¿Qué hago en la cocina si yo iba al baño?

Memoria de pez: 5 razones por las que te sueles olvidar de todo

¿Se te olvidan a menudo las cosas que te acaban de contar? ¿No recuerdas dónde has dejado las llaves del coche? Tus lapsus de memoria pueden deberse a esto

Foto: No tienen que ser daños cerebrales: los pequeños lapsus de memoria que tenemos en el día a día pueden tener solución. (iStock)
No tienen que ser daños cerebrales: los pequeños lapsus de memoria que tenemos en el día a día pueden tener solución. (iStock)

‘¿Qué hago en la cocina si yo iba al baño?’. ‘¿Dónde habré puesto las llaves del coche?’. ‘Oh no, ¿me he dejado la plancha enchufada o la apagué?’ Autointerrogatorios a los que nos sometemos a menudo por culpa de los olvidos momentáneos que en ocasiones pueden convertirse en un problema social o complicarnos, cuando menos, nuestro día a día.   

Pequeños lapsus de memoria que muchos de nosotros nos encontramos casi cada día a los que nos cuesta una vida hacer frente por muchas listas de cosas que no olvidar nos hagamos o mensaje a boli nos apuntemos en las muñecas.

No sólo eso, ¿y qué hay de nuestra falta de concentración y asimilación de datos cuando hablamos con alguien? Se nos olvida en qué pueblo nació futanito, el equipo de fútbol preferido de menganito o cómo se llamaba aquella novia que tanto daño le hizo.

Pero no siempre se debe a que no nos interese en absoluto –hay que reconocer que en ocasiones esto ocurre– sino que los fallos en la memoria pueden deberse a causas ajenas a nosotros. Como explica Linda Melone en Health no se trata de fallos cerebrales serios sino de olvidos perfectamente justificables y remediables que pueden deberse a malos hábitos alimenticios e incluso a circunstancias de nuestro propio entorno. Estas son algunas de las principales razones que nos pueden estar llevando a tener esa sensación de memoria de pez y cómo podemos solucionarlas.  

1. La falta de sueño

Si has trasnochado y has dormido pocas horas, “es menos probable que recuerdes el nombre de tu nuevo compañero de trabajo al día siguiente”, comenta Melone. Y es que precisamente las zonas del cerebro que se encuentran directamente relacionadas con la memoria y las respuestas emocionales se activan cuando dormimos, y si no descansamos lo suficiente se debilitan poco a poco.

Si te despiertas cansado y te duermes involuntariamente durante el día, entonces puede que necesites más horas de sueño que la media

El doctor Allen Towfigh, director médico del centro de Neurología y Medicina del Sueño de Nueva York, explica que “las personas con trastornos de privación del sueño o con insomnio, no sólo sufren de deterioro de la memoria, sino también padecen fatiga diurna, disminución de la atención y la reducción del tiempo de reacción ante estímulos”.  

Cada persona necesita sus periodos de descanso para que su memoria y cuerpo descansen correctamente. De hecho, la recomendación estándar de ocho horas de sueño cada noche no necesariamente funciona para todos: “Si te despiertas cansado y te duermes involuntariamente durante el día, entonces puede que necesites más horas de sueño que la media”, dice Towfigh.

2. Algunos gérmenes

Según un estudio publicado en la revista Neurology, aquellas personas expuestas a gérmenes como el herpes labial eran más propensas a tener problemas de memoria que las personas expuestas a un menor número de gérmenes. Entre los más de 1.600 participantes en el estudio, los que tenían una mayor carga infecciosa tuvieron un 25% más de malas puntuaciones en sus respuestas cognitivas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que aquellas infecciones repetidas pueden dañar los vasos sanguíneos por lo que también podrían estar vinculadas a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

3. Falta de vitamina B12

Además de la fatiga, la pérdida de apetito, estreñimiento o pérdida de peso, una deficiencia de vitamina B12 puede provocar problemas de memoria.

En el caso de veganos y vegetarianos, la falta de una dieta rica en carne puede estar afectando a su capacidad cognitiva, por lo que si notan que tienen muchos fallos en la memoria es conveniente que pregunten a su médico si necesitan tomar algún tipo de suplemento vitamínico para solventar esta carencia. Las mujeres embarazadas, adultos con anemia o con trastornos gastrointestinales como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn, también pueden necesitar suplementos

4. Fumar

Al afectar al riego sanguíneo, fumar puede dañar la actividad cerebral por lo que puede afectar a la calidad y capacidad de nuestra memoria. Como explica el doctor Towfigh “el consumo de cigarrillos promueve la acumulación de proteínas anormales que deterioran la capacidad del cerebro para procesar y transmitir información”.  

Fumar puede dañar la actividad cerebral por lo que puede afectar a la calidad y capacidad de nuestra memoria

Una investigación publicada en la revista Archives of General Psychiatry para la que se analizaron a 7.000 hombres y mujeres, encontró una disminución de la función cerebral más rápida en los casos de personas que habían fumado en algún momento de sus vidas o eran consumidores durante el estudio.

5. Una dieta alta en grasas

Igual que pueden dañar nuestro corazón a largo plazo, la comida basura o rápida como hamburguesas grasientas o patatas fritas pueden causar problemas en la memoria.   

Algunos estudios vinculan la obesidad infantil con una capacidad de concentración reducida y problemas de concentración y el enfoque. De hecho, una investigación demostró que estos problemas de memoria y aprendizaje eran reales, al menos en un grupo de ratones adolescentes a los que se les alimentó con una dieta alta en grasas durante ocho semanas.

Otro estudio, también con roedores, descubrió que el hipocampo (la parte del cerebro responsable de la memoria a corto plazo) de aquellas ratas de mediana edad se vio afectado por los efectos de una dieta constante de alimentos grasos.

Algunos estudios vinculan la obesidad infantil con una capacidad de concentración reducida y problemas de concentración y el enfoque

Aunque aún se necesita seguir investigando si realmente las dietas altas en grasas afectan a la memoria humana, “calóricamente, una alimentación densa y grasa promueve la diabetes tipo 2, la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares, y todo ello puede causar daños en nuestro cerebros”, dice Towfigh. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios