la vida da muchas vueltas

Isabella Deltore era funcionaria de prisiones: ahora se ha convertido en una estrella del porno

La conocida actriz del cine para adultos es el claro ejemplo de que nunca es tarde para dar un giro de 180 grados a tu vida. Conoce su historia y cómo lo logró

Foto: Isabella, en una foto de su perfil de Instagram.
Isabella, en una foto de su perfil de Instagram.

"Yo era un mero tornillo, estaba en el área de justicia juvenil y luego en máxima seguridad durante cinco años. También estuve en las reservas del ejército. Era muy buena en todo lo que hacía, pero constantemente luchaba por ascender en la cadena y sabía que nunca iba a ganar. Estaba harta de la violencia, de las insinuaciones sexuales; era cosificada constantemente y pensé: '¿Por qué no ganar dinero de esa forma (siendo cosificada)?'". Isabella Deltore lo tuvo claro. Abandonó el mono de guardia de seguridad de las cárceles más duras de Australia y se desnudó para siempre.

La actual residente en Melbourne decidada a la pornografía "erótica", como le gusta llamarlo a ella, ya que no ha filmado ninguna escena con un chico, sino solamente en solitario o con más mujeres, ha sido recientemente coronada por segunda vez como la ganadora del concurso Miss Mundo Desnudo ("Miss Wold Nude"). Ya lo hizo una vez, en 2015. Ahora, recuerda en una entrevista para 'News' cómo decidió afrontar ese drástico cambio de vida y empezar de cero en la industria del cine para adultos.

Si tu jefe te acosa sexualmente, no te queda más remedio que aguantarte. Aquí, en la industria del porno, esto no se tolera

De mejillas pronunciadas, mirada pícara y pelo rubio platino, Deltore reconoce que hubo varios factores que influyeron en la decisión de abandonar su antiguo trabajo: "la violencia constante y ser vista como un objeto", tanto por el personal de la prisión como por los reos. Un día, probó suerte como stripper y se ganó un fructífero sueldo extra que le vino "de vicio" (y nunca mejor dicho) para su economía. "No entendía lo que iba a pasar, así que lo mantuve en secreto hasta que pudiera conseguir otro trabajo. Pero al final descubrí que me encantaba desnudarme para otras personas".

Isabella, en uno de sus espectáculos en vivo. (Instagram)
Isabella, en uno de sus espectáculos en vivo. (Instagram)

Al comprobar con sus propios ojos la cantidad de dinero que podía ganar con unas cuantas sesiones, envió un mensaje de renuncia al puesto después de su turno de las cuatro de la madrugada. "Esto es definitivamente más lucrativo", asegura en 'The New York Post'. "A las cuatro envíe un correo diciendo que me marchaba". Más tarde, Isabella explicó que se sentía mucho más segura en la barra de los locales de striptease que en la prisión, ya que las personas que se sobrepasaban en el trato con ella eran inmediatamente expulsadas por el portero. "Si tu jefe te acosa sexualmente, no te queda más remedio que aguantarte", comenta Deltore. "Sin embargo, en esta industria esto no se tolera. Solo quería ser buena en algo, y al final me di cuenta que era buena en esto".

La antigua guardia de seguridad afirma que ahora es "mucho más feliz" y que su autoestima "ha mejorado". En el fondo, Deltore ha demostrado con el paso del tiempo su capacidad de decisión y su determinación a la hora de llegar a lo más alto en todo lo que se ha propuesto. Su logro profesional más importante, ser ganadora de Miss Mundo Desnudo por segunda vez. "Lo intenté durante meses", confirma. "Tuve que aprender a manejar el aro aéreo desde cero con entrenamientos de 30 horas a la semana por parte de un maestro del Cirque du Soleil, así como también aprender sobre baile, coreografía y vestuario. Miss Mundo Desnudo no se trata solo de bajar la barra y quitarte la ropa. Tienes que ser versátil y dinámica", señala.

Una noche, apareció uno de mis jefes en un bar. Me dijo: "Pareces mucho más feliz ahora". Yo le contesté: "En efecto"

Las dificultades para llegar hasta donde está ahora son más que evidentes: "Tenía un montón de accesorios enormemente complicados para usar, incluido un caballo de dos metros de alto que giraba en un disco y escupía agua por la nariz", asegura. Pero de todo se aprende, y Deltore dijo que gracias a su trabajo de guardia supo ser disciplinada y llevar un horario a rajatabla. También a saber lidiar con situaciones difíciles o personas conflictivas: "Trataba con personas duras, de 20 a 40 reclusos por día, y tuve que aprender a ser asertiva sin resultar agresiva. Es lo mismo que tratar con tíos: eres honesta y marcas la frontera de hasta donde pueden llegar", puntualiza.

Actualmente, está en medio de una exitosa gira con la gala de eventos Sexpo. "Antiguos prisioneros que han estado conmigo me han venido a ver. Les suena mi cara y tardan en reconocerme. Una vez, apareció uno de mis superiores en un espectáculo en un pub. Me dijo: 'Pareces mucho más feliz ahora', y yo le respondí: 'En efecto'". Esperemos que todo le vaya bien a esta 'guardia de prisiones del destape'.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios