Orgasmo: ¿Estás buscando la llave del placer? Es fácil, vuélvete clitoridiano. Noticias de Alma, Corazón, Vida
Un órgano pensado para el disfrute

¿Estás buscando la llave del placer? Es fácil, vuélvete clitoridiano

El órgano sexual primario de una mujer es el clítoris, no la vagina, que es el canal de parto. Aprender a estimularlo y excitarlo puede conducir a las mujeres a los orgasmos más placenteros y duraderos

Foto: Tanto el glande como en el clítoris tienen 8.000 terminaciones nerviosas. Descubre cómo activar la punta del iceberg. (iStock)
Tanto el glande como en el clítoris tienen 8.000 terminaciones nerviosas. Descubre cómo activar la punta del iceberg. (iStock)

“¿Estás buscando la clave para el buen sexo?, hazte clitoridiana”, recomienda Julie Holland en su libro Moody Bitches (Penguin Press). ¿Qué tiene el clítoris que no es capaz de igualar el punto G o el orgasmo vaginal? Se trata de un órgano únicamente pensado para el placer sexual que muchas mujeres desconocen como ejercitar y aprovechar al máximo para disfrutar de unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias.

A diferencia del resto de los animales, los humanos y los bonobos mantienen relaciones sexuales por razones que van más allá de la procreación. De hecho, las posturas en las que lo practicamos están pensadas para el placer así como para que haya una interacción con la otra persona. Nuestros cuerpos están diseñados para encajar y disfrutar más allá de un objetivo de supervivencia de la raza: “El sexo es un medio de comunicación, un reflejo de nuestras relaciones, signo y medida del grado de intimidad, que tiene un tremendo impacto en nuestros estados de ánimo: el buen sexo puede calmarte o alegrarte y puede mejorar tu autoestima”.

Para apreciar plenamente tu potencial sexual, es necesario familiarizarte con tu clítoris

Lamentablemente, la fisionomía de las mujeres continúa siendo un territorio desconocido por el que pocas personas saben moverse con destreza. Es importante conocer los diferentes puntos erógenos de las mujeres para que puedan disfrutar de unas relaciones sexuales placenteras y alcancen uno o varios  orgasmo clitoridiano.    

Salon recoge algunos extractos del libro de Holland en el que la escritora analiza algunos aspectos como dormir o practicar sexo –más bien la ausencia del mismo– afectan en el estado de ánimo y salud de las mujeres y por qué es importante conocer dónde está y cómo funciona uno de los rincones más importante de su cuerpo: el clítoris.

Las mujeres deben ser las primeras en reconocer y respetar su cuerpo sin tapujos ni complejos. (Corbis)
Las mujeres deben ser las primeras en reconocer y respetar su cuerpo sin tapujos ni complejos. (Corbis)

Un cuerpo construido para el placer

Mientras los hombres tienen sus genitales externos y visiblemente accesibles las mujeres esconden su tejido eréctil dentro del cuerpo. “El órgano sexual primario de una mujer es el clítoris, no la vagina, que es el canal de parto”, aclara en primer lugar Holland añadiendo que “la palabra falo se refiere tanto a la parte externa del clítoris como al pene. Durante la etapa de excitación, cuando se estimula, el tejido eréctil de una mujer se llena de sangre como igual que el tejido del pene. Conseguimos erecciones, también, pero, inevitablemente, la humedad es la forma de medir nuestra excitación”.

Tanto el glande como en el clítoris tienen 8.000 terminaciones nerviosas que conducen al clímax en ambas partes. Claro que, mientras en el caso de los hombres está parte es también utilizada para la expulsión de residuos o el ADN, el clítoris está ahí solamente para el placer sexual.

El tejido eréctil de las mujeres es casi del mismo tamaño que el de un hombre –el clítoris mide alrededor de 10 centímetros aunque va creciendo con el paso de los años– y “la parte visible es solo la punta del iceberg”. Detrás de esa especie de capucha protectora –conocido como glande vaginal– se encuentra toda un área de placer por conocer y excitar: “Para apreciar plenamente tu potencial sexual, es necesario familiarizarte con tu clítoris. Necesitas ser clitoridiana”.

¿Qué ocurre durante el orgasmo?

“¿Qué es un orgasmo exactamente?” se pregunta Hollad: “La tensión muscular y la congestión pélvica se convierten en una liberación de entre cinco y quince contracciones involuntarias rítmicas del útero, tercio externo de la vagina, el músculo PC y el esfínter anal. Las primeras contracciones son más fuertes y seguidas convirtiéndose poco a poco en más cortas y débiles, el orgasmo se apaga paulatinamente”.

Alrededor del 37% de las mujeres tienen sueños húmedos que terminan en orgasmos reales

Existen diferentes tipos de orgasmos, como el vaginal o el basado en la excitación del punto G, aunque el clitoridiano, por su naturaleza e intensidad se considera el más placentero. No obstante, algunas mujeres pueden llegar al clímax sólo con la estimulación de sus pezones, si les chupan un dedo o tan sólo con pensar en que les acaricien y toquen sus pechos o genitales.

El placer de un orgasmo puede permanecer localizada en la zona genital, que es más típico, o se puede propagar a través de todo el cuerpo”, continúa la autora, “la excitación genera la acumulación de sangre en los genitales y a través del orgasmo se expulsa la sangre y la tensión de todos los órganos de la pelvis devolviendo el cuerpo a su estado original”.

Ejercitando el clítoris

“Nos preocupamos de si nuestros labios internos son demasiado grandes o están torcidos, de si nuestro clítoris es demasiado pequeño o difícil de encontrar, o de que olemos mal o tenemos un sabor extraño”, comenta Holland quien cree que deben ser las mujeres, en primera instancia, quienes reconozcan, respeten y aprendan a excitar sus órganos sexuales, sin tapujos ni complejos: “Debes aceptar tus genitales como algo único y hermoso, perfecto en su imperfección, para alcanzar y saber recibir el placer sexual relajante”.

Muchos terapeutas sexuales recomiendan a las mujeres que, con ayuda de un espejo, observen de vez en cuando sus genitales para habituarse con su aspecto y “apreciar toda la belleza que está ahí abajo”, insiste la autora, e incluso poder identificar algún posible problema de salud.   

Siendo plenamente conscientes de cómo funcionan sus cuerpos y respirando profundamente por la nariz, las mujeres pueden encontrar el camino para alcanzar el orgasmo y, a posteriori, saber dar indicaciones precisas a la persona con la que practiquen sexo.

“Muchas mujeres tienen dificultades para recibir placer. Cuando se trata de sexo, tenemos que luchar contra el impulso de dar. A veces ser un poco egoísta es justo lo que necesita el sexo”, recomienda Holland.

Para ser clitoriana, es necesario familiarizarse con sus genitales y descubrir qué nos gusta. (Corbis)
Para ser clitoriana, es necesario familiarizarse con sus genitales y descubrir qué nos gusta. (Corbis)

Sexo: el deporte más saludable

El buen sexo no es sólo placentero, igual que cualquier otro ejercicio, reduce el estrés, mejora la presión arterial, previene el riesgo de enfermedades del corazón y estimula el sistema inmunológico.

“El sexo es un antidepresivo natural, y las razones por las que el buen sexo nos hace sentir bien son tanto emocionales como físicas”, comenta Holland. Alrededor del 37% de las mujeres tienen sueños húmedos que terminan en orgasmos reales. Estos están relacionados con la neurosis o ansiedad, es decir, cuando están muy estresadas, es su propio cerebro el que trata de buscar el camino hacia la calma y la relajación a través del orgasmo.

Además, las endorfinas liberadas durante las relaciones sexuales y el orgasmo pueden ayudar a disminuir el dolor y mejorar el flujo sanguíneo en los genitales, prevenir la atrofia vaginal –que produce el adelgazamiento de las paredes de la vagina y mayor sequedad e inflamación vaginal por culpa de la disminución de la lubricación– común cuando llega la menopausia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios