“No tiene nada de malo ser un camarero con título universitario”
  1. Alma, Corazón, Vida
ENTREVISTA CON SIERRA TITIZ

“No tiene nada de malo ser un camarero con título universitario”

La emprendedora turca Serra Titiz quiere enseñar a los jóvenes a no seguir el camino marcado y buscar oportunidades reales. Y estas no pasan necesariamente por la educación superior

placeholder Foto: La emprendedora turca Serra Titiz. (Ashoka)
La emprendedora turca Serra Titiz. (Ashoka)

Nuestro país tiene muchos problemas, pero el paro juvenil es uno de los más graves. La mitad de los menores de 25 años (un 51’8%) está desempleado. Se trata de la tasa más elevada de Europa, que nos coloca en una situación que la comisaria de Empleo de la Unión Europea, Marianne Thyssen, calificó hace unas semanas como “insostenible”.

Tampoco necesitamos que la Comisión Europea nos lo recuerde. El paro juvenily la precariedadson palpablen en cuanto se habla con estudiantes y jóvenes recién licenciados, que sólo ven un futuro prometedor en algún otro país que les ofrezca las oportunidades que España les niega.

La situación no es muy distinta en Turquía. Los jóvenes se dejan arrastrar por la incertidumbre y, en el mejor de los casos, acaban con un empleo precario que detestan. Esta realidad animó a Serra Titiz, emprendedora social de Ashoka, a fundar Gelecek Daha Net (“El futuro es brillante”), una compañía que busca orientar a los jóvenes turcos para que “adquieran los conocimientos, capacidades y redes necesarias para tomar las mejores decisiones en su educación, su carrera laboral y sus opciones vitales”. Ahoraplanea hacer sus primeras incursiones en España.

Titiz ha estudiado en profundidad la situación educativa, laboral einclusoemocionalde los jóvenes europeos y está convencida de su mentalidad está cambiando. Su discurso es esperanzador pero, como ha reconocido a El Confidencial, la juventud europea está dando sólo los primeros pasos para su emancipación.

PREGUNTA. España tiene una tasa de desempleo juvenil aún mayor que la de Turquía. ¿Qué estamos haciendo mal?

RESPUESTA. La juventud se enfrenta a problemas similares en España y Turquía. El sistema educativo y la desconexión entre éste y el sector empresarial sigue siendo el principal obstáculo.

P. No sé si en Turquía pasa lo mismo, pero los jóvenes españoles han perdido en parte la confianza en la educación superior. Tener un grado no garantiza que vayas a encontrar un trabajo y es frustrante estudiar durante cinco años para acabar trabajando como camarero. ¿Cómo puede mejorarse la labor de las universidades?

R. Ocurre lo mismo en Turquía. Tener un grado no te garantiza un mejor trabajo, ni siquiera tener uno. Otro dato preocupante es que el 70% de los egresados no trabajan en lo que han estudiado.

Los institutos y universidades deben ser lugares en los que los jóvenes se formen personal y profesionalmente. Desafortunadamente lo que vemos son unas instituciones que se centran sólo en la realización de exámenes, en las que hay una gran competencia, y con una pobre relación conla vocación de los estudiantes y el sector empresarial. Además, las instituciones educativas van a la zaga en las demandas del futuro. Una universidad podría ofrecer la mejor educación si se usara un currículo globalizado y unas técnicas avanzadas, pero todo esto no sirve de nada si no hay trabajo para los futuros graduados. El número de egresados españoles que están emigrando a otras partes de Europa en busca de trabajo es una prueba de ello.

En cualquier caso, no hay ningún problema porsercamarero con un título universitario. La educación superior no es necesariamente una pasarela hacia el empleo. Es una oportunidad vital, una pequeña ventana que te permite invertir en ti mismo y establecer las bases de tu personalidad para que puedas llevar una vida plena. Las cualidades que aprendes durante esta etapa de la vida, también las que no tienen nada que ver con la carrera, pueden llevarte al éxito. La vida y el trabajo no son dos esferas separadas sino que interactúan a diario.

'No puedes tener profesionales cualificados si aportan menos a la sociedad que lo que ha costado su educación'

El problema surge cuando el estudiante cree que su grado le va a permitir tener un trabajo acorde a éste pero acaba conformándose con un empleo de camarero. Eso es un problema porque estamos ante un caso de coste de oportunidad perdido, así como un desperdicio de los recursos del estado. Por otro lado, ser camarero no es ser un parado. No puedes tener muchos médicos, abogados, ingenieros y otros profesionales cualificados si cada uno de ellos aporta menos a la sociedad que lo que ha costado su educación.

Este es el verdadero problema que Gelecek Daha Net quiere afrontar. Tenemos que darnos cuenta de que esta visión túnel se asienta en los estudiantes antes de que lleguen a la educación superior. Lo primero que hay que hacer es empoderar a los estudiantes de Bachillerato para que descubran su potencial y diseñen su vida de forma consciente. Sólo entonces entenderán que los grados más populares no son, ni de lejos, las únicas trayectorias profesionales atractivas. Así podrán elegir la formación profesional, no seguir estudiando e incorporarse antes al mercado laboral o elegir un grado sabiendo que no tiene por quégarantizarles un trabajo.

P. Además del desempleo, uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los jóvenes es la precariedad. ¿Cree que las empresas se están aprovechando del desempleo juvenil ofreciendo empleos descaradamente mal pagados?

R. El empleo precario es, en primer lugar, un asunto macroeconómico, que está, además, directamente ligado a la política gubernamental. Y no estamos en posición de ejercer influencia en ninguna de las dos variables. Pero hay algo que todavía se puede hacer, y es lo que intentamos con Gelecek Daha Net.

Una de las razones por las que las compañías se sienten cómodas ofreciendo un empleo precario es porque hay una gran demanda de ciertas posiciones y sectores profesionales. Sabiendo esto, ¿por qué los jóvenes se esclavizan, a sabiendas de que no es lo que se merecen y no van a recibir nada a cambio? Sencillamente, no conocen nada mejor. No tienen modelos, gente de la que aprender, mentores que les enseñen que, de hecho, hay muchas más oportunidades. En ausencia de esto hacen lo que hace todo el mundo. Entonces, como todo el mundo, persiguen estos trabajos con una demanda excesiva que opera en favor del empleador.

P. Una de esas oportunidades, que se cita siempre, es el emprendimiento, pero la realidad es que es casi imposible crear un negocio si no tienes alguien que te financie, y mucha gente joven no tiene dinero. ¿De qué sirve ofrecer asesoramiento a los jóvenes si no tienen oportunidades reales?

R. No estoy de acuerdo con lo que dices. Yo misma he fundado dos negocios sin ningún dinero ni inversión. La “fiebre” del emprendimiento no depende sólo de la financiación; las oportunidades surgen con las relaciones que creas, con la experiencia que vas acumulando a lo largo de los años y, claro está, con la relevancia del producto que ofreces.

Y las oportunidades son ahora mayores. Hay muchos mecanismos locales e internacionales que fomentan el espíritu emprendedor y en estos tiempos de crisis los jóvenes deberían beneficiarse de ellos, siendo más proactivos y empezado a pensar en formas innovadoras de hacer frente a sus dificultades.

P. ¿Qué le diría a los jóvenes que están cursando sus últimos años en la universidad?

R. Los jóvenes tienen que conocerse mejor, tratar de buscar la profesión que les guste y empezar a invertir en sí mismos para alcanzar ese objetivo. Para ello, deben familiarizarse con el lado práctico de la profesión, deben hablar con las personas que la ejercen y aprender los requisitos para poder trabajar en ello. Les aconsejaría, además, que fueran más proactivos, curiosos y entusiastas, y no pierdan la ilusión de alcanzar una vida plena. Deben esforzarse por alcanzar esto con todos los medios que están a su alcance.

Educación Trabajo Juventud Paro Mercado laboral Sistema educativo Unión Europea Universidades Turquía
El redactor recomienda