Psicología: Los ejercicios que mejor funcionan, dependiendo de la forma de tu cuerpo
conoce tu somatotipo

Los ejercicios que mejor funcionan, dependiendo de la forma de tu cuerpo

El cuerpo humano puede clasificarse en en tres tipologías básicas. Y en función de estas se puede diseñar un plan de entrenamiento específico para cada persona

Foto: Según nuestra constitución deberemos primar un tipo u otro de ejercicio. (iStock)
Según nuestra constitución deberemos primar un tipo u otro de ejercicio. (iStock)

En los años 40 el psicólogo norteamericano William Herbert Sheldon desarrolló la teoría de la psicología constitucional. Como muchos otros pensadores de la época, Sheldon creía que determinados atributos físicos guardaban relación con temperamentos específicos. En su opinión, el cuerpo de todos los seres humanos podía clasificarse dentro de tres somatotipos, coincidentes con las tres capas germinales del desarrollo embrionario: el endodermo (que se desarrolla dando lugar al tracto intestinal), el mesodermo (que se convierte en músculos, corazón y vasos sanguíneos), y el ectodermo (que posteriormente forma la piel y el sistema nervioso).

Según Sheldon, estos tres tipos de constituciones físicas se relacionaban con determinados atributos psicológicos. El psicólogo nunca logró probar que sus ideas fueran ciertas. Su teoría estaba plagada de estereotipos racistas, antisemitas y sexistas, muy en la línea de las ideas de Francis Galton, que formalizó por primera vez la teoría de la eugenesia: esto es, aplicar la selección artificial al ser humano para mejorar la raza.

William herbert sheldon.
William herbert sheldon.

Ni qué decir tiene que la psicología constitucional acabó en el basurero de las pseudociencias junto a otras disciplinas del estilo como la frenología, pero aunque los somatotipos descritos por Sheldon no tienen una base científica, siguen siendo una forma sencilla de clasificar los tipos básicos de cuerpos humanos bastante útil en lo que respecta, por ejemplo, a la moda o la actividad física, que es lo que hoy nos ocupa.

Tres planes de ejercicio para tres tipos de cuerpo

La elección de un tipo de ejercicio u otro depende más del estado físico de la persona que vaya a realizarlo que de su somatotipo, pero en función de este se puede afinar mejor a la hora de diseñar una rutina de ejercicio. Estos son los tres tipos de cuerpo básico y el entrenamiento recomendado para cada uno de ellos.

Ectomorfo: flacos por naturaleza

(iStock)
(iStock)

Las personas ectomorfas son delgadas por naturaleza. Tienen unas extremidades largas y delgadas y no tienen predisposición ni a desarrollar músculos ni a almacenar grasas.

  • ¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?

Las personas ectomorfas tienen el cuerpo ideal para practicar deportes de fondo, como el atletismo, la natación o el ciclismo. Pero, dado que tienen dificultades para ganar masa muscular, en su entrenamiento deben primarse los ejercicios de fuerza. Los deportistas amateur deben tener mucho cuidado con los entrenamientos aeróbicos, pues les puede llevar a perder más peso y frenar el crecimiento de masa muscular.

Endomorfo: con tendencia a acumular grasa

(iStock)
(iStock)

Las personas endomorfas tienen el cuerpo contrario a las ectomorfas: tienen una cintura gruesa, una estructura ósea de grandes proporciones, brazos y piernas cortos, y tendencia a acumular grasa. Si no se cuidan, desarrollan sobrepeso y obesidad enseguida.

¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?

La primera preocupación de las personas endomorfas debe ser mantenerse en su peso ideal. Por ello, al empezar a hacer ejercicio, deben primar el trabajo aeróbico para, después, intercalarlo con ejercicios anaeróbicos, de mayor intensidad. A diferencia de las personas ectomorfas, que pueden tener una constitución saludable sin cuidarse especialmente, las personas endomorfas tienen que hacer siempre ejercicio y mantener una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos. De lo contrario tienen todas las papeletas para ser obesos.

Una vez que están en forma, las personas endomorfas tienen el cuerpo ideal para practicar deportes de fuerza, potencia y equilibrio, como el lanzamiento de peso, la halterofilia o las pruebas de lucha.

Mesomorfo: el cuerpo ideal para hacer deporte

(iStock)
(iStock)

Las personas mesomorfas son atléticas por naturaleza: tienen un torso macizo, hombros anchos, cintura delgada, una baja predisposición a almacenar grasa y facilidad para desarrollar músculo. Son, digamos, las personas con la genética más afortunada (en lo que respecta al físico).

  • ¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?

Los mesoformos tienen facilidad para practicar cualquier tipo de ejercicio. Ahora bien, de poco importa que su cuerpo sea ideal si no se cuidan nada: una persona mesoforma puede acabar siendo obesa como cualquier otra si no hace deporte y no cuida su alimentación.

Cualquier deporte puede ser ideal para un mesomorfo, pero suelen destacar en aquellas disciplinas más exigentes y variadas como el tenis, el fútbol, el remo o el triatlón.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios