Salud: Los alimentos que debes comer para dormir rápida y profundamente
Soluciona tus problemas de sueño

Los alimentos que debes comer para dormir rápida y profundamente

Muchas personas tienen problemas para dormir bien, problema que puede derivar en serios problemas de salud. ¿Sabes que se puede solucionar comiendo?

Foto: Además del estrés y los malos hábitos, la alimentación que llevamos puede ser la culpable de nuestros problemas para conciliar el sueño. (iStock)
Además del estrés y los malos hábitos, la alimentación que llevamos puede ser la culpable de nuestros problemas para conciliar el sueño. (iStock)

Dormir bien y disfrutar de un sueño de calidad es fundamental para mejorar la función cerebral, la longevidad y recargar las pilas para nuestro rendimiento diario. Sin embargo, muchas personas tienen problemas para conciliar el sueño y se pasan largos ratos dando vueltas en la cama hasta que consiguen dormirse, lo que provoca que se mantengan en un estado de sueño ligero y no alcancen la fase REM, el descanso profundo que nuestro cuerpo y cerebro necesitan para funcionar correctamente.

El estrés, el frenético ritmo de vida, los agobios laborales y los problemas personales, son algunos de los responsables de que nos cueste descansar bien y dormir todas las horas que necesitamos –una media de 8 para personas adultas–, problema que, de no ponerle solución, puede derivar en serios problemas de salud.   

Además de acostarse temprano, practicar algún tipo de deporte a diario, darse un baño caliente o realizar ejercicios de relajación, cambiar las pautas de nuestra alimentación puede ayudarnos a conciliar el sueño y a dormirnos rápidamente.

Disfrutar de un sueño de calidad es fundamental para mejorar la función cerebral, la longevidad y recargar las pilas para nuestro rendimiento

Al menos así lo defiende Dave Asprey, autor de la dieta a prueba de balas o Bulletproof Diet, quien plantea en Huffington Post cinco alimentos que pueden ayudarnos a descansar mejor y a caer en los brazos de Morfeo en pocos minutos. Come sano y a dormir a pierna suelta.    

1. Grasas saludables o MCTs

Las grasas saludables son un combustible para la mente y el cuerpo. Conocidas como MCTs (triglicéridos de cadena media) ayudan a mejorar el metabolismo gracias a que se convierten en cetonas que funcionan como combustible para el cerebro, por lo que incluso podrían ayudar a quemar grasa corporal mientras dormimos.

Las grasas animales, el aceite de coco o el aceite de palma son buenas fuentes de MCTs. Nuestro cuerpo los asume como fuentes de energía en lugar de almacenarlos como grasas, de tal forma que además ayudan a saciar el apetito. Pero aún hay más: además de no engordar, su consumo se relaciona con un mejor descanso y calidad del sueño: “Me he dado cuenta de que pienso más rápido y con mayor claridad a la mañana siguiente si consumo 1 o 2 cucharadas de aceite MCT por la noche antes de la cena o incluso justo antes de acostarme”, comenta Asprey.

2. Pescados ricos en ácido graso omega-3

El ácido graso omega-3 tiene numerosas ventajas para nuestra salud, como la mejora de nuestro estado de ánimo reduciendo los síntomas de ansiedad o depresión. Como explica Asprey, “ayuda en la secreción de serotonina, un neurotransmisor que promueve la sensación de bienestar y reduce las hormonas del estrés que pueden interferir con el sueño”.  

Pienso más rápido y con mayor claridad a la mañana siguiente si consumo 1 o 2 cucharadas de aceite MCT por la noche

Las grasas omega-3 se encuentran en pescados como el salmón, la trucha o el atún, así como en otros alimentos como nueces, espinacas o coliflor. Se recomienda consumir una porción de alguno de los mencionados pescados en las cenas o algo de aceite de krill antes de acostarse.

3. Proteínas, pero en colágeno hidrolizado

Nuestro cuerpo usa las proteínas para la reparación de los músculos así como para fortalecer nuestro sistema inmune. Ambas actividades se producen mientras dormimos cuando alcanzamos la fase REM, por lo que es importante descansar bien durante la noche "si desea asegurarse de que su cuerpo tiene todas las materias primas que necesita”, comenta el autor de la dieta que promete que perderás medio kilo al día.

El problema es que la mayoría de las proteínas son difíciles de digerir por lo que no se recomienda ingerirlas antes de acostarse ya que la pesadez de estómago hace que nos cueste más dormir. Asprey recomienda decantarnos por las proteínas en polvo tomando 1 o 2 cucharadas de péptidos de colágeno hidrolizado con pasto antes de acostarse. “Al estar hidrolizadas son más fáciles de digerir por lo que no causan los problemas enumerados anteriormente”, comenta.

4. Miel cruda antes de acostarse

El clásico del vaso de leche caliente con miel tiene su base. El cerebro utiliza mucha energía mientras dormimos y ésta proviene del azúcar que se almacena en el hígado llamado glucógeno hepático.

El cerebro utiliza mucha energía mientras dormimos y ésta proviene del azúcar que se almacena en el hígado llamado glucógeno hepático

Así, tener un poco de azúcar extra antes de acostarnos puede ayudar a que la función cerebral trabaje mejor durante la noche. Como explica Asprey, “tomar una pequeña cantidad de miel antes de acostarse elevará la glucosa en sangre durante la noche lo que conducirá a un sueño más profundo más rápido”.

5. Evita el café antes de acostarte

Aunque el café es uno de los mejores excitantes para mejorar nuestra productividad y capacidad de concentración durante el día, tras una larga jornada de actividades, es importante dejar que nuestra mente pueda descansar y, a según qué horas, el café no ayuda.

Lo ideal es tratar de no tomar más cafeína alrededor de ocho horas antes de acostarnos. Si tienes quehaceres pendientes para el día siguiente, es mejor dejar descansar correctamente a nuestro cerebro y despertarnos antes que retrasar las horas de sueño.  

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios