LA sufren el 90% de las MUJERES

9 mitos y verdades sobre la celulitis y sobre los métodos para terminar con ella

Entre el 85 y el 98% de las mujeres tienen celulitis en algún momento de su vida. No es una enfermedad, sino una preocupación estética muy extendida

Foto: La celulitis es un fenómeno común, presente en la piel de casi todas las mujeres.
La celulitis es un fenómeno común, presente en la piel de casi todas las mujeres.

Entre el 85 y el 98% de las mujeres tienen celulitis en algún momento de su vida tras la pubertad. No se trata en ningún caso de una enfermedad, sino de una preocupación estética hacia un fenómeno –la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo– tan normal como poco aceptado. Según un estudio realizado por ThioCamp, nueve de cada diez mujeres españolas asegura estar preocupada por la celulitis, es decir, todas las que la han padecido, pese a ser un fenómeno, en la mayoría de los casos, inevitable.

En torno a la celulitis existe una gran desinformación, de la que se aprovechan muchos charlatanes que prometen remedios definitivos que nada pueden hacer para combatir una característica de nuestro cuerpo que es perfectamente normal. Estas son varias de las afirmaciones más extendidas sobre la celulitis, algunas ciertas, pero otras completamente falsas.

“La dieta influye en la aparición de la celulitis”. VERDADERO

La alimentación por sí sola no va a determinar que tengas o no celulitis, pero una dieta equilibrada evita la aparición de inflamación y la acumulación de grasas, que a la larga acaban haciendo que la celulitis empeore. Una correcta hidratación también es decisiva para que la celulitis no vaya a más, por ello ayuda consumir mucha agua y alimentos ricos en ésta.

“La celulitis está causada por las toxinas del cuerpo”. FALSO

Algunos de los bálsamos que se venden para tratar la celulitis aseguran que ayudan a acabar con las impurezas y toxinas presentes en la piel. Pero ni la eficacia de estos ungüentos, ni aquello sobre lo que aseguran basarse, están respaldados por la ciencia. La celulitis no tiene nada que ver con las toxinas, si no con la acumulación de grasa.

“La celulitis empeora con la edad”. VERDADERO

Las hormonas juegan un importante papel en la aparición de la celulitis. Tras la menopausia se reduce la producción de estrógeno, una hormona que ayuda a que la sangre circule mejor. Esto puede implicar también una disminución de la producción de nuevo colágeno y un desgaste mayor del tejido conectivo. Y todo ello se traduce en más celulitis.

“La celulitis sólo la sufren las gordas” FALSO

Teniendo en cuenta que nueve de cada diez mujeres tienen celulitis pensar que ésta es algo propio tan sólo de las que tienen sobrepeso es una estupidez en toda regla. Es cierto que la alimentación influye, pero puedes comer muy bien y estar muy en forma y, asún así, tener celulitis. Se trata de un fenómeno presente en casi todas las mujeres, incluidas las supermodelos.

“La celulitis tiene una base genética”. VERDADERO

Sabemos que la severidad de la celulitis es en parte hereditaria, y si tu madre o tu abuela la padecen es probable que tú también la tengas. Contra esto poco se puede hacer, pero es importante saber que el factor genético no es tan decisivo en la severidad de la celulitis como la alimentación o el ejercicio.

“Las cremas pueden curar la celulitis”. FALSO

Ningún estudio científico (y se han hecho cientos) ha demostrado que la aplicación de una crema puede reducir la presencia de celulitis. Las cremas que se venden como anticelulíticas (en su mayoría muy caras) pueden ayudar a hidratar la piel, y que esta tenga mejor aspecto, pero es sólo fachada: en ningún caso ayudan a paliar la severidad de la celulitis ni prevenir su aparición.

“El ejercicio ayuda a reducir la aparición de celulitis”. VERDADERO

La práctica regular de ejercicio no puede curar la celulitis, pero en muchos casos puede prevenir su aparición y reducir su severidad. La celulitis se produce cuando las fibras conectivas presentes debajo de la piel se debilitan o pierden su elasticidad, y el estiramiento y fortalecimiento de esas áreas puede ayudar a reducir su severidad. Además, el ejercicio nos ayuda a quemar el exceso de grasas, lo que previene su acumulación. Aunque se padezca celulitis (algo de lo que, insistimos, es casi imposible librarse), unos músculos firmes y bien tonificados tensan la piel y hacen que la celulitis sea menos visible.

“La liposucción puede acabar con tu celulitis”. FALSO

La liposucción, que consiste en extraer quirúrgicamente el exceso de grasa de debajo de la piel no resuelve la celulitis. En un primer momento esta disminuirá, pero aparecerá de nuevo en cuanto vuelva a acumularse la grasa. De hecho, el procedimiento puede incluso hacer que la distribución de grasa sea más desigual, y al aspecto exterior de la celulitis aún peor.

 “Los masajes pueden reducir la celulitis”. VERDADERO

Al contrario que las cremas, la aplicación de masajes sobre la piel (y otras técnicas como el laser) sí pueden reducir la aparición de la celulitis, y aunque sus resultados no son permanentes, sí son efectivos en el corto plazo. Existen numerosos tratamientos dermoestéticos para la celulitis, sin llegar a la cirugía, un extremo que sólo es recomendable si la celulitis alcanza niveles alarmantes y afecta a la calidad de vida del paciente. Algunos de ellos son parcialmente eficaces, pero no son para todos los bolsillos. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios