¿te atreves?

Entrenar descalzo es la fórmula definitiva, pero tienes que saber cómo hacerlo

Con los pies libres también se puede hacer un ejercicio completo, y además puede llegar a ser más beneficioso para tus músculos. Lee atentamente

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es probable que no veas mucha gente en el gimnasio practicando descalza. Y quizá, si alguna vez has visto a alguien, te has alejado un poco temiendo por su salud física y mental. Nadie va a culparte por ello. Sin embargo, en las situaciones adecuadas, entrenar con los pies descalzos puede ser altamente beneficioso para tu organismo. Ahora veremos por qué.

Antes de nada, hay que entender que nuestro cuerpo es un circuito de retroalimentación: esto significa que se el cerebro envía una señal a un punto, este la recibe y vuelve a mandarla de vuelta. Con los pies sucede lo mismo. El problema es que al usar zapatos o deportivas esas señales del suelo que pisamos no llegan a ser tan claras, y por ello los investigadores creen que descalzos tendremos mayor conciencia cinestética (capacidad para realizar movimientos) y evitaremos o podremos prevenir lesiones, informa 'Men's Health'.

El entrenamiento descalzo puede fortalecer los músculos del pie, pero se debe empezar con pequeñas dosis si nunca se ha hecho

El entrenamiento descalzo también puede ayudar a aumentar la fuerza en los músculos de tu pie, una forma deprotegerte contra las lesiones. De una manera adecuada, con supervisión, podría ayudar a un aumento del equilibrio y de la percepción de nuestro propio cuerpo.

Los que son contrarios a esta teoría apuntan que la evolución nos ha llevado a usar zapatos. Nuestros pies, después de una vida entera usándolos, no se acomodarían bien a esa libertad. Y hay algo cierto, si sufres algún problema en el pie, puede agravar la molestia. Especialmente si pretendes llevar a cabo este tipo de entrenamiento demasiado rápido, después de años ejercitándote en zapatillas. Pon cuidado especialmente si has sufrido tendinitis o fracturas.

Cómo empezar

¿Cómo empezar adecuadamente, entonces? Lo ideal es hacerlo en pequeñas dosis. Comenzar con cinco o diez minutos y luego ir añadiendo minutos es la clave. El entrenamiento descalzo es especialmente recomendable si vas a hacer pesas. Cuando realices levantamientos de pesas, elevaciones o sentadillas, en lugar de tener la parte mullida de la zapatilla, tendrás que apoyarte sobre la suela de tu propio pie, lo que te hará usar los músculos del pie. He aquí un ejemplo.

Sin embargo, no es buena idea hacer todo el entrenamiento descalzo. Probablemente no se te ha pasado por la cabeza correr, pero tampoco son recomendables los saltos en caja o de cualquier otro tipo, porque pueden ejercer demasiada tensión en los ligamentos y tendones. Otros movimientos que puedes probar con los pies sin calzado son los siguientes.

Peso muerto

Con una pierna y un kettlebell. Son excelentes ejercicios para las piernas, y aún mejor si se realizan descalzo. Puedes hacer tres series de ocho repeticiones cada una, elevando la pierna hacia atrás, con kettlebell o mancuernas en tus manos y tratando de mantener el equilibrio (también lo trabajarás), tu cuerpo debe bajar hasta que tu pecho se encuentre paralelo al suelo.

Kettlebell swing

Otro ejercicio muy bueno si quieres ejercitar tus pies. Coge el kettlebell con ambas manos y endurece tus glúteos y piernas. Como una imagen vale más que mil palabras, quizá te hagas mejor idea con esto.

Puedes hacer las repeticiones que consideres y puedas, durante aproximadamente cuatro minutos.

Tonificación de piernas

De igual manera, también puedes entrenar descalzo y con el kettlebell adelantando una pierna y después la otra.

Como ves en el vídeo, puedes hacer varias repeticiones, elevando el brazo con el kettlebell y bajándolo. Esto fortalecerá la movilidad de tus metatarsianos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios