LA ROPA, EL ARTÍCULO DONDE TE LA JUEGAS

La guía definitiva de lo que no hay que regalar (ni loco) estas navidades

Las compras de Navidad son, junto a las comidas familiares, dos de las situaciones más estresantes de estos días, que deberían ser plácidos como un pisapapeles nevado

Foto: Este hombre está a punto de pegarse un chasco... (iStock)
Este hombre está a punto de pegarse un chasco... (iStock)

Cada año por estas mismas fechas te ocurre lo mismo, se acerca el Día de Reyes, no tienes ni idea de qué regalar a tu pareja y temes que te suceda lo mismo que el año pasado, cuando te encontraste a 5 de enero vagabundeando por los centros comerciales en busca de ese “regalo especial” que casi parece un acto de fe. ¿Le compro algo que necesite o que quiera? ¿O lo que yo intuyo que le haría ilusión? Si al final es mucho más práctico llamarle y preguntárselo directamente, aunque no tenga ninguna gracia que desenvuelva algo que ha pedido expresamente o que incluso haya comprado a su gusto…

Y es que a los eternos compromisos familiares, hay que sumarle un segundo estrés navideño, el de la compra de regalos de Navidad. En este sentido, la máxima es muy clara: puede que no sepas qué regalar, pero lo más importante es saber qué no: sobre todo, ropa. Así lo asegura una artículo publicado en 'Newsweek', que apunta que los compradores devuelven más de 64 mil millones de euros de compras durante estas fiestas, y si consideramos que estos últimos se gastan en Navidad unos 578 mil millones de euros, las pérdidas son considerables.

Los artículos para el hogar son muy personales y a nadie le apetece que le decoren la casa. Pero si quieres regalarlos, opta por objetos hechos a mano

Ahora bien, no siempre fracasaremos regalando, al menos si no nos arriesgamos demasiado. Esta es la lista negra de compras que deberías evitar si no quieres que tu regalo acabe en una rifa, o mucho peor, que se venguen de tu mal gusto el día de tu cumpleaños.

1. Ropa, "el top del no lo quiero"

Es el obsequio estrella que más puntos tiene de disgustar a quien lo recibe, porque, admitámoslo, un vestido es muy personal y a menos que conozcamos completamente los gustos del otro o que seamos más hábiles que el mejor de los 'personal shoppers', no lo conseguiremos. Al menos esto es lo que advierte Cathy Sparks, vicepresidenta de conceptos de 'retail' para Nike: “las personas suelen cambiar ropa que no les gusta por otras prendas que encajan más con su estilo y lo mismo ocurre con el calzado deportivo”, y recomienda que en vez de calentarnos la cabeza intentando encontrar unas zapatillas o un chándal apropiado, optemos por accesorios neutros. “Unos calcetines o una gorra raramente se devuelven”, comenta.

Otra opción nada desdeñable, aunque poco 'navideña', es obsequiar una tarjeta regalo, así seguro que no fallamos.

2. Los videojuegos: 'repe' o 'no mola nada'

Uno de los regalos más difíciles de hacer, sobre todo cuando no compartes la misma pasión que el otro, son los videojuegos o los juegos de rol. ¿Cuántas veces hemos intentado ir a una tienda especializada y acabamos comprando un juego recomendado por el vendedor que resulta que nuestro amigo/pareja 'freak' ya tenía, o jamás se hubiese compradonbsp;“Te encuentras a gente que quiere regalar un videojuego, pero no tiene ni idea de cuál elegir y a menudo se equivocan”, explica Eric Bright, director de 'merchandising' de GameStop. Para solucionar este problema, dice, no te arriesgues, escoger los básicos de la electrónica siempre es una garantía: una PS4, una Xbox o bien unos súper auriculares para jugar online sin perder comba de los efectos de sonido son las mejores opciones.

3. La cremas antiedad son el enemigo

No suelen ser lo más devueltos porque es difícil errar tanto como para regalarlos. Imaginen abriendo el Día de Reyes un fabuloso kit para eliminar las patas de gallo que su pareja ha creído poco hábilmente que “necesita”. ¿Pero a quién se le ocurre envolver mis defectos, ponerles un lazo y darme con ellos en la cara?

O bien esos reyes de la decoración, que deberían ser destronados, y que te obligan a colocar en casa el jarrón más 'kitsch' de una tienda o el perchero más grande y espantoso de cuantos has visto en tu vida. ¿Qué les pasa, acaso no tienen ojos? ¡No me conocen en absoluto!

A ellos, la compradora global de lifestyle de Whole Foods, Jeanne Tamayo, les recomienda: “A menos que sea hecho a mano, evita los artículos para el hogar moderno o las tazas de dudosa elegancia”, no hay duda de que abrirlos será una sorpresa para quienes lo reciban, pero probablemente desagradable. Y sugiere objetos bellos, pero simples: “unos candelabros de cristal o latas de metal bonitas”, porque parecen envejecidos y son también funcionales.

Ni aceites ni especias que puedan verterse por accidente, el mejor regalo para un amante de la comida es café o chocolate premium

4. Un diamante NO es para siempre

Puede que te cueste creerlo, tal vez porque te han regalado pocas o ninguna, pero las joyas también se devuelven. Ben Mindich, asociado de ventas de joyería en Saks Fifth Avenue señala que los pedruscos y anillos ostentosos no tienen éxito: “algunas personas se preguntan si las pocas ocasiones en las que van a llevar una joya tan cara justifican el dinero que otros se han gastado en ellos”. Y entre todas, los pendientes son la pieza más complicada: “Pueden ser demasiado largos, o muy pequeños, o excesivamente pesados”, concluye; e igualmente ocurre con las pulseras.

Mindich sugiere que, dado que una joya es muy personal, a menos que conozcamos muy bien a la persona a quien va dirigida, siempre es mejor regalar una pieza genérica en plata o con una pequeña piedra incrustada.

5. Nunca regales comida a un gourmet

Es la elección gastronómica que menos conquista los estómagos de los buenos comensales estas navidades, sobre todo si viajan en tu maleta grandes distancias hasta llegar a su destinatario. De acuerdo a Errol Schweizer, coordinador de alimentación “el aceite de oliva es caro y casi siempre viene en botella, lo que puede resultar una poco grata sorpresa en el momento de entregarlo. También recomienda evitar la comida picante, ya que “no todo el mundo tiene la misma tolerancia” y porque, además, los recipientes tampoco son seguros, sobre todo, si los compras y guardas un tiempo antes de regalarlos. La posibilidad de que se abran o ser viertan es bastante elevada.

Por el contrario, Schweizer propone obsequiar versiones premium de su comida o bebida favorita, como por ejemplo, cafés y chocolate de gran calidad.

6. Cuando un bebedor no quiere una copa

“Lo que más cambia la gente son los accesorios y cristalerías”, afirma Greg Kimball, vicepresidente de marketing y relaciones públicas de Caskers. En cambio, los grandes bebedores prefieren un buen alcohol. ¿El mejor? Whiskey escocés o bourbon.

¿Preparado para hacer tus compras? No olvides tu lista negra: ni videojuegos, ni cremas antiedad, ni grasiento aceite de oliva que pueda volcarse en tu maleta. Tampoco nada de ropa, sobre todo si se la regalas a tu pareja y nunca aciertas con la talla… Porque puede que el haba del roscón de Reyes no sea la peor sorpresa de un día que empezó feliz hasta que desenvolvió el regalo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios