aunque ella no necesita cuidados

Una madre de 98 años se muda a una residencia para cuidar de su hijo de 80

Habían vivido siempre juntos, ya que él nunca se casó, y su madre decidió seguir cuidando de él a su edad, pese a estar cerca de los cien años

Foto: Ada y Tom Keating, inseparables en su residencia (Foto: Twitter)
Ada y Tom Keating, inseparables en su residencia (Foto: Twitter)

El amor no tiene edad ni límites cuando de cuidar de las personas que más quieres se trata. El ejemplo más sano de esa verdad absoluta lo ha dado Ada Keating, una mujer de 98 años, que ha decidido trasladarse a vivir a una residencia de ancianos para cuidar de su hijo Tom, de 80, y que tiene problemas de salud.

Ambos proceden de Wavertree, un barrio de Liverpool, en Inglaterra. Ada y su difunto marido Harry tuvieron cuatro hijos, dos niños y dos niñas. Uno de los chicos murió con sólo 13 años y mientras las chicas hicieron su vida y crecieron con sus respectivas familias, Tom nunca se casó y vivió primero junto a sus padres y después ya sólo con su madre, cuando ésta enviudó.

Durante su vida profesional, Tom fue pintor y trabajó para una empresa de construcción, pero años después de jubilarse comenzó a padecer algunos problemas de salud que le llevaron a necesitar de un cuidado diario que su madre, casi centenaria, no le podía dar en casa. Por eso, a los 79 años, decidieron que lo mejor era que Tom ingresara en una residencia.

Sin embargo, la vida no fue fácil para ninguno de los dos, acostumbrados a vivir juntos durante décadas. Y Ada tomó una decisión apenas un año después de que Tom dejara su casa: se iría a vivir con él a la residencia, pese a que su estado de salud es bueno y puede hacer una vida totalmente independiente y sin necesitar apenas ayuda

Son inseparables

El director del centro, Philip Daniels, explica a Liverpool Echo que "es conmovedor ver la estrecha relación que comparten tanto Tom como Ada y estamos muy contentos de haber podido satisfacer ambas necesidades. Es muy raro ver a las madres y sus hijos juntos en el mismo centro y ciertamente queremos hacer que su tiempo juntos sea lo más especial posible".

Es muy raro ver a las madres y sus hijos juntos en el mismo centro y ciertamente queremos hacer que su tiempo juntos sea lo más especial posible

Daniels asegura que madre e hijo "son inseparables" y se pasan el día juntos. Lo que más les gusta hacer es pasar el tiempo con juegos de mesa y ver ‘Emmerdale’, una telenovela de la televisión británica sobre la vida de una familia en una granja de Yorkshire. No se pierden ni un solo capítulo.

Los dos no pueden estar más felices de la decisión tomada. Tom asegura que su madre “es muy buena cuidándome, aunque algunas vece me dice que me porte bien. Estoy muy contento de que viva ahora aquí”.

Ada, por su parte, reconoce que “nunca dejas de ser mamá. Le doy las buenas noches en su habitación todas las noches y también voy a darle los buenos días. Le digo que voy a desayunar y siempre vamos juntos a los sitios... Incluso cuando voy a la peluquería, me viene a buscar para ver cuándo vuelvo y, a mi regreso, viene a mí con los brazos extendidos y me da un gran abrazo”. Son, sin duda, inseparables.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios