Las cinco mejores cenas que puedes tomar para perder peso
  1. Alma, Corazón, Vida
DELICIOSas, rápidas y sanas

Las cinco mejores cenas que puedes tomar para perder peso

Si no quieres conformarte con las típicas y aburridas recetas, y tampoco descuidar la báscula, coge un folio y apunta estos deliciosos platos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una verdad a gritos: si estás intentando perder peso, las cenas copiosas no son tus aliadas, más bien tus descaradas enemigas. Muchas veces el hecho de comer sano depende del tiempo o las ganas que tengamos de ponernos a los fogones. Y mucho más si llegas a las tantas de la madrugada con un hambre voraz. En ese caso, correrás a la nevera a por lo primero que vean tus ojos.

Y no. Si estás tratando de adelgazar, debes estar alerta y ser muy cuidadoso con cada giro inesperado del destino. Además, en estas fechas navideñas, la costumbre invita a cenas opíparas reunidas al calor del hogar y de la familia. Por ello, no vamos a pedirte que rechaces los suculentos manjares que tus familiares y amigos han preparado con todo el amor del mundo para ti, al contrario: disfruta de ellos y admite ese exceso. Pero cuidado: si de verdad estás interesado en perder peso, lo mejor que puedes hacer es preparar a tu estómago para lo que viene y volver a la dieta una vez terminen las fiestas.

La dieta keto, centrada en la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas buenas, es perfecta si estás pensando en adelgazar

La revista 'Men's Health' ha preparado un especial con las recetas óptimas para tu intestino y siempre pensando en la báscula. Estos sabrosos platos te harán olvidar de manera fácil y rápida las grandes comilonas y, sobre todo, la grasa.

Salmón tostado

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Simple y muy sabroso. Tan solo necesita un poco de sal y pimienta, y si le quieres añadir una selección de algunas verduras que tengas por casa, como pimientos o cebolla, mejor que mejor. Además, puedes comer todo lo que quieras, ya que está libre de las grasas malas. Bien se podría englobar en la conocida como dieta keto, centrada en la ingesta de más alimentos ricos en proteínas y grasas buenas, y la restricción de glúcidos y azúcares con el objetivo de generar una situación de cetosis (exceso de cetonas en sangre), similar al ayuno.

Pan, pollo y verduras

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Muy fácil de hacer y, sobre todo, como apunta 'Men's Health', fácil de limpiar, ya que solo requiere una sartén. Básicamente consiste en un pollo a la brasa sazonado de curry y acompañado de distintas verduras frescas: brócoli, zanahoria o gisantes. A pesar de reunir unos cuantos alimentos, la receta tiene menos de 400 calorías, lo que hace de ella una cena perfecta. Además, si sobra no pasa nada, al contrario: habrá más para la noche del día siguiente.

Estofado de berenjenas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un plato muy rico en proteínas. Tan simple como cortar la berenjena en dados, saltearlos a la sartén y acompañarlos de otras verduras como tomate natural o pimientos. Además, puedes servirte todo lo que quieras, ya que su principal componente, la berenjena, es un saciante potencial con cero sustancias grasas. Puedes añadir un poco de arroz integral para darle un aporte proteínico que engrandezca la receta. Y si quieres un plato más completo, el calabacín y la patata serán tus aliados, acercándose al clásico plato de pisto que todos conocemos.

Fideos picantes de calabacín

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Olvídate de las sopas procesadas ricas en aceite de palma y otras sustancias dañinas para tu organismo. Estás a media hora de preparar unos deliciosos fideos de calabacín, con alto contenido en agua y bastante ligeros de calorías. El calabacín muchas veces es visto como un alimento soso con poco sabor. Pero las especias están de tu lado, y cocinados con una buena guindilla y un poco de albahaca y hierbas provenzales, el resultado será exquisito. Si los refríes con un poco de cebolla después de hervirlos, estarán deliciosos.

Pechugas de pollo con limón

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El plato de pollo más sencillo que te puedes llevar a la cabeza. Además, podrás disfrutar de su sabor en menos de media hora. Tan solo debes salpimentar las piezas de la pechuga y dejar que se doren en la sartén. En un cuenco aparte, exprime dos limones, y una vez estén cocinadas las piezas de pollo, viértelo sobre ellas a tu gusto. Una receta muy baja en calorías y que resulta ideal para cualquier cena.

Perder peso Adelgazar
El redactor recomienda