BORDEANDO LAS FRONTERAS DEL PLACER

La diosa del sexo: la mujer que lo cambió todo

Con 90 años es una de las terapeutas más famosas del mundo y aprovecha la cultura pop para abordar uno de los temas más íntimos

Foto: Westheimer junto a Heather Podesta. (Flickr/cliff1066)
Westheimer junto a Heather Podesta. (Flickr/cliff1066)

Ruth Westheimer es una de las estrellas del sexo más importantes de la televisión estadounidense. Tiene 90 años y fue una de las primeras mujeres en hablar de la intimidad en la pequeña pantalla. Es conocida como "la doctora Ruth", un personaje que ella misma creó a través de programas de radio y después en la caja tonta, vídeos, libros, redes sociales y hasta un musical de Broadway.

Lleva décadas ofreciendo sus consejos sexuales y de relaciones de pareja a través de su sinceridad y acento característico (una mezcla entre Henry Kissinger y Minnie Mouse, explica 'The Wall Street Jornal') hasta haberse convertido en todo un icono del país. Algunos de sus adeptos la llaman "abuelita Freud", pero lo cierto es que es una de las grandes divulgadoras de sexualidad de todos los tiempos.

"No solo fui la primera en hablar sobre asuntos de sexo, sino que hay que tener en cuenta cuándo lo hice", explicaba en 'The New York Times'. En la cultura estadounidense el sexo ha existido en una especie de neblina: ha estado en todas partes y en ninguna. Casi siempre se ha hablado de forma codificada ocultando sus verdades bajo una red estratégicamente colocada.

¿Qué es 'normal'?

Todo lo que ha hecho esta mujer puede verse en un documental ('Ask Dr.Ruth') que emite Hulu y en el que aparecen más de 400 amigos que alaban su labor. Ella lo cambió todo. Su primer programa nacional, 'Sexually Speaking', fue toda una revelación. El lenguaje directo y las respuestas a todas esas llamadas y cartas sobre disfunción eréctil, orgasmos clitorianos, el punto G o juguetes sexuales se convirtieron en toda una revolución.

"No existe lo normal", afirma en 'The Atlantic' transormando esa frase en un estribillo. "Las nociones de lo que consideramos como algo raro o diferente pueden convertirse en armas muy crueles", añade. Se negó siempre a refugiarse en los eufemismos y encontró claridad en la bruma. Su absoluta falta de vergüenza hizo una afirmación tan radical como obvia: "El sexo no debería ser una fuente de pudor para nadie, porque tener relaciones es algo que hace todo el mundo".

"Hay que decir más veces 'vagina' y 'clítoris' porque hoy se habla mucho del pene", una broma que convierte en razonamiento. Su poder, influencia y pedagogía han sido claves en una sociedad desinformada. Además, sigue dando consejos en una época en la que la píldora es algo común y la viagra es popular. Empezó hablando sobre temas de los que nadie quiso hablar: el VIH. "Sigo hablando de relaciones. Diciendo que se tenga cuidado. La gente de hoy día no ve morir a nadie, pero les digo lo mismo. Creen que pueden tener rollos de una noche", asegura.

Adelantada a su tiempo

"Todo en la naturaleza está fantásticamente bien organizado. Uno no puede pensar que algo que tiene que ver con la sexualidad es algo sucio", confiesa. La doctora Ruth también ha sido firme en su apoyo a la libertad reproductiva: "Si bien no me gusta que las mujeres aborten, estoy muy a favor de que tengan el control sobre sus propios cuerpos".

El sexo no debería ser una fuente de pudor para nadie, porque tener relaciones íntimas es algo que hace todo el mundo

También ha sido activista contra el sida, una de las primeras celebridades en abogar por las personas que fueron víctimas de la enfermedad, luchando contra los estigmas que se volvieron crueles. El documental muestra además cómo fue su vida: desde el dolor que sufrió como superviviente del Holocausto hasta su faceta como mujer, madre, abuela y educadora.

"Al carecer de padres desde los diez años siempre he sido consciente de lo que es ser amado. Esa fue una de las razones por las que me interesé tanto en los asuntos familiares, las relaciones y la sexualidad", asegura. Ha escrito multitud de trabajos académicos, producido sus propios documentales y enseñado cursos en Princeton o Yale. De hecho, a día de hoy continúa trabajando en Hunter College y Teachers College en Columbia.

El sexo vende

"Hay que tener coraje para preguntar sobre temas sexuales y así solucionar cualquier duda o problema y disfrutar del mejor sexo de su vida", aconseja. "Los prejucios y la vergüenza son muy malos", añade. Así, con estos pensamientos tan naturales la convirtió en uno de los personajes más famosos del país.

"Aparentemente, ella puede decir cosas en la radio o en la televisión que nadie más puede o se atrevería en estos días", aseguran. Nunca antes nadie había hablado sobre sexo en público. Su calidad atmosférica convocó el poder de la cultura pop para cambiar mitos y mentes. "El lenguaje sexual explícito no es una amenaza. Es un regalo que tenemos todos los que leemos, observamos, escuchado o aprendido. Hay que decir la palabra sexo más fuerte", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios