cuidado con tus pies

Las infecciones más habituales que te pueden pegar en el gimnasio

Se supone que vamos a los centros deportivos a ganar en salud, así que no cometas ninguna imprudencia y acabes contagiándote de alguna de estas...

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A mucha gente le gusta salir del trabajo y desconectar un poco en el gimnasio, liberar endorfinas, sentir que despiertan después de un día entero 'acartonados' en la oficina... e incluso puede que Cupido te haya lanzado una de sus flechas y vayas porque quieres ver a alguien. Da igual. Ya sea por la mañana para sentirte bien para el resto del día, o a última hora para liberarte del estrés diario, el gimnasio nos trae alegría y beneficios. Pero... espera un momento.

¿Vas a meterte en la ducha sin chanclas? ¿Estás seguro de que esa toalla está limpia? Recapacita un poco, anda. Como parece que sigues empeñado lo mejor es que ennumeremos todas las enfermedades que puedes pillar en el gimnasio sin ni siquiera imaginarlo. Vas porque quieres mejorar tu salud y al final, resulta que acabas enfermo. Eso sí que es una ironía. ¿Estás seguro de que no quieres ponerte las chanclas antes de continuar leyendo? Nosotros te hemos avisado...

Foliculitis

Es una afección cutánea frecuente en la que los folículos pilosos se inflaman. Por lo general, se produce a causa de una infección bacteriana o fúngica, aunque también por el calor o el sudor. No pone en riesgo la vida pero es extremadamente molesta puesto que se manifiesta con bultos rojos en la piel o ampollas con pus que producen picazón, dolor y sensibilidad en la piel.

La bacteriana se puede producir al compartir toallas, en el caso de la que se da con una erupción de calor, la ropa tiene mucho que decir. Si sudas mucho, usa ropa que absorba la humedad y asegúrate de bañarte y secarte bien con una toalla.

Tiña

¿Te suena a enfermedad del siglo pasado? Pues estás bastante equivocado. Es una infección común de la piel causada por una variedad de hongos. Dice el doctor Radusky para 'Reader Digest': "Se puede contagiar por contacto de piel a piel, toallas sucias, pisos húmedos de la ducha del gimnasio y otras superficies infectadas".

Los gimnasios son caldo de cultivo para gérmenes y bacterias, y aunque vamos a ellos para mejorar nuestra salud, a veces podemos acabar enfermando

La erupción puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque generalmente las zonasdonde más suele darse son la espalda, los muslos, las nalgas o la cabeza. Aparecen pequeñas ampollas de líquido claro, que se secan y se quedan amarillas o rojizas a lo largo del tiempo, y aunque es más común en niños o ancianos no estás exento de peligro. Para tratarla prueba medicamentos de venta libre, como miconazol o cremas de clotrimazol. Si esto no parece mejorar el enrojecimiento, visita a un dermatólogo.

Pie de atleta

¿Te acuerdas de las chanclas? Esta es una infección por hongos en el pie que se contagia con el contacto piel con piel, los pisos húmedos de la ducha de gimnasia y las piscinas, busca si hay zonas en tu pie (especialmente la planta, bordes o pliegues) que presenten descamación. Aunque hay cremas la prevención es el mejor tratamiento, ¡no vayas descalzo!

Además, los pies son un foco de infección frecuente en los gimnasios. Los hongos en las uñas son otra de las causas más comunes, se trata del mismo hongo que causa el pie de atleta. Y como el pie de atleta, comúnmente se contrae desde los pisos de los vestuarios y las superficies húmedas cerca de las piscinas. Controla si hay algún cambio en tus uñas o se ponen amarillas, quizá puedas tratarlas con polvo antifúngico o debas suministrarte un tratamiento oral.

Piojos

Quizá de niño ya tuviste que pasar por la vergonzosa y terrible experiencia de tener a estos okupas en tu cabeza. Los piojos no son solo cosa de niños, y ten en cuenta que pueden no estar únicamente en la cabeza, pueden encontrarse en otras zonas que van desde el pecho a las axilas, las cejas, las pestañas o la barba. Como pueden pegarse con peines, toallas compartidas, sombreros o ropa lo mejor es que tengas cuidado de tus pertenencias.

Molusco contagioso

El molusco contagioso es una infección de la piel causada por un virus de la viruela. El doctor Radusky señala que se contrae a través del contacto directo de piel a piel, piscinas, toallas sucias y contacto sexual. Busca protuberancias rosadas en tu piel, que, a veces, pueden confundirse con simples granos. Debes tener cuidado porque son muy contagiosas y pueden afectar a otras partes del cuerpo. Si observas algo parecido en tu piel asegúrate de visitar a un dermatólogo.

Verrugas plantares

Volvemos a los pies para concienciarte nuevamente de la importancia de las chanclas. Estas verrugas son una infección del pie por un tipo de virus del papiloma humano. Son muy dolorosas, así que vigila tu pie por si tienes pequeños puntitos negros en alguna zona que, en realidad son pequeños vasos sanguíneos que el virus "secuestra" de la circulación para mantenerse bien alimentado, según el doctor Radusky.

Si no quieres visitar al dermatólogo o someterte a láser, hay un truco que según el médico puedes llevar a cabo: "Sumerge todas las noches tus pies en agua y después envuelve esa parte con cinta aislante. A la mañana siguiente destapa la cinta, pon un poco de vaselina y pasa una piedra pómez para eliminar la piel muerta". O, como decíamos antes, mejor prevenir, así que ahora sí que sí... ¡Ponte las chanclas!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios