y no la pruebas nunca

La estrategia más inteligente para resolver conflictos con tu pareja

Es necesario resolver los conflictos de la convivencia para poder avanzar. Sin embargo, hay maneras distintas de afrontar la pelea, y nosotros te proponemos las mejores

Foto: ¿Por qué nunca me escuchas?. (iStock)
"¿Por qué nunca me escuchas?". (iStock)

Discutir con la pareja nunca es plato de buen gusto. Sin embargo, si sabemos exponer nuestra opinión y llegar a conclusiones satisfactorias para ambos, respetando el punto de vista del otro, pueden ser fructíferas. En caso contrario, el estrés de las peleas repetidas puede dañar la salud de la pareja e incluso exacerbar los síntomas de ciertas enfermedades crónicas. Otro estudio incluso descubrió una estrecha relación entre las discusiones y la enfermedad de intestino permeable.

"No pelear nunca tampoco es la opción", apuntaba hace poco el psicólogo Mark B. Borg en 'Medium'. "Eso significa que no tenéis suficiente confianza como para mostrar vuestras diferencias. ¿La solución, entonces? No es fácil argumentar con calma y el orgullo, por norma general, nos puede, pero es una habilidad que es necesario desarrollar. Una serie de expertos ha decidido presentar una combinación de estrategias que pueden ayudarte a resolver con éxito los baches del camino y los conflictos futuros con tu pareja.

¿Por qué estás luchando?

A la hora de resolver un conflicto es bastante común que acabemos sacando trapos sucios y otras discusiones del pasado. Según Borg, hay dos maneras de resolver el conflicto en función de tu personalidad: intentas combatir hasta ganar o bien te retiras a tiempo, a menudo a costa de ignorar tus propias preocupaciones. Por supuesto, ninguna de las dos posturas es saludable.

Los hijos, la gestión del dinero o cómo se reparte el trabajo y las tareas del hogar suelen ser los temas más tratados en las discusiones de pareja

"Es fundamental, antes de nada, identificar qué etiqueta te corresponde en un conflicto, y tras ello comenzar a trabajar como pareja para encontrar la solución". Un estudio de 2011 en el 'Journal of Sex and Marital Therapy' descubrió que las parejas que adoptaron el estilo de colaboración para abordar los malentendidos fueron las más satisfechas en sus matrimonios.

Aprende a pedir perdón

Decían en 'Love Story': "Amar significa no tener que decir nunca lo siento". No es verdad del todo, pero lo que es cierto es que pedir perdón y esperar que todo se olvide no es la manera adecuada de resolver un conflicto. Los expertos aseguran que uno de los principales problemas es que decimos que lo sentimos en lugar de tratar de descubrir qué es lo que ha causado daño a nuestra pareja.

Un estudio de 2016 descubrió que asumir la responsabilidad cuando se ha cometido un error es el paso más crucial de un proceso. Otra investigación de 2013 apuntó que las personas que sentían que la disculpa por parte de su pareja había sido real perdonaban antes. "Esto no quiere decir que se deba ser autocrítico todo el tiempo o haya que culparse", selaña el psicólogo. "Sino que asumas tu responsabilidad para contribuir en la solución. No es necesario hacerlo inmediatamente después de la pelea, pues sonará falso. Si recapacitas y encuentras el momento justo, probablemente tu compañero se sentirá más satisfecho con la disculpa".

No te cierres

Según explica Borg: "Varios estudios han concluido que las parejas de recién casados que tienen apoyo emocional externo, ya sea de familiares o amigos, no se encuentran tan estresadas por los enfrentamientos como las que no tienen nadie en quien apoyarse.

 Pedid consejo.
Pedid consejo.

Otros puntos de vista pueden ayudarnos a entender qué le sucede a nuestras parejas. Busca a la persona de tu entorno que demuestre tener autoconciencia y habilidades de comunicación y pídele consejo. Podrás entender muchas cosas y ampliarás tu perspectiva".

Mide tus palabras

Y elige las correctas.Tómate el tiempo necesario para considerar lo que estás diciendo, avanza la conversación para poder desarrollar argumentos inteligentes. Céntrate en cómo te sientes para que tu compañero te entienda en lugar de en culpar sus errores. No es lo mismo decir "me siento solo cuando contestas el teléfono" que, "¿por qué siempre tienes que contestar al teléfono?".

Sobre todo, como decíamos anteriormente, céntrate en la discusión actual. No sirve de nada sacar conflictos del pasado que se suponen resueltos. No aporta nada nuevo ni ayudará a resolver el conflicto.

Establece reglas

"Son tres los principales problemas por los que discuten las parejas: los niños, la división del trabajo y tareas en la casa y el dinero" indica. "Ser consciente de cómo los temas espinosos te afectan es fundamental y extremadamente importante. Entender la mayoría de las peleas pasadas, independientemente del tema, ayudará mucho a la pareja a prepararse para las discusiones futuras" dice Borg. Añade que es útil establecer algunos límites que no puedan sobrepasarse para poder tener una pelea saludable. "Habladlo cuando ambos estéis tranquilos".

"El amor requiere control, nos guste o no", indica el psicólogo. "También esfuerzo y elecciones, por supuesto, pero el control también es fundamental. Eso no tiene por qué quitar amor a vuestra relación sino más bien ayudaros. Para evitar sentimientos negativos que puedan enquistarse lo mejor es reservar un tiempo regularmente (por ejemplo, una vez a la semana) para ver cómo os sentís los dos".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios