Un mensaje en un billete de dólar reabre una extraña desaparición de hace 20 años
  1. Alma, Corazón, Vida
APARECIDO A 2.400 KILÓMETROS DE DISTANCIA

Un mensaje en un billete de dólar reabre una extraña desaparición de hace 20 años

Hace casi dos décadas, una niña de 11 años desaparecía delante de la casa de sus padres sin dejar pistas: ahora, un texto manuscrito en un billete ha reabierto el caso

Foto: Mikelle Biggs desapareció el 2 de enero de 1999. (Comisaría de Neenah)
Mikelle Biggs desapareció el 2 de enero de 1999. (Comisaría de Neenah)

Un frío 2 de enero de 1999, la pequeña Mikelle Biggs salió a la calle con su bicicleta. En la acera, justo enfrente de su casa en Mesa (Arizona, EEUU), se encontraba un camión ambulante de venta de golosinas, al que la niña no dudó en acudir a comprar. Sería cuestión de segundos cuando sus padres comenzaron a extrañarla: en el último sitio donde se la había visto, solo estaba su bicicleta tirada en el suelo, junto a unas monedas. Ahora, la policía ha reabierto el caso.

La desaparición de aquella niña de 11 años conmocionó a todo el vecindario y llegó a ser noticia a lo largo y ancho de Estados Unidos. No solo por tratarse de una inocente niña que parecía haber sido raptada sino, especialmente, por ser un caso del que no se tenía ninguna pista: ningún testigo, ninguna huella, ningún hilo del que tirar para tratar de saber qué había pasado con la pequeña Mikelle... Hasta ahora, cuando 19 años después un billete de un dólar ha reabierto el caso.

Foto: Los retratos robot del asesino proporcionados por el FBI.

Las pesquisas que se llevaron entonces en la búsqueda de la menor no dieron resultado, y ni el amplio dispositivo de búsqueda ni los interrogatorios policiales sirvieron para arrojar luz sobre el caso. Casi dos décadas más tarde, la casualidad ha querido que vuelva a convertirse en un caso de plena actualidad: unos 'scouts', una venta y un billete manuscrito han provocado que la policía haya encontrado razones suficientes para reactivar un caso que estaba en el olvido.

El pasado 14 de marzo, un hombre acudió a la comisaría de Neenah (Wisconsin) con un billete con un extraño mensaje manuscrito: esta persona contó a las autoridades que sus hijas, dos 'girl scouts', se encontraban en la calle vendiendo galletas a cambio de un dólar. Al terminar la jornada, las jóvenes regresaron a casa y en el bote en que guardaban el dinero recogido apareció un billete con un misterioso texto: "Mi nombre es Mikel Biggs [sic], secuestrada en Mesa, Arizona. Estoy viva".

placeholder Este es el misterioso billete que ahora investigan las autoridades. ('Washington Post')
Este es el misterioso billete que ahora investigan las autoridades. ('Washington Post')

Ante tal mensaje, este hombre no dudó en acudir a las autoridades, que decidieron hacer una búsqueda rápida en su archivos... y ahí apareció: hacía casi 20 años, una chica con el mismo nombre había desaparecido en el lugar citado. En un primer momento, dudaron sobre la veracidad del mensaje, pues el nombre de la menor estaba mal escrito, pero no tardaron mucho en llegar a la conclusión de que era suficiente como para iniciar una investigación para tratar de conocer la verdad.

"Que el nombre esté mal escrito es realmente extraño y te invitaría a pensar que se trata de un engaño. Pero ¿qué razones tendría alguien para escribir eso, sobre un caso olvidado de hace 20 años?", aseguraron al 'Washington Post' fuentes oficiales de la policía de Neenha. "Hay alguien que recuerda el caso claramente, ya sea la propia Mikelle u otra persona. No sabemos exactamente de qué se trata, pero sin duda se trata de una pista", confiesa Steve Berry, de la policía de Mesa.

placeholder La búsqueda de Mikelle Biggs nunca tuvo resultados satisfactorios.
La búsqueda de Mikelle Biggs nunca tuvo resultados satisfactorios.

Pistas que consideran "reales"

Las autoridades dan veracidad al mensaje del billete, aunque hay varios factores que deberán tratar de resolver: no en vano, han pasado 20 años desde la desaparición de la menor, cuya primera pista ha aparecido a más de 2.400 kilómetros de distancia. Las fuentes policiales que han empezado a investigar de nuevo el caso consideran que sacar alguna huella de valor de este dólar es prácticamente imposible, pero creen que la caligrafía sí puede ofrecer pistas relevantes.

Los investigadores del caso no creen que se trate de una broma macabra y sí le dan valor al hecho de que pudiera ser un mensaje de alguien que conoce el caso de primera mano, aunque podría no ser la menor. Sobre todo, por dos detalles: el del nombre mal escrito y por tratarse de un billete puesto en circulación en 2009, 10 años después de su desaparición. Sea como fuere, se ha tardado 19 años en tener pistas sobre un caso oculto tras el más absoluto silencio.

Dólar Secuestros
El redactor recomienda