el sida aumenta en europa y alcanza cifras récord

'Chemsex': el fenómeno de drogas y sexo grupal sin control que activa los casos de VIH

Fiestas privadas con barra libre de drogas y sexo han convertido esta práctica en un peligro de salud pública en varios países: muchos pierden la percepción del riesgo y deciden no utilizar preservativo

Foto: Imagen del interior de la discoteca Booom Ibiza. (Página web)
Imagen del interior de la discoteca Booom Ibiza. (Página web)

Consumo de todo tipo de estupefacientes, sexo 'non-stop' durante 72 horas y fiesta, mucha fiesta. Este es el cóctel explosivo que está en alza en Europa y que se practica sobre todo entre hombres homosexuales de mediana edad, algo que triplica el riesgo de infección por VIH en este colectivo. Su nombre, 'chemsex' —del inglés 'chemical sex': sexo químico—, una tendencia que ha dejado de ser minoritaria en Europa y que ha saltado desde Reino Unido al resto de países del continente.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, Europa se encuentra en una situación crítica debido al importante aumento de las relaciones sexuales entre hombres sin ningún tipo de protección, siendo el colectivo de los jóvenes el que más ha bajado la guardia. De hecho, en el último año se han registrado 153.407 nuevos afectados por el virus, lo que supone un aumento del 7% respecto a los datos de 2015, la cifra más alta desde 1980.

Sin percepción de peligro y sin uso de preservativo

El sexo entre hombres sigue siendo el modo más común de transmisión —acaparando el 42% de los nuevos casos—, sin embargo, la OMS destaca que es la zona este de Europa donde se han diagnosticado más casos, un tercio de ellos debido al consumo de drogas inyectables, poniendo el foco en grupos de riesgo como los homosexuales y los transgénero que practican sexo sin ninguna protección. También alerta de la incidencia de la prostitución y de la escasa educación sexual de los más jóvenes, que han perdido el miedo a una enfermedad que ya no ven como letal.

Respecto a los nuevos casos de VIH en Europa, destacan los de la franja de edad entre 30 y 39 años, donde hay un mayor número de nuevos diagnosticados, un perfil que coincide con aquellos que practican 'chemsex' en el continente. En este sentido, varios son los estudios que apuntan a que esta práctica se ha convertido en un problema de salud pública en varios países, sobre todo en Reino Unido, donde casi siete de cada 10 personas que acuden a servicios de asesoramiento para colectivos LGTB reconocieron haber praticado sexo recurriendo a sustancias como metanfetamina o éxtasis líquido. De hecho, el consumo de drogas sintéticas lleva a que el consumidor pierda por completo la percepción del peligro y olvide o decida no utilizar preservativo.

Dos hombres se besan en París en el Día del Orgullo Gay. (Reuters)
Dos hombres se besan en París en el Día del Orgullo Gay. (Reuters)

Droga inyectada e intercambio de jeringuillas

Para los que quieren mayor emoción, hay quienes recurren al 'slamsex' o 'slamming', que consiste en inyectarse sustancias como mefedrona para que el efecto de las drogas sea más potente y rápido. Este método provoca que en algunos casos exista un intercambio de jeringuillas mientras se practica sexo, lo que facilitaría la propagación del VIH.

A pesar de que este fenómeno sexual comenzó en Estados Unidos, el país británico se ha convertido en objeto de estudio, siendo España una de las regiones europeas con mayor incidencia del 'chemsex'. Tanto es así, que coincidiendo con el Día Mundial del Sida se ha elaborado el primer informe sobre el uso de drogas durante las relaciones sexuales en nuestro país, que revela que el 37% de los 511 varones gays infectados por VIH analizados lo han practicado alguna vez.

El informe, elaborado por 22 hospitales madrileños, alerta del repunte del 'chemsex' en nuestro país y del uso de drogas como la mefadrona, la metanfetamina y desinhibidores como la ketamina en el colectivo gay, donde, destaca, ha aumentado el contagio de otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis o la gonorrea, e incluso las hepatitis B y C. De hecho, el 64% de los que confirmaron haberlo practicado tuvo sífilis en los días posteriores, y tres de cada 10, hepatitis, algunos de los cuales requirieron hospitalización. El perfil del que practica 'chemsex' en España es un varón con una edad media de 39 años, con empleo estable, un sueldo superior a 1.000 euros y con estudios universitarios.

40.000 españoles no saben que tienen sida

Entre 130.000 y 160.000 personas que viven en España están infectadas por VIH, de las cuales, 40.000 —un 20%— desconocen que padecen esta enfermedad. Así se desprende del último 'Informe sobre vigilancia epidemiológica del VIH y sida en España 2015', que revela que hasta el 30 de junio de 2016 se han notificado 3.428 nuevos casos de sida, una enfermedad cuya incidencia se ha reducido enormemente desde hace dos décadas por los tratamientos antirretrovirales, si bien este descenso se ha ralentizado en los últimos años.

Los hombres suponen el 85,9% de los nuevos diagnósticos y la mayoría de ellos se encuentra entre los 30 y 39 años. El 11% tiene entre 15 y 24 años y el 14,4%, 50 años o más. La vía de transmisión más frecuente es la sexual: el 79% de los casos, de los que el 53,6% corresponde a hombres que mantienen relaciones con hombres. Cabe destacar que en 2015 no se ha diagnosticado ningún caso de sida pediátrico.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios