la revolución laboral de la generación y

Así son los jóvenes según los directores de Recursos Humanos

Ayer se celebró en Valencia el primer Congreso Nacional de Recursos Humanos, que congregó en la ciudad del Turia a más de 1.000 directivos expertos

Foto: Vista general del Congreso Nacional de Recursos Humanos, organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección. (Eva Máñez)
Vista general del Congreso Nacional de Recursos Humanos, organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección. (Eva Máñez)

En el futuro inmediato el talento profesional será más escaso, tanto por la crisis demográfica como por las carencias del actual sistema educativo, mientras que las exigencias de las generaciones más jóvenes de trabajadores respecto a las empresas serán mayores. Unos desafíos para la gestión de personal en las empresas con los denominados millennials o Generación Y como protagonistas; esa masa de nativos digitales en quienes las nuevas tecnologías ocupan un papel predominante en sus vidas. Tanto, que el carácter disruptivo de éstas ha modificado por completo sus pretensiones, su concepción de la empresa y, en definitiva, su forma de enfrentarse al mundo laboral y a la vida en general.

 

La progresiva incorporación de esta generación al mercado de trabajo es un reto que obligará a modificar las estrategias de los departamentos de recursos humanos. Una tendencia sobre la que se ha profundizado en el Congreso Nacional de Recursos Humanos, organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), y que acogió ayer el Palacio de Congresos de Valencia.

Las nuevas generaciones quieren trabajar en una empresa que se preocupe por realizar algún tipo de contribución positiva a la sociedadLas nuevas tendencias sobre las que más han insistido los directores de RRHH pasan por una potenciación de la comunicación, tanto vertical como horizontal, la transparencia, las garantías de progreso profesional, de la participación o del fomento de la creatividad. Como remarcaba al inicio de la jornada Santiago de Miguel, CEO de People Ecellent, “los retos y desafíos (en el mundo de los recursos humanos) vienen determinados por los cambios en el entorno económico y social”. El nuevo paradigma impuesto por las nuevas tecnologías está detrás de la mayoría de estos cambios, mucho más acusados en los nativos digitales que en el resto de la población.

Adaptacion a los cambios sociales

Ricardo Díaz, socio de Human Capital de Deloitte, visibilizó estos retos dando cuenta de los resultados de un estudio sobre la Generación Y. “En su mayoría, las nuevas generaciones quieren trabajar en una empresa que se preocupe por realizar algún tipo de contribución positiva a la sociedad, como mejorar el medio ambiente o reducir la desigualdad. Su empresa modelo es aquella que comparta unos valores y códigos éticos similares a los suyos”, apuntaba.

Para el 60% de esta nueva masa laboral, añade Díaz, las empresas no son capaces de brindarles en la actualidad la posibilidad de aprender y progresar profesionalmente. Como resultado, una buena parte de estos jóvenes afirman que, al menos en algún momento de sus vidas, quieren trabajar de forma autónoma, al margen de las estructuras empresariales tradicionales. “Desde los recursos humanos necesitamos implicarlos y comprometerlos con el proyecto de la empresa adaptándonos a estas expectativas”, insistía el experto en recursos humanos.

La felicidad del trabajador incide directamente en la cuenta de resultadosEl consenso ante este diagnóstico de la situación cundió entre los ponentes del congreso, que reunió a un millar de responsables y técnicos en recursos humanos. La anticipación, identificando las nuevas tendencias, es crucial para diseñar e implementar estrategias en este campo. La motivación de los trabajadores y su implicación en los proyectos es básica para el correcto funcionamiento de una organización empresarial y para mejorar su cuenta de resultados.

Como advertía Eduardo Serra, presidente de la fundación Transforma España, la causa del desafecto social reflejado en las últimas elecciones tiene mucho que ver con que los políticos no han sabido escuchar ni responder a las nuevas exigencias de la sociedad. Un aviso del que las empresas también deben tomar nota antes de que sea tarde.

Enrique Sánchez de León, director general APD. (Eva Máñez)
Enrique Sánchez de León, director general APD. (Eva Máñez)

Salario emocional

Las consecuencias de pasar inadvertido este cambio de paradigma, en el que abundan las exigencias respecto a una mayor humanización de las empresas, pasan por una desmotivación y una falta de implicación de los trabajadores muy perjudiciales para la organización. Para evitar esta deriva, Miguel Ángel Zuil, socio director de Boyden, remarcaba que es urgente “reaccionar a los cambios y adaptar a ellos las organizaciones”. Para ello, nada mejor que servirse de las propias tecnologías para “utilizarlas como canales de comunicación bidireccional, saber qué opinan los recursos, darles a conocer el proyecto empresarial y guiarlos en su labor”.

El empoderamiento y la inteligencia colectiva, conceptos que se han puesto en boga tras la popularización de las tecnologías de la comunicación, son activos que pueden revertir de forma muy positiva si se saben llevar al terreno empresarial. En este sentido, Guillermo Rey, director de recursos humanos de Alcoa, remarcaba que hoy en día los jóvenes ponen más énfasis en la finalidad, en trabajar en base a sus valores y principios, que en las bonificaciones. Apoyándose en las conclusiones de estudios neurocientíficos, Rey afirmaba que “lo que da sentido a la inspiración son más bien factores extrínsecos, que permitan dirigir nuestras vidas, empoderarse y vivir con una finalidad”. Por tanto, sentenciaba, “hay que saber canalizar las pasiones para encontrar la motivación”.

La premiada directora corporativa de capital humano de Sage, Susana Hidalgo, hablaba de este modo de “salario emocional”. Cuidar al trabajador, no tanto con incentivos económicos sino emocionales, es una de las tendencias para conseguir retener y potenciar el talento de los empleados. Y es que, “la felicidad del trabajador incide directamente en la cuenta de resultados”, afirmaba.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios