acostúmbrate al lujo

10 cosas que nunca debes hacer en un hotel de cinco estrellas

El saber estar es uno de los rasgos que más marcan la diferencia a la hora de reconocer personas acostumbradas a un ambiente de distinción

Foto: No te dejes engañar: ellos también están postureando. (iStock)
No te dejes engañar: ellos también están postureando. (iStock)

Una vida de lujo no nace, se hace. En ambientes exclusivos todo el mundo tiende a fingir que está perfectamente adecuado a las normas de protocolo, pero en ocasiones los comportamientos pueden traicionarnos. Entonces ¿qué es realmente lo que hay que hacer para ser el más lujoso de los presentes? ¿Acaso el camino es actuar como una estrella del rock y destruir todo lo que podamos?

Como incluso las celebrities son en ocasiones protagonistas de las patochadas más sonadas de los sitios de postín, Brittany Kriegstein ha estado trabajando en un hotel de 5 estrellas en Reino Unido y explica para 'Business Insider' las claves de comportamiento en este tipo de lugares.

1. No debes llamar al servicio de habitaciones si no estás vestido

(iStock)
(iStock)

Al menos parcialmente. El servicio de habitaciones es más rápido de lo que pensamos y no es la mejor imagen que les podemos dar, menos aún para empezar el día.

2. Mantén unas palabras con quien te trae la comida

Aunque estén trabajando, seguro que los empleados del servicio de habitaciones agradecerán algún comentario cordial. Una charla de cortesía, aunque sea de ascensor (sobre la temperatura, qué tal va el día o la calidad del servicio), siempre da una buena imagen de simpatía y caer bien al servicio de habitaciones también es un punto a favor.

3. ¡No asaltes el minibar!

(iStock)
(iStock)

La tentación es grande. Todos soñamos con tener la estratosférica capacidad adquisitiva que requiere un minibar del hotel. Esa caja nos atrae más que la de 'Un, Dos, Tres', pero Brittany Kriegstein no piensa de ese modo.

La reposición de los productos del minibar es una tarea tediosa y normalmente mal organizada, que el personal del hotel preferiría evitar. Así que mejor seguir luchando contra la tentación de “la caja”.

4. Si hay algo mejorable, coméntalo

(iStock)
(iStock)

Ante la situación de poner pegas en sitios de lujo nos planteamos ¿quedaré como un garrulo? Sin embargo, el ser exigente siempre es señal de gusto por la calidad. No es cuestión de ser el típico criticón en plan Paco Martínez Soria, pero comentar con diligencia algo que te hubiera gustado mejorar es señal de distinción y ayudará al hotel a saber qué quieren sus clientes y en qué pequeñas cosas pueden mejorar para contentarlos.

5. Evita pedir excentricidades

(iStock)
(iStock)

Las leyendas de celebrities que exigen todo tipo de cosas extravagantes son sobre el papel muy vistosas. Pidas lo que pidas, un hotel de lujo moverá cielo y tierra para conseguírtelo. Organizar una fiesta de lujo o pedir que te lleven champán a la playa en intervalos de 40 minutos, entra dentro de los límites, pero otras cosas, como llenar tu jacuzzi de monos titi, no darán buena imagen de ti en el hotel.

6. Saluda siempre

Siempre que te encuentres a algún miembro del equipo del hotel, en los pasillos, en el hall o en cualquier lugar. Aunque sean muy profesionales y estén inmersos en su trabajo, por obvio que parezca hay quien olvida que son personas y a nadie le gusta que le ignoren. Un simple saludo puede mejorar su día y el tuyo, y el trato que tengas con ellos revertirá en tu beneficio.

7. El personal puede entrar en tu habitación

Si olvidas poner el cartel de 'no molestar' luego no te quejes. (iStock)
Si olvidas poner el cartel de 'no molestar' luego no te quejes. (iStock)

A veces puede ser molesto, porque queremos disfrutar de nuestra intimidad, pero la persona del hotel que va a tu habitación solo está haciendo su trabajo.

Los hoteles de lujo prestan mucha atención al cuidado de los clientes y a que no les falte de nada en su habitación. Por ello, pasan varias veces al día a limpiar, recoger y reponer lo que sea necesario. Nada de malas caras, si no queríamos que entrasen, deberíamos habernos acordado de poner el cartel de “no molestar”.

8. Pide las cosas con antelación

(iStock)
(iStock)

Es un error de novato hacer pedidos al servicio de habitaciones sin antelación. Eso además dificulta mucho al personal ofrecerte un buen y rápido servicio.

Además, si lo pides con antelación, podrás encargarlo para la hora exacta a la que quieres que te lo suban, aunque a esa hora ya se haya cerrado, por ejemplo, el servicio de desayuno. De lo contrario, te traerían el desayuno, pero tras haber hecho volver a los cocineros y con bastantes molestias creadas. Si no quieres madrugar, encargar el desayuno la noche anterior es la mejor opción para ti.

9. No preguntes por las celebrities

(iStock)
(iStock)

El personal de un hotel de lujo cumple estrictas normas de discreción, por lo que no se les permite hablar de qué huéspedes hay o han pasado por el hotel, en qué habitaciones se alojan ni qué comen. Y comportarse como un fan definitivamente no es señal de buen gusto.

10. Háblales sobre ti

(iStock)
(iStock)

El objetivo de un hotel de cinco estrellas es satisfacer todas las expectativas que tenías al llegar allí, casi como hacer real tu idea de “hotel soñado”. Hablar sobre ti puede hacer que el hotel conozca sobre tus gustos y acierte mucho más con el servicio que te da. Tal y como dice Brittany Kriegstein, “si dices que te han gustado las flores del jardín, te subirán un ramo a la mañana siguiente”. Ese tipo de cosas son las que harán de tu experiencia en el hotel de lujo algo inolvidable.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios