La clave está en el acceso al clítoris

Las cinco mejores posiciones para que ellas alcancen el orgasmo definitivo

Mientras que para ellos es bastante complicado quedarse a medias, son muy pocas las mujeres que llegan al clímax habitualmente. Basta de excusas, así sí se puede conseguir que ellas disfruten

Foto: Atentos porque no hay que ser un acróbata para realizarlas y dan muy buenos resultados. (iStock)
Atentos porque no hay que ser un acróbata para realizarlas y dan muy buenos resultados. (iStock)

Es ampliamente conocido que a los hombres les resulta más fácil llegar al clímax que a las mujeres. Según una reciente encuesta realizada por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, las mujeres (especialmente, las heterosexuales) tienen menos orgasmos que los hombres. En concreto, un 61,6% frente al 85,5%.

No solo no los tienen sino que, en demasiadas ocasiones, los fingen por no dañar los sentimientos de sus parejas, por mantenerles excitados e incluso, tristemente, por animar el cotarro y que el coito finalice cuanto antes. Ha llegado el momento de tomar medidas para solucionarlo y conseguir que el porcentaje de clímax alcanzados sea igual para hombres y mujeres. Es probable que, aunque las practiques de vez en cuando, no sepas sacarle todo el partido a las posturas sexuales con las que el orgasmo femenino está casi asegurado. Toma nota.

Lo justo es que los dos lo pasen igual de bien pero parece que aún cuesta encontrar la llave del placer femenino. (iStock)
Lo justo es que los dos lo pasen igual de bien pero parece que aún cuesta encontrar la llave del placer femenino. (iStock)

1. La cowgirl o vaquera

Esta posición, woman on top por consistir precisamente en que es ella quien se coloca encima del hombre, permite a las mujeres tener un mayor control de sus orgasmos.

“La mujer se puede mover tan rápido o lento como a ella le guste y controla la profundidad de la penetración”, explica Laura Mitchell en el Daily Star. Estando encima también tiene fácil acceso a su clítoris y puede estimularlo con sus manos o adoptando un ángulo idóneo de fricción contra el cuerpo del hombre para alcanzar el orgasmo con más facilidad. Esta postura deja la mayor parte del protagonismo a la mujer dándola libertad para marcar el ritmo y además el hombre tiene acceso directo para acariciar sus pechos, lo que ayuda a excitar otras zonas erógenas femeninas.

2. La cucharita

Un clásico para dormir en modo amoroso o para retozar en pareja una mañana de domingo que puede hacer las delicias de muchas mujeres si se pone en práctica durante el sexo.

En demasiadas ocasiones las mujeres fingen los orgasmos, tristemente, por animar el cotarro y que el coito finalice cuanto antes

Tumbados de lado dando la chica la espalda al chico, la penetración se realiza desde atrás y los brazos y manos de ambos quedan libres para poder estimular la parte frontal de la vagina, que es donde se encuentran la mayoría de los nervios, de tal forma que el sexo resulte más agradable para la mujer. Tan solo hay que saber dónde y cómo tocar –para lo que nunca falla que sea ella quien guíe al hombre e incluso se autoestimule– y las posibilidades de alcanzar el orgasmo clitoridiano aumentan considerablemente.

3. El perrito

Una encuesta reciente realizada por la tienda erótica británica Ann Summers señaló que esta postura, en la que la mujer se pone 'a cuatro patas' mientras el hombre la penetra vaginalmente desde atrás sosteniéndola por sus caderas, es la preferida por la mayor parte de los ingleses de entre 35 y 44 años.

“Es una gran posición para la mujer”, asegura Mitchell: “le permite tener un control óptimo de tal forma que es capaz de ajustar su rango de movimiento hasta encontrar el ángulo en el que sienta más placer”.

El enredo de piernas de la tijera es una de las posturas más factibles para que las mujeres lleguen al clímax, sea en la compañía de quien sea. (Corbis)
El enredo de piernas de la tijera es una de las posturas más factibles para que las mujeres lleguen al clímax, sea en la compañía de quien sea. (Corbis)

4. La tijera

Si el objetivo es alcanzar el orgasmo y dado que, según una investigación realizada por la sexóloga Elizabeth Lloyd, sólo el 25% del sexo femenino experimenta orgasmos vaginales, la estimulación clitoridiana es la clave. Para ello la postura conocida comúnmente como 'la tijera', en la que hombre y mujer cruzan sus piernas de tal forma que la pareja crea una especie de cruz gigante y sus torsos quedan separados el uno del otro, es ideal para excitar el también denominado como 'botón del placer'.

Al no estar pegados sus cuerpos queda el suficiente espacio libre para que, como ocurría con la cucharita, ambos puedan acariciar y frotar el clítoris. Como explica la autora, “esta es la posición más común en la que las mujeres consiguen alcanzar el clímax” gracias a la libertad de movimientos que permite.

5. El misionero

Aunque suena un poco estándar, según diferentes estudios internacionales es la postura sexual más practicada entre las parejas heterosexuales de todo el mundo. Y parece que no es por mera comodidad. Según una reciente encuesta realizada en Reino Unido, parece que a las mujeres les gusta esta posición por el grado de cercanía e intimidad que implica y porque así sienten el cuerpo de sus parejas cubrir el suyo (que no aplastar, ojo).

Lo mejor es que ahora los expertos en sexología también clasifican el misionero como una de las mejores posiciones para que las mujeres alcancen el orgasmo, siempre y cuando, advierten, se practique tratando de estar lo más en diagonal posible para maximizar la estimulación del clítoris.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios