"quiero decir que las cosas monas son monas"

Ellos se confiesan: estas son las cosas de mujeres que desean hacer en secreto

Ser seres sexuados da muchos problemas, pero sin conflictos la vida sería menos interesante. Esto es lo que reprimen ellos y lo cuentan con sentido del humor

Foto: 'Aunque lo piense, no se me ocurre nada...'. (iStock)
'Aunque lo piense, no se me ocurre nada...'. (iStock)

Hacen comentarios de vez en cuando, pero no ahondan mucho en ello, porque quejarse resulta poco masculino. Deslizan, como de broma, un "qué calor, qué pena no poder llevar falda hoy", o se quedan unos minutos más de lo necesario sujetando el bolso a su novia y mirándose disimuladamente en el escaparate. A veces se ríen sonoramente para remarcar que son machotes jugando a un rol que no es el suyo, mientras recuerdan aquella vez en carnavales cuando descubrieron lo bien que les sentaba el pintalabios.

La sociedad les 'veta' prendas y complementos, pero también hay toda una serie de palabras, actividades y actitudes que son considerados 'demasiado femeninas' y llevarán sí o sí a miradas significativas, burlas o a una petición de explicaciones que da mucha pereza proporcionar.

Otro se vistió de princesa por una apuesta: "Aquellos leggins eran tan jodidamente calentitos que ahora tengo varios pares"

En 'Reddit' un usuario ha preguntado a los foreros masculinos: "¿Qué os gustaría hacer pero no hacéis porque es 'femenino' o socialmente 'inaceptable'?". Y las respuestas parecen sinceras. A veces es difícil vivir en este mundo de hombres... siendo un hombre.

Seleccionamos algunas de las aportaciones que han tenido más éxito.

Si no tuviera pene

  • "Si no tuviera pene, llevaría pantalones de yoga siempre". No hay muchos hombres que quieran maquillarse a diario, pero sobran los que están hartos de tener tan pocas posibilidades de ir cómodos, con tejidos flexibles y suaves. Mallas, leggins, vestidos ligeros en verano...

Otro usuario aprovecha para confesar que lleva leotardos de algodón de mujer bajo el pantalón para trabajar calentito. "No me importa nada si alguien tiene un problema, tampoco me van a decir nada".

A otro le pasa lo mismo con los leggins que imitan tela vaquera. No entendía por qué los usaban las chicas hasta que probó unos: "Se llaman 'active flex' o algo así y joder, no puedo volver a los vaqueros normales, ni a los pantalones cortos. Parecen exactamente jeans, pero no lo son. Son flexibles y no te aprietan el paquete. Me encantan".

Otro dice que perdió una apuesta y tuvo que vestirse de princesa: "Aquellos leggins eran tan jodidamente calentitos que ahora tengo varios pares y no he vuelto a pasar frío. Obviamente, me los pongo debajo de los pantalones, porque no soy un putillo".

  • "De verdad que me gustaría tejer colchas ('quilting'). Vivo en Pensilvania y hay una moda impresionante. Sobre todo, creo que es la leche que puedas hacer una colcha o algo y dársela a alguien y que literalmente se envuelva en el regalo que le has hecho. A la mierda. Os estoy haciendo una colcha, tíos".

No faltan respuestas a esto de las labores: otro hombre se ha apuntado hace semanas a un taller de punto y dice que la bufanda que va a hacer será la mejor que ha tenido nunca: "Lo hago incluso en el tren, a la gente que la jodan. Si tengo que pasar una hora y media sentado en el mismo sitio para ir a otra ciudad, me pongo música y a hacer punto todo el camino".

(iStock)
(iStock)

Otro dice "Me pondría a coser tan fuerte, tío...".

Y otro, aficionado a ello, le consuela: "Es como construir con otro material".

  • "Este es el 'post' perfecto para mí. Una noche, mi novia decidió ponerse una de esas mascarillas faciales. Decidí que por qué cojones no iba a ponerme yo la piel lisa y suave. Ahora soy un adicto y la uso dos veces a la semana".

Le contestan con experiencias parecidas, como las burbujas para el baño, y le animan: "Te garantizo que la mayoría de los hombres que tienen buena piel, sobre todo los de la industria del entretenimiento: actores, modelos... todos se ponen mascarilla, pero no se habla mucho".

  • "Hacerme la depilación láser en el trasero".

Este hombre siempre se había afeitado las nalgas porque le molestaba el pelo. Otro le contesta: "No sabía que esta opción existía. Esto podría cambiarlo todo".

  • "Envolverme en terciopelo".

Suena a broma, pero Simone de Beauvoir ya hablaba de hombres que echaban de menos el contacto con las telas acariciadoras en 'El segundo sexo'. ¿No hemos avanzado nada? Acuérdate la próxima vez que te rías de un hombre por arrebujarse "demasiado" en una batamanta...

  • "Me gustaría oler como un macizo de flores todo el rato sin que me juzgaran".

Le parece una cosa simple, pero le encanta ese olor refrescante cuando salen del baño oliendo a flores y a frutas". Quiere eso para él.

"Al hacer la cucharita, me gustaría ser la cucharita pequeña". ¿Y a quién no le apetece de vez en cuando?

Le ofrecen trucos: hay colonias parecidas para hombres, y si no, siempre le queda experimentar con el champú, un reducto del buen olor que se respeta hasta en un machote hecho y derecho.

  • "Me gustaría poder decir que las cosas monas son monas".

La solución, que el lector ya habrá notado en las respuestas anteriores, es poner un taco delante de estas palabras problemáticas. "Esto es jodidamente mono". "Esta mierda es adorable". Etc.

Otro propone, jocoso, evitarlas del todo por lo que pueda pasar. Propone usar 'fucking shit' para todo, algo así como 'me cago en la leche', y pone este ejemplo: "María dice 'Ooohhh, mira ese gatito". Y Juan responde: '¡Fucking shit!'.

  • "Al hacer la cucharita, me gustaría ser la cucharita pequeña".

Es la confirmación de un testimonio que conocemos de primera mano. Que te arropen, que te cuiden, que te protejan... ¿a quién no le gusta de vez en cuando? Y no te comes el pelo de tu pareja cada vez que se mueve.

"Darme baños de burbujas". "Comprar un esquijama". "Llorar un poco cuando las cosas se ponen abrumadoras"...

  • "No dejar de estudiar para ser profesor infantil".

La última es más seria. Este chico vio tantas actitudes a la defensiva los primeros meses por parte de los padres que decidió pasarse a niños mayores. Otros hombres del hilo se solidarizan y alguno opina, por propia experiencia, que es aún peor trabajar con chicas adolescentes en campamentos de verano.

Otras que nos han llamado la atención:

  • "Mear sentado".
  • "Cruzarme de piernas".
  • "Baile en barra fija".
  • "Llevar bolsos de hombre". Sí, de hombre. Ningún bolso 'está permitido'.
  • "Beber cócteles de frutas".
  • "Pedir ayuda".
  • "Darme baños de burbujas".
  • "Comprar un esquijama".
  • "Llorar un poco cuando las cosas se ponen abrumadoras".

Aquí en la redacción todo esto nos emociona y proponemos una caravana de mujeres al pueblo virtual donde viven todos estos hombres tiernos. En vez de en carromatos iremos en camión. Conduciendo nosotras, por supuesto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios