Así sí

Seis estrategias útiles para tener "éxito" cuando sales por las noches

Tampoco es un manual de instrucciones, pero los expertos en sexología están convencidos de que algunas técnicas aumentan nuestra energía para tener éxito cuando pretendemos ligar

Foto: Quién te iba a decir hace rato que 'cazarías'. ¿Suerte? No, buena estrategia. (iStock)
Quién te iba a decir hace rato que 'cazarías'. ¿Suerte? No, buena estrategia. (iStock)

Has tenido un día horrible en el curro, pero seguro que salir a tomar algo te animará. Es más, quizás surja la oportunidad de conocer a alguien y dormir esta noche en compañía, por qué no. 'Venga sí, es un planazo', te dices mientras te lanzas a las calles pensando que riadas de seres atractivos se van a acercar a invitarte a una copa.

Pero después de unas horas pensando lo bien que estás luciendo palmito de bar en bar, empiezas a darte cuenta de que en realidad emanas desesperación por todos tus poros. La noche no va acabar bien y no vas a poder compartir tus penas sentimentales.

Deja de flagelarte y no busques la respuesta al “¿qué estoy haciendo mal?” porque igual es mejor que no lo sepas. Está claro que tienes que cambiar de actitud y necesitas un nuevo plan de acción que verdaderamente funcione. ¿Magia? ¿Vudú? ¿Ofrendas a la Virgen? No. Hay estrategias avaladas por expertos en sexología que seguramente te renten más.

La base para triunfar en una 'noche de caza' pasa por sentirnos seguros de nosotros mismos. Ya, se dice rápido pero no es tan sencillo de conseguir. La psicóloga y terapeuta sexual Lori Buckley, recoge en 'Women's Heatlh', algunos pequeños trucos que pueden hacernos espabilar y aumentar nuestra energía para tener éxito cuando salimos por la noche.

Así sólo das pena. (iStock)
Así sólo das pena. (iStock)

Come sano

Nunca vas a escuchar un sexy 'mmmm, qué bien te huele el aliento a cortezas de cerdo' ni vas a ser capaz de entablar una conversación con alguien desconocido si te has hinchado a comer y no puedes si quiera caminar erguido. “Es importante centrarte en alimentos que nutran tu cuerpo y te den energía como proteínas, frutas y verduras”, aconseja Buckley.

Otra idea que igual no te has planteado nunca y que, de verdad, puede ser el truco perfecto para no quedarte a dos velas: ¿Has probado a tener sexo antes de cenar? Abre el apetito y luego, sí, puedes comer hasta 'hacer la croqueta' y dejarte arrastrar de vuelta hacia la cama.

Suda

Muchas personas encuentran en el gimnasio el lugar ideal para ligar. Y no es porque se sientan súper seguros de su físico o el ambiente en chándal y camisetas de Donettes anime a ello. El hecho es que cuando hacemos deporte liberamos un buen torrente de endorfinas –también conocidas como las hormonas de la felicidad– y esto nos da un impulso de energía que se refleja en nuestra forma de andar, sonreír, conversar… Estás tan bien contigo mismo que te vuelves –o, más bien, te sientes– irresistible para quienes te rodean. Si has aprovechado la tarde de 'fitness', ¿qué tal salir de allí y ofrecer una ducha en compañía?

Cuando hacemos deporte liberamos un buen torrente de endorfinas y esto se refleja en nuestra forma de andar, sonreír, conversar…

Quédate con una palabra: 'sexting'

Generar cierta tensión sexual previa mediante el envío de algunos mensajes de texto subiditos de tono durante el día es siempre productivo. Aunque, sí, puede poner a una de las dos partes en relativos apuros durante las horas de trabajo, ¡menudo sofocón!

Buckley recomienda aprovechar este intercambio de ideas para “fantasear con las cosas se van a hacer el uno al otro cuando se vean o recordar algo muy sexy que hicieron la última vez”. Si vas a empezar de cero no es buena idea que te pongas a mandar mensajes sin ton ni son si no quieres parecer un ser pervertido. Leer algún artículo sobre sexo, escuchar música sensual o imaginar qué te gustaría hacer en la cama con compañía, pueden animarte a salir con más ganas.

Mastúrbate

La experta en sexología recomienda que si te sobra un par de minutos en tu ducha mañanera, practiques el onanismo. Tras darnos placer aumentan los niveles de las mencionadas endorfinas y sales de casa animado y con ganas de comerte el mundo. Además, generas ganas de más: si tu lo has hecho así de bien, verás cuando lo consigas en compañía.

Siéntete sexy

La expresión 'pillarte en bragas' puede hacerse realidad y dejarte en mal lugar si logras ligar y resulta que llevas puestas unas que podrían ser de tu abuela. Tampoco te tienes que bañar en perfume ni ponerte tus mejores galas, pero asearte y arreglarte te dará seguridad para triunfar. En realidad, nadie más que tú sabe que te has depilado, llevas una ropa interior sexy o te has cortado las uñas de los pies. Pero tu cara reflejará lo que se esconde debajo de tus ropas, y conseguirás que parezca de lo más interesante. Sí, hazlo también si piensas desplegar tu estrategia en el gimnasio.

Relájate

“Lo más importante cuando se trata de ligar es estar mentalmente presente, y esto resulta difícil si estás pensando que tu habitación está hecha un desastre o en la cantidad de correos electrónicos que tienes que responder al llegar a casa”, explica Buckley. Antes de salir a la caza y captura de alguien interesante, comprueba que has dejado finiquitados todos tus quehaceres, respira hondo y convierte la noche en un bonito y placentero recuerdo.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios