TÉCNICAS PARA ALCANZAR EL CLÍMAX VARIAS VECES

El refractario masculino o cómo los hombres pueden ser multiorgásmicos

¿Han pensado alguna cómo sería el sexo si los hombres también fuesen multiorgásmicos? Atentos porque existen varias técnicas para conseguirlo. Aquí las tienes.

Foto: Poder alcanzar el clímax varias veces durante el mismo coito es un sueño para los hombres. Un sueño que pueden hacer realidad. (iStock)
Poder alcanzar el clímax varias veces durante el mismo coito es un sueño para los hombres. Un sueño que pueden hacer realidad. (iStock)

Aunque tanto para hombres como para mujeres los preliminares son una de las partes más divertidas de practicar sexo, no hay duda de que alcanzar el clímax y tener un orgasmo es el culmen del juego.

De ahí que muchos traten de aguantar el máximo tiempo posible para asegurarse que la otra persona también obtenga placer –antes, durante e incluso después– porque ellos saben que sólo tendrán una bala que disparar.

Pero, ¿por qué sólo uno? ¿No sería mejor poder tener varios orgasmos? ¿Han pensado alguna cómo sería el sexo si los hombres también fuesen multiorgásmicos? Atentos porque la leyenda urbana podría hacerse realidad.

El periodo refractario o por qué ellas son multiorgásmicas

Mientras muchas mujeres son capaces de disfrutar de varios orgasmos durante los juegos previos y la penetración, los hombres no llegan a la explosión de placer hasta que no eyaculan. Y una vez lo hacen, necesitan una tregua para continuar.   

Jim Larkin plantea en Frontiers que es posible evitar o disminuir el periodo refractario masculino –ese tiempo de descanso que necesitan los hombres para recuperar la erección– y poder alcanzar el clímax varias veces durante el mismo coito. Como ellas.

Es posible evitar o disminuir el periodo refractario masculino y poder alcanzar el clímax varias veces durante el mismo coito

Muchas mujeres tienen períodos refractarios muy cortos o inexistentes gracias a los cuales pueden lograr orgasmos múltiples. Así, como dice Larkin, “la clave para conseguir orgasmos repetitivos en los hombres está en alcanzar el clímax sin eyacular”. La buena noticia: existen varias técnicas para conseguirlo.

El multiorgasmo se cultiva en la pubertad

Justo antes de la pubertad, los niños carecen de períodos refractarios y, por tanto, están técnicamente capacitados para experimentar orgasmos múltiples. Sin embargo, esto se acaba cuando tienen su primera eyaculación.

En relación a esto, el biólogo y sexólogo Alfred Kinsey investigó las descripciones obtenidas de 196 niños preadolescentes para determinar una lista de seis tipos diferentes de orgasmo. Dos de estos tipos de orgasmos implicaban señales relacionadas con sensaciones como la angustia o el llanto.

Así, como dijo el propio Kinsey: “Los resultados muestran intentos violentos para evitar rl clímax a pesar de que obtenían placer, y la capacidad de rápidamente volver a completar la experiencia o tener una segunda experiencia”.  

Evitaban tener orgasmos pero sentían indicios de placer. La represión del mismo derivaba en el deseo de continuar para llegar hasta el final evitando el periodo de refracción. “No es difícil llegar a la conclusión de que lo que estaba ocurriendo era un multiorgasmo”, sentencia el doctor.

Cómo conseguirlo siendo adultos

Es posible conseguir el multiorgasmo de adultos. En primer lugar, hay que destacar que los hombres que llegan al orgasmo sin eyacular, por lo general, tienen el potencial de alcanzar clímax ininterrumpidos de manera consecutiva.

Los hombres que llegan al orgasmo sin eyacular tienen el potencial de alcanzar clímax ininterrumpidos

Pero también existen técnicas como las que utilizan las propias mujeres multiorgasmicas que implican relajarse y dejarse llevar. Estos métodos, que requieren un control físico y mental de las emisiones, se conocen como orgasmos múltiples o ampliados.

El término de orgasmo ampliado, acuñado por la doctora Patricia Taylor en 1995, “se refiere a los clímax que pueden durar desde unos pocos minutos hasta varias horas”, explica Larkin.

La clave está en estimular el punto G masculino

Aunque todavía existan muchos heterosexuales reacios a que se excite su zona anal, la estimulación de la próstata por la “ruta trasera” ayuda a conseguir orgasmos mucho más intensos.

Durante las relaciones sexuales, acariciar y no perder de vista la zona de la próstata. El punto G del cuerpo masculino, ayuda a los hombres a alcanzar este tipo de orgasmos múltiples y con diferentes intensidades.

Según el doctor en educación sexual Charlie Glickman, “así como la exploración del punto G femenino transformó para siempre la experiencia del orgasmo para ellas, estimular la próstata ofrece a los hombres placer erótico más allá de lo que pueden imaginarse”.

La técnica de retener la eyaculación tiene sus riesgos

Existe también otra técnica para conseguir el multiorgasmo masculino a través de la retención forzada de la eyaculación. Se consigue aplicando presión sobre el perineo –punto en el que se juntan el ano y el escroto en los hombres–, pero el abuso de esta técnica puede derivar en problemas de salud.

Larkin insiste en el precio que se paga: “su práctica se traduce en la eyaculación retrógrada, que es el cambio de ruta de semen fuera de la uretra hasta la vejiga urinaria”. Además, se pueden producir daños a largo plazo en los nervios y los vasos sanguíneos de la zona del perineo. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios