en base al daño que le hace a tus dientes

¿Leche o zumo de naranja? Esto es lo mejor para el desayuno

A vece, en el desayuno, dudas. No sabes qué bebida tomar, pero no te preocupes. Tenemos los pros y contras de cada una, para que elijas a conciencia

Foto:

Si eres de los que se pasa el día bebiendo de todo menos agua, o si eres de los que acompaña todas las comidas con algún refrigerio líquido, esto te va a interesar. ¿Por qué? Porque, lo más seguro, es que lo que tomes sea leche y zumo de naranja. En España, es habitual comenzar el día consumiendo este alimento lácteo (con café, azúcar, cacao...) y/o esta bebida de fruta.

A veces nos vemos obligados a elegir o simplemente no sabemos cuál opción es la adecuada. Pero salgamos de dudas. Recopilamos los pros y contras de cada bebida para que tengamos toda la información y así podamos elegir.

¿Zumo de naranja?

♦ Pros:

Al igual que la leche, el zumo de naranja está enriquecido con vitamina D. Una única taza nos aporta, por cierto, la cantidad diaria recomendada de vitamina C.

♦ Contras:

Recientemente, un estudio publicado en 'Diabetes and Endocrinology' aseguraba que el consumo frecuente de zumo puede favorecer la aparición de enfermedades como la diabetes de tipo 2, problemas cardiovasculares y obesidad, en cuanto que provoca que se disparen los niveles de azúcar en la sangre en un nivel semejante a otras bebidas azucaradas. Los adultos consumen un 13% más de azúcar del que deberían, mientras que el porcentaje en los niños asciende hasta el 40%.

Tanto la leche como el zumo de naranja están enriquecidos con vitamina D y C

Por ello, un gran número de expertos ha recordado a los medios los problemas asociados con el consumo de zumos y que, en muchos casos, se ocultan detrás de la buena reputación que tiene la bebida. La mayor parte de padres creen que aunque los refrescos azucarados no son beneficiosos, los zumos aportan importantes nutrientes, pero como señala el estudio, 250 ml de zumo de naranja contienen el equivalente a siete cucharadas de azúcar, es decir, 115 calorías, mientras que una lata de Coca-Cola de 33 centilitros tiene 139 calorías.

Además, demasiado zumo de naranja podría dañar gravemente el esmalte dental. Un estudio reciente de Yanfeng Ren, profesor asociado del Rochester Eastman Institute for Oral Health, descubrió que esta bebida redujo la dureza del esmalte dental en un 84% en las personas que lo bebían todos los días durante una semana, recoge 'Prevention'. Otros zumos de frutas podrían tener efectos similares. "Escogimos el de naranja porque es el más popular. Pero la mayoría tienen un pH por debajo de 4 (que es muy ácido), para evitar el crecimiento bacteriano". Peor aún son las bebidas energéticas y refrescos, que a menudo tienen niveles de pH de 2,6 (cuanto menor es el pH, más ácida es una sustancia).

¿Leche?

♦ Pros:

Un vaso de leche nos aporta un 20% de las necesidades diarias de proteína y un tercio de la ingesta recomendada de calcio, un mineral que no genera nuestro cuerpo. Es a través de la dieta cómo llega a nuestro organismo, por ello una ingesta permanente de alimentos ricos en calcio es importante para la salud del esqueleto y para prevenir enfermedades. Además, un estudio reciente descubrió que las personas que la toman por la mañana tienen menos probabilidades de comer en exceso durante el almuerzo, debido en parte a la propiedad saciante de las proteínas y al hecho de que el calcio ayuda a regular las hormonas que controlan el peso.

♦ Contras:

A menos que sea leche desnatada, esta contendrá grasas saturadas, lo que puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y contribuir al desarrollo de enfermedades relacionadas con la obesidad, como la diabetes.

¿Cual es mejor?

Sin duda, y según los expertos, la leche. "Es mejor para tus dientes porque tiene más calcio y reconstruye el esmalte dental", asegura Yanfeng Ren. La mejor, apunta el experto, es la orgánica, ya que contiene un 75% más de antioxidante betacaroteno, un 50% más de vitamina E (un potente antioxidante que ayuda al sistema inmunológico y puede combatir algunos cánceres y enfermedades del corazón) y dos o tres veces más antioxidantes luteína y zeaxantina, necesarios para mantener nuestros ojos sanos.

El zumo de naranja podría dañar gravemente el esmalte dental, reduciendo la dureza del mismo en un 84% en personas que lo toman a diario

Ojo, esto no quiere decir que tengas que renunciar por completo a los zumos de frutas. Ren recomienda, no obstante, que mejor tomes frutas enteras. "Si tardas mucho en bebértelo, este permanecerá en contacto con los dientes demasiado tiempo, y es más probable que tenga un efecto erosivo en los mismos". Por eso es mejor comer una naranja que beber su zumo. "Obtienes todos los beneficios nutricionales sin ningún efecto corrosivo".

El último consejo de Ren: enjuágate la boca con agua después de beber zumo de fruta, pero no te cepilles. "Si te lavas enseguida, dañarás la capa de esmalte". Lo mejor es esperar al menos 30 minutos antes del cepillado para permitir que la saliva vuelva a endurecer los dientes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios