'networking' entre millonarios

El hombre que enseña a los superricos a comer, dormir y comprar

Cuando tienes dinero pero no mucho tiempo para gastártelo, necesitas a gente que te recomiende qué hacer con él. Ahí aparece Campbell-Days y su exclusivo imperio del lujo

Foto: Hugo Campbell-Days. (Instagram)
Hugo Campbell-Days. (Instagram)

Por encima de Nueva York, Hong Kong, Shanghái o Los Ángeles, y a pesar del Brexit y la incertidumbre política, Londres sigue siendo el destino preferido para los multimillonarios. Lo desveló a comienzos de año un informe de la consultora inmobiliaria Knight Frank, que aseguró que el número de superricos aumentará un 30% en la próxima década, hasta superar los 12.000 individuos. Esta entrada de capital provoca que incluso la élite tradicional esté siendo expulsada de los barrios más exclusivos de la capital británica. Y qué decir de las clases media y baja, a las que cada vez les resulta más difícil encontrar precios razonables. Sin embargo, hay quien se ha beneficiado, y mucho, de este aluvión de dinero extranjero.

Hugo Campbell-Days tiene aspecto de dueño de un club nocturno. De hecho, lo fue durante seis años antes de abandonarlo por las relaciones públicas. Suele dejarse barba de varios días y viste con zapatos elegantes, americana y camisa desabrochada. El estilo es fundamental en su nuevo trabajo. Todo empezó con un simple boletín informativo, de nombre 'Urbanologie', allá por 2012, a partir de la curiosidad personal por saber más sobre la ciudad donde vivía. Aprovechó el tirón de Londres para atraer riqueza y sus conocimientos de la vida nocturna y el 'lifestyle' para convertir su pequeño proyecto en un club de miembros online al que solo se puede acceder por invitación. Con el tiempo, formar parte de ese grupo se convirtió en un símbolo de estatus.

La empresa sigue la lógica de "si quieres no solo actuar como la élite, sino saber dónde estará, nos necesitas". Ya tienen más de 10.000 miembros

¿Cómo lo consiguió? Por unas 100 libras al año (unos 111 euros), se tiene acceso a las reseñas de los lugares más de moda (restaurantes, hoteles y eventos) de la capital. No obstante, el pago anual te da acceso a otro factor más determinante. En realidad, el aspecto diferenciador consiste en incorporar desde el principio a personalidades de la alta sociedad, estas que pueblan cada vez más la capital británica, por las que las marcas y otras personas matan por relacionarse, desde directores generales hasta presentadores de noticias. En resumen, la clave de su éxito es dejar entrar al club a solo un tipo determinado de personas, es decir, los ricos. De esta forma, se vale de las ansias de 'networking' de los trabajadores londinenses. La empresa sigue la lógica de "si quieres no solo actuar como la élite, sino saber dónde estará, nos necesitas". Y no les va mal.

El hombre que enseña a los superricos a comer, dormir y comprar

Ahora Campbell-Days ha llevado el negocio a ciudades como Nueva York, Dubái, Los Ángeles, Miami, Mónaco e Ibiza, convirtiéndose así en el punto de referencia para los millonarios de todo el mundo. Cuenta con 10.000 miembros, la mayoría en el sector de las finanzas, la construcción o la tecnología y todos con mucho dinero y muy poco tiempo para disfrutarlo. Por eso, él y su equipo se encargan de decirles qué comer, dónde dormir y cómo conseguir contactos. “Ver las cosas maravillosas que pueden surgir tras una presentación, desde una asociación comercial hasta una persona que te marque durante toda la vida, me hace sentirme bien conmigo mismo”, señala en una entrevista al 'Evening Standard'.

Cuando salir de fiesta es tu trabajo

“La disciplina es muy importante. Con un estilo de vida como el mío es obligatorio”, asegura en una entrevista en 'Business Insider'. Su día comienza a las 05:00 en el gimnasio. Y a eso de las 07:30 ya está en su despacho escribiendo críticas y recomendaciones. La tardes, en cambio, las reserva para acudir a eventos y no suele regresar a casa hasta después de las 00:30. El periódico británico asegura que sobrevive a su rutina de lunes a viernes gracias al champán, pero que procura relajarse y no beber durante los fines de semana. Cuando salir de fiesta es tu trabajo, tal vez quieras hacer algo diferente dada la oportunidad: “Me relajo, camino por el borde del Támesis, me siento en parques, leo libros e intento hacer cualquier cosa por mi cuenta”.

Lo que está claro es que Campbell-Days no utiliza Tinder para conocer gente, pues quizá sea una de las personas mejor conectadas de todo Londres. Cuando le preguntan cómo consiguió crear una red tan vasta responde que todo se debe a un “instinto natural”: “Me preocupan las personas y recuerdo cómo los conocí, las cosas importantes que me contaron, ya sea un cumpleaños o un romance. Tengo ese tipo de memoria. Siempre puedo recordar rostros y nombres. El 'networking' consiste en escuchar y hacer preguntas”. Él asegura que todo se reduce a ayudar a la gente a comportarse, a saber elegir y, en definitiva, a prosperar en un ambiente profesional donde cada vez importan más las conexiones personales y las experiencias en eventos y restaurantes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios