La 'bóveda del fin del mundo', obligada a abrir sus puertas por culpa de la guerra en Siria
  1. Alma, Corazón, Vida
almacena un total de 864.000 semillas

La 'bóveda del fin del mundo', obligada a abrir sus puertas por culpa de la guerra en Siria

Por primera vez en su historia, este almacén de grano ideado para proteger los cultivos de cataclismos globales ha recibido una solicitud de abastecimiento

Foto: La 'bóveda del fin del mundo', obligada a abrir sus puertas por culpa de la guerra en Siria
La 'bóveda del fin del mundo', obligada a abrir sus puertas por culpa de la guerra en Siria

El nombre quizá no le diga mucho, pero detrás del Svalbard Global Seed Vault se esconde uno de los grandes tesoros de la biodiversidad mundial. En unas islas situadas a 1.300 kilómetros del Polo norte 'habitan' millones de semillas de más de cinco mil especies diferentes. Están guardadas allí desde hace siete años, cuando se escogió al archipiélago polar de Svalbard –en Noruega– para resguardar los alimentos vegetales distribuidos a lo largo y ancho del planeta en un proyecto de lo más ambicioso.

Haciendo acopio de estas semillas, se podrían replantar zonas que se hubieran visto afectadas por algún tipo de catástrofe, un objetivo muy codicioso que el Gobierno noruego se puso a desarrollar. Se decidió que la 'guarida' alimentaria se ubicara en una recóndita región de este país por lo lejos que está y por las frías temperaturas que registra a lo largo del año –actuarían como 'nevera' natural para conservar los productos–, así que en cuanto el proyecto contó con todas las licencias Cary Fowler se puso manos a la obra como responsable de su construcción.

Desde que comenzó a funcionar, allá por 2008, esta bóveda ha almacenado un total de 864.000 muestrasde semillas. Ahora, lejos de alcanzar el límite de su capacidad –4 millones–, las reservas se han visto reducidas por los estragos de la guerra. El conflicto bélico en Siria ha motivado que el Svalbard Global Seed Vault tenga que abrir sus puertas para extraer los granos que la contienda ha destruido.

Es la primera vez que el ICARDA –Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas– solicita sacar muestras. La organización quiere retirar casi 130 cajas de 325 que había depositado en la bóveda, por lo que untotal de 116.000 semillas irán a parar a Alepo, ciudad que desde hacía tiempo no daba abasto a sus necesidades con el propio banco de granos que cuenta entre sus calles. La guerra ha provocado daños y desabastecimiento en esta 'hucha' de alimentos vegetales, por lo que han perdido la capacidad para distribuir y criar semillas en la zona.

La FAO –Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura– ya ha alertado de que se ha perdido el 75% de la diversidad de cultivos de la Tierra. Un motivo más para concienciar a la humanidad de los horrores, humanos y de otro tipo, que traen consigo todas las guerras.

Guerra en Siria FAO Agricultura Siria
El redactor recomienda