Cómo piensan los 15 grandes directivos que han salido fortalecidos de la crisis
  1. Alma, Corazón, Vida
GIUSEPPE TRINGALI DESTAPA LAS CLAVES DEL ÉXITO EMPRESARIAL

Cómo piensan los 15 grandes directivos que han salido fortalecidos de la crisis

El optimismo, el inconformismo, la confianza, la iniciativa y, en definitiva, el positivismo para enfrentar las dificultades en los momentos de crisis como el actual son

El optimismo, el inconformismo, la confianza, la iniciativa y, en definitiva, el positivismo para enfrentar las dificultades en los momentos de crisis como el actual son las actitudes comunes de una quincena de empresarios que han sabido capear exitosamente el temporal económico de los últimos cinco años. Condensar su forma de pensar y actuar para que sirvan de ejemplo o fuente de inspiración a la sociedad, pero sobre todo a las nuevas generaciones, ha sido el reto que Giuseppe Tringali, consejero delegado de Mediaset España y presidente de Publiespaña, ha plasmado en el libro de entrevistas 15 casos de éxito probado (Aguilar).

José Miguel García (Jazztel), Diego Gutiérrez-Colomer (Hyundai), Marcos de Quinto (Coca-Cola), Andrea Brentan (Endesa), Jaime Revilla (Iveco) o Tomás Pascual (Grupo Leche Pascual) son solo algunos de los directivos que “han sabido ver la crisis como una oportunidad y salir fortalecidos de esta situación”, explica Tringali a El Confidencial. Todos ellos han abierto las puertas de sus despachos para contar su clave del éxito que, pese a diferir en base a su mercado y sector de actividad, coinciden en la actitud positiva y proactiva que los mueve en el día a día.

“Ninguno de los directivos con los que he hablado son conformistas. Todos ellos están empeñados en buscar soluciones por sí mismos, sin esperar a que venga alguien a ayudarles, y esa es la única forma de superar las dificultades”, explica el autor. Las ganas y la ilusión son el punto de partida, luego, “hay que sumar su intuición para saber leer las fluctuaciones de los mercados, su capacidad creativa, para innovar y readaptarse constantemente a las nuevas realidades para lograr ser eficientes y salir adelante”, añade Tringali.

“La única certidumbre en esta sociedad somos nosotros, las personas”

Con la vocación de convertir 15 casos de éxito probado en un manual de referencia para los jóvenes emprendedores, el autor se para en este punto para resaltar la primera enseñanza extraída de su ronda de entrevistas. Y quizá la que considera como más importante a tenor del entusiasmo de sus palabras: “No podemos cruzarnos de brazos a esperar que la crisis se acabe por sí sola o a que venga alguien a solucionarnos el problema. La sociedad en la que todo está resuelto por definición ya no existe. Vivimos en una sociedad de la incertidumbre en la que la única certidumbre somos nosotros, las personas. Debemos darnos cuenta de esto y convertirnos en parte activa de la sociedad”. Si nos damos cuenta de esto, continúa el italiano, se sentarán las bases para iniciar la senda del crecimiento y revertiremos la situación actual a nuestro favor.Si no eres sensible a los mercados y a las exigencias del consumidor, entonces tienes un gran problema

La autocrítica es otra de las características comunes a esta serie de directivos. Las exigencias del día a día obligan a ello, nadie puede quedarse parado y los problemas deben ser puestos sobre la mesa con la mayor premura posible para analizarlos y encontrar soluciones. Es por ello que la segunda enseñanza de la crisis para estos directivos es qué no se puede hacer o, lo que es lo mismo, cuáles han sido los fallos a nivel empresarial que han contribuido al enquistamiento de la situación económica.

El primero de ellos ha sido la insensibilidad a los cambios en los mercados, tanto nacionales como internacionales. “Si no eres sensible a lo que está pasando en los mercados ni a las nuevas exigencias de los consumidores entonces no sabrás cuando es el momento de acelerar o frenar las inversiones o la producción, por lo que entrarás de lleno en un gran problema”, apunta Tringali.

“Todos nosotros debemos ser responsables”

En segundo lugar, los entrevistados coinciden en resaltar que nunca se debe dar nada por descontado. Es decir, “no podemos pensar que ya tenemos controlado nuestro entorno y que ya nadie nos va a mover de la posición que hemos alcanzado. Hoy la certidumbre no existe y debemos enfrentarnos al día a día como si viviésemos en un desafío permanente. Solo así conseguiremos reafirmar la posición de mercado que tenemos y mejorarla si es posible”. Primero buscar la supervivencia para luego intentar mejorar, pero nunca al revés.Hoy la certidumbre no existe y debemos enfrentarnos al día a día como si viviésemos en un desafío permanente

En tercer y último lugar, hay que superar el inmovilismo, no estancarse en un único modelo de negocio y asumir que se deben hacer ajustes impopulares antes de que sea demasiado tarde para poder continuar la actividad empresarial. Todas estas actitudes, sentencia el consejero delegado de Mediaset, deben estar revestidas de un pensamiento positivo: “Si pensamos que nunca saldremos de esta, entonces nunca volveremos a la normalidad porque nuestro pensamiento no es más que la proyección de lo que luego va a ocurrir”.

Si hay una máxima que se repita una y otra vez en el discurso de Tringali, la cual emana de la intertextualidad de los 15 directivos entrevistados, es que “todos y cada uno de nosotros, tengamos más o menos responsabilidad, debemos contribuir a solucionar la crisis”. Para explicar esta conclusión, el autor hace una analogía de la sociedad con la familia: “Cuando en nuestro núcleo familiar atravesamos por una difícil situación económica, entonces todos tenemos que echar una mano, no es momento de echarse las culpas los unos a los otros de lo que ha sucedido, sino de trabajar más y participar activamente en encontrar una solución”. Se trata, según el concepto que él mismo utiliza, de “ser éticamente contribuyentes y responsables”.