Nevada líder en el Senado. Se cerró oficialmente en 2012 cuando el dinero se agotó, según el Pentágono, pero la Marina ha confesado recientemente que actualmente continua investigando informes militares de ovnis.

Leon Golub, astrofísico senior en el Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica, afirma que "la posibilidad de una causa extraterrestre es improbable. Sin embargo existen otras como errores en el código de los sistemas de imágenes y visualización, efectos atmosféricos o sobrecarga neurológica de múltiples entradas durante un vuelo de alta velocidad".

Hechos inexplicables

El teniente Graves todavía no puede explicar lo que vio, pero asegura que desde que se actualizaran los radares en 1980 con sistemas más avanzados todos los pilotos comenzaron a observar estos objetivos. "Veíamos cosas raras y extrañas desde hace años. A esa altura sería un problema que hubiera algo. Muchos aceleraban y frenaban a gran velocidad y a diferentes alturas", explica.

Nadie en el Departamento de Defensa confirma que los objetos fueran extraterrestres y los expertos enfatizan que hay explicaciones terrenales

Además, el capitán Danny Accoin afirma que una vez se puso al lado de uno de estos objetos, pero a pesar de que el radar aseguraba que estaba ahí, él no pudo verlo. Su cámara infrarroja también recogió el dato, así que no era posible que el sistema hubiera fallado, pero las explicaciones que le dieron era que "posiblemente fueran pruebas con drones muy avanzados".

Junto con otros pilotos jamás creyeron esa versión. Si sabían que estaban sobrevolando la zona, ¿para qué iban a enviar aparatos no tripulados para estorbar? Se convirtió en un problema de seguridad porque era cuestión de tiempo que alguien colisionara. "Las naves giraban repentinamente y viajaban a una velocidad hipersónica, más allá de los límites físicos de una tripulación humana. La rapidez no te mata, pero la aceleración o la parada sí. No sabemos qué son, pero no nos atrevemos a especular. Nosotros hacemos nuestro trabajo sin que parezca un mito", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios