NO EMPEORES LAS COSAS

Lo que nunca debes hacer después de tener una pelea con tu pareja

Las discusiones en las relaciones amorosas no pueden evitarse, tarde o temprano aparecen. Pero hay expresiones y actitudes que contribuyen a que los problemas se enquisten

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No te fies de aquellas parejas que parecen siempre felices. Lo más normal del mundo, sobre todo cuando hay convivencia de por medio, es que surjan diferencias entre las personas, y que, como todos los seres humanos, se traten de arreglar discutiendo. Incluso es saludable, quizá puedas descubrir partes de tu comportamiento que desconocías y que a tu pareja quizá no le agraden y tratar de cambiarlas (y viceversa).

No obstante, hay discusiones y discusiones. No es lo mismo hablar las cosas de manera calmada y exponiendo tus problemas que dedicar a tu chico/a miradas de odio, esperando que descubra por qué te has enfadado y después ponerte como un energúmeno. Por ello siempre hay una serie de reacciones a evitar, para poder construir una relación sana y basada en el respeto y, sobre todo, para que no queden tras una pelea esos pequeños posos de amargura y resentimiento que pueden estropear hasta la relación más fuerte.

No saques la lista

Si te molesta que tu pareja siempre deje los platos en el fregadero en lugar de lavarlos, por poner un ejemplo, no recuerdes aquel viaje a Mallorca en el que te fastidió haciendo otra cosa. El presente es lo que cuenta, y sacar a colación otras discusiones que ya se suponían olvidadas y perdonadas en perjudicial. Solo avivarás nuevos resentimientos y acabarás perdiendo la razón. Lo que está olvidado y muerto, entiérralo, ¡céntrate en el ahora!

No le des la espalda

Habéis tenido una discusión tremenda, no pasa nada. Sin embargo, uno de los errores más tremendos de las personas después de una pelea es, justamente, crear barreras. Así lo explica la psicoterapeuta Rachel Saussman en 'Prevention'. "Si tu pareja se acerca a ti y solo nota rechazo, probablemente se abstenga de dar su brazo a torcer en el futuro", indica. "Es mejor que le expliques que en ese momento aún no estás bien para que te dé unas horas de reflexión en lo sucedido".

"Perdón, pero..."

Como bien dice el refrán, dos no pelean si uno no quiere. Probablemente los dos llevéis vuestra parte de razón, y también os habréis equivocado en algo. Pedir perdón no es fácil, a todos nos puede el orgullo, pero a veces es necesario. No obstante, si ese "perdón" va seguido de un "pero", quizá no deberías seguir.

No saques a colación discusiones pasadas que deberían haberse perdonado, céntrate en el presente, el aquí y el ahora

Tampoco pidas perdón solamente porque no quieres seguir con la pelea, eso es como decir: "Me aburres, no quiero seguir escuchándote". Pide perdón cuando realmente lo sientas.

No calles nada

Las peleas son información, así lo explica Saussman. "Si te sientes irritado, enojado o triste, es algo que tu pareja debe saber. Es buena idea que el día que llegues enfadado del trabajo, mandes un mensaje de advertencia a tu pareja para que lo sepa. A veces la pagamos con nuestra media naranja y no es justo".

Es importante que tu pareja sepa cómo te sientes, pero quizá en el fulgor de la batalla dices cosas hirientes de las que luego te puedes arrepentir. Lo mejor, por tanto, es medir bien tus palabras y no dejarte llevar por la ira. Si luego tienes que explicar a tu pareja que no querías decir eso, es probable que no te crea, y no estaréis avanzando hacia el futuro.

Cuidado con el lenguaje no verbal

Las palabras hacen daño, sin duda, pero cómo hablamos con el cuerpo también lo hace. Si te alejas en medio de una pelea puedes hacer que tu pareja se sienta tan dolida o humillada como si la hubieras insultado. La comunicación no verbal es muy importante.

No tengas sexo si no quieres

A veces, algunas personas deciden acostarse tras una pelea, con la idea de que así arreglarán las cosas. No siempre es así. Si no estás con ganas de hacerlo y solo lo vas a practicar para mejorar la situación, piénsatelo dos veces. Quizá sea mejor que simplemente digas: "No estoy de buen humor ahora, mejor hagámoslo mañana". Os podéis abrazar y dormir. No te des la vuelta sin dar una explicación porque eso puede lastimar sus sentimientos. Y, sobre todo, no te castigues por la pelea, puede haber servido para arreglar la situación y trabajar por un futuro común.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios