debate salarial

Por qué ya no se habla de que los directivos cobran 100 veces más que los empleados

Sindicalistas, expertos y empresarios reconocen que el debate sobre limitar por arriba las retribuciones de los ejecutivos "se ha pasado de moda"

Foto: Las empresas del Ibex 35 son las que mejor pagan a sus directivos. (EFE/J.J. Guillén)
Las empresas del Ibex 35 son las que mejor pagan a sus directivos. (EFE/J.J. Guillén)

Las retribuciones de los grandes directivos, especialmente en las empresas cotizadas, son casi 100 veces superiores a las de los empleados. Una brecha que sigue creciendo cada año. Todo, especialmente las cifras, invita a pensar que en el futuro esa diferencia seguirá agrandándose, como sucede en EEUU, donde la distancia alcanza las 350 veces más a favor de los ejecutivos. “Este asunto ha desaparecido de la agenda pública, ya no está en el debate y no parece que vaya a variar”, sentencia Fernando Lezcano, Secretario de Organización del sindicato Comisiones Obreras. “Esto son cosas del mercado, no se puede prever lo que sucederá”, resume por su parte Jordi García Viña, director de Relaciones Laborales de la patronal CEOE.

Así que fuera del debate, en el que sí estuvo presente durante los peores años de la crisis mientras se hacían públicos los contratos de gestores de dudosa eficacia, las retribuciones a los directivos siguen su escalada sin que a nadie parezca ya importarle en exceso. La última vez que se habló del asunto, y ya quedó bastante opacado por otras cuestiones, fue cuando el grupo parlamentario de ERC pidió fijar un salario máximo que fuera 12 veces el sueldo más bajo de la compañía. “En España no existe esa restricción por arriba, la hay por abajo a través de los convenios colectivos y el Estatuto de los Trabajadores”, razona García Viña, que subraya que la única fórmula sería legislarlo, pero que su organización “es partidaria de la libertad y el libre acuerdo entre las partes interesadas”.

Las retribuiciones de abajo no suben porque son mano de obra barata y no hay gente verdaderamente cualificada

Más peculiar es la visión del profesor del IE y economista Rafael Pampillón, que cree que esa brecha se debe al “casi un millón de empleados que no han terminado ni la ESO, que son mano de obra barata, con muy baja productividad e inmigrante”. Vladimir, dominicano que trabajó varios años en Ferrovial, una de las empresas del IBEX, no quiere profundizar en el asunto y se ríe: “Dicen que sus sueldos son muy justos y que nosotros no hacemos nada, bueno, que se vengan un día a trabajar conmigo y a ver qué opinan después”, sostiene este obrero, que de todos modos prefiere contemporizar: “Eso no son asuntos para que nosotros opinemos, la verdad, y yo ya dejé esa empresa hace tiempo”. Para Pampillón, el asunto no es que las retribuciones más altas crezcan, sino que las de abajo no suben "porque no hay gente verdaderamente cualificada".

“Evidentemente es un tema complejo, aunque yo sí soy partidario de regularlo”, explica Lezcano, que cree que esa distancia tan grande no se justifica de manera objetiva y además “no es muy digerible desde el punto de vista social”. Pero también observa dificultades de tipo práctico para hacerlo: “Esos contratos están fuera de convenio de la negociación colectiva. La mayoría son acuerdos mercantiles”. Curiosamente, una opinión que en cierto modo también comparte el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, que en su momento sentenció: “No es aceptable esta brecha entre directivos y asalariados, que además se ha disparado en los últimos años”.

Diferencias abismales

Unos acuerdos a los que hacía referencia Lezcano en los que además se pacta una cláusula de rescisión muy elevada. Aunque Jordi García Viña sostiene que “esos blindajes no se acaban abonando si es por un motivo en el que se justifica que el directivo no ha hecho bien su trabajo”. En su opinión es el mercado quien determina “si un director general merece ese salario o no, y no una ley restrictiva al respecto”. El economista Luis Garicano, miembro de Ciudadanos, declinó entrar en la cuestión: "prefiero no hablar de este asunto".

Vincular el sueldo a productividad u objetivos a corto plazo genera decisiones discutibles

Desde la empresa Triodos, dedicada a la banca “ética y sostenible” y una de las pocas que sí establece esos límites, comentan a través de su directora de Recursos Humanos, Elena Tallón, que "no nos parecía razonable que se produjeran unas diferencias tan abismales como se dan en otras compañías". Por eso tomaron como referencia la medida de que el que más percibiese del banco lo hiciera solo 12 veces más que el que menos. Una política que pueden sostener porque tienen sueldos fijos, no sometidos a variables, como suele ser habitual en el sector. "Tomamos la determinación de hacerlo así porque vincular el sueldo a productividad u objetivos a corto plazo genera la toma de decisiones discutibles", revela Tallón.

El Consejero Delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes fue la persona con la retribución más alta en 2017: 22,38 millones de euros. La media de los sueldos de los consejeros ejecutivos del Ibex 35 ganó de media 3,07 millones. Fuera del Ibex la media se redujo a los 1,13 millones.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios