MITOS Y REALIDADES SOBRE EL MUNDO LABORAL

Cinco consejos profesionales a los que nunca deberías hacer caso

Consejos vendo pero para mí no tengo. Muchas de las nociones difundidas sobre el mundo laboral en realidad no hacen más que conducirnos al fracaso y a la frustración al no encontrar empleo

Foto: Puedes respirar, ya que algunas de las cosas que pensabas que eran ciertas sobre la búsqueda de empleo no lo son. (Corbis)
Puedes respirar, ya que algunas de las cosas que pensabas que eran ciertas sobre la búsqueda de empleo no lo son. (Corbis)

Si hay un aspecto de nuestra vida al que debemos mostrar especial atención, máxime teniendo en cuenta la dura situación que atravesamos, ese es nuestra trayectoria profesional. Muchas son las personas que por desgracia no encuentran trabajo, están a disgusto con el suyo o tratan de buscar uno nuevo en el que puedan disfrutar de mejores condiciones o, al menos, puedan realizar una tarea con la que sientan realizados.

Ante estas situaciones existe una infinidad de consejos. Pero al igual que en cualquier otra materia, estos pueden ser mejores y peores. Los más peligrosos son aquellos que en principio parecen una buena idea, pero en realidad son totalmente contraproducentes. La experta Alison Green ha recopilado en AOL una serie de consejos muy comunes que pueden resultar negativos para nuestra carrera profesional.

Si un currículum puede leerse, y entenderse en medio minuto, mejor

1. “Cuando busques trabajo, dedica una jornada completa a ello”

Cada campo de trabajo es un mundo y no tiene por qué ser necesario dedicar cuarenta horas a la búsqueda activa de empleo. Una persona con un perfil 'multitarea' lógicamente tendrá que invertir más tiempo para adaptarse a las diferentes ofertas, en cambio una persona con un perfil muy particular, simplemente ha de encontrar el trabajo en el que pueda encajar correctamente. Si un currículum está bien hecho no es necesario retocarlo millones de veces. Además es muy común que la gente sin empleo se obsesione más de la cuenta en la búsqueda, por lo que dedicarle más tiempo del debido ahondará ese problema. Al fin y al cabo, es mucho mejor la calidad que la cantidad de tiempo dedicado.

2. “Haz un currículum extenso en el que informes bien sobre tus capacidades”

Un currículum vitae no está para contar tu vida, sino para que la persona de recursos humanos se haga una idea de tus aptitudes. Saberse vender bien es clave y, al igual que en publicidad, el tiempo es oro. Todos sabemos el ritmo al que se trabaja en las empresas, por lo que si un currículum puede leerse, y entenderse, en medio minuto, será mejor que en minuto.

No hace falta que seas pesado, con la entrevista y el currículo es más que suficiente. (Corbis)
No hace falta que seas pesado, con la entrevista y el currículo es más que suficiente. (Corbis)

3. “Si te preguntan por tus debilidades, di algo positivo”

Este es el engaño de los tontos, en el que sólo te convences de algo a ti mismo. Nadie es perfecto y cualquier entrevistador lo sabe. Cada vez se valora más en el mundo laboral que una persona conozca sus debilidades y trabaje a partir de ellas. Reconocer en público tus puntos débiles no tiene por qué hacerte peor, simplemente te muestra como una persona sincera y madura que sabe reconocer sus propias debilidades. Nadie va a querer contratar a una persona que ya desde un comienzo parece mentirosa.

Hay algunos esfuerzos que no van a servir de nada y conocer datos sobre el que puede contratarte no siempre es relevante

4. “Investiga bien a la persona que te va a hacer la entrevista”

Muchas veces se tiene la idea de que cuanto mejor preparado vayas a la entrevista, mejor te irá. Este planteamiento no es negativo, pero es recomendable tener mucho cuidado y no excederse. Sinceramente, hay algunos esfuerzos que no van a servir de nada y conocer datos sobre el que puede contratarte no es relevante. Cuando una empresa quiere fichar a una persona, lo que quiere ver son las aptitudes del candidato, no si conoce el rol de cada trabajador en el organigrama. Es cierto que conocer la naturaleza de una empresa puede dar una ventaja competitiva, pero el exceso de información tambien es contraproducente porque puede provocar que al final se esté más pendiente de demostrar conocimientos absurdos que de mostrarse como el candidato idóneo para el puesto de trabajo.

5. “Mantén el contacto con el entrevistador tras la entrevista”

Es necesario saber diferenciar el interés de la pesadez. Cuando una persona va a una entrevista ya ha demostrado que está interesada en obtener un determinado puesto de trabajo. Si no, no acudiría. A partir de ese momento, la pelota está sobre el tejado de la empresa, no hace falta ser más persistente, pues la decisión se va a tomar respecto a lo ya realizado. Es posible que creas que exista algún punto que no haya quedado lo suficientemente claro o que has de mandar un nuevo correo o hacer otra llamada para mostrar que tienes muchas ganas de obtener ese trabajo. Pero actuando así no se genera otra impresión que la de ser un pesado, algo que no es nada recomendable a la hora de obtener un nuevo trabajo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios