MEDIANTE ESCÁNERES Y PALABRAS CLAVE

Es posible decodificar el significado de los sueños, según los científicos

Los últimos últimos avances científicos que explican el funcionamiento del cerebro han servido para responder a algunas cuestiones abiertas por Freud

Foto: El hipocampo y el sistema límbico son centrales en la configuración de los sueños. (Corbis)
El hipocampo y el sistema límbico son centrales en la configuración de los sueños. (Corbis)

El interés científico por la interpretación de los sueños ha ido disminuyendo durante las últimas décadas a la par que descendía la influencia de disciplinas como el psicoanálisis. Sin embargo, el hombre nunca ha renunciado a encontrar el significado de esas realidades oníricas que todos experimentamos mientras dormimos. Las últimas investigaciones sobre esta cuestión parten de los avances científicos que explican el funcionamiento del cerebro y que han servido para responder a algunas cuestiones abiertas por Sigmund Freud.

El hipocampo, que juega un papel fundamental en lo que se refiere a la retención de los recuerdos, así como el sistema límbico, que gestiona las respuestas fisiológicas ante los estímulos emocionales, son el centro de atención de los estudios más recientes. Tal y como ha apuntado el equipo de investigadores liderado por el neurobiólogo Michel Jouvet, profesor emérito de medicina experimental en la Universidad de Lyon, el hipocampo es el responsable de que incorporemos a nuestros sueños a determinadas personas o situaciones, mientras que el sistema límbico es el encargado de hacer que estas sensaciones nos parezcan reales.

La singularidad de los sueños no impide que se desarrollen reglas, categorías o principios oníricosPor último, la ausencia de actividad en la corteza prefrontal del cerebro provoca que los sueños carezcan de lógica. Como en las pinturas surrealistas de Dalí, los conceptos e ideas son reemplazados por objetos extraños, deformados y polimorfos, tratando de suplir mediante imágenes la incapacidad lingüística. Unas conclusiones que aportan respuestas a algunos de los principales interrogantes de la onirología, pero que echan por tierra la posibilidad de establecer patrones. “No existen sueños prototípicos, cada representación onírica está construida en base a la personalidad y a las experiencias de cada uno”, según las conclusiones más recientes a las que ha llegado Tobie Nathan, uno de los máximos representantes de la etnopsiquiatría y profesor de psicología en la Universidad de París VIII.

La importancia de las palabras clave

A pesar de que las interpretaciones de los sueños no se pueden generalizar, para Jouvet sí es posible establecer marcos interpretativos adaptados a cada persona. La singularidad de los sueños no impide que se desarrollen reglas, categorías o principios oníricos, aunque estos tendrán que adaptarse a cada persona. Sin embargo, para estos investigadores la mayor parte de los sueños “son insignificantes”, como meras deconstrucciones (o reconstrucciones) de las experiencias que hemos tenido durante el día. “Sólo un porcentaje muy pequeño de sueños tiene el suficiente interés e importancia como para extraer conclusiones”, apunta el neurobiólogo francés.

Sólo un porcentaje muy pequeño de sueños tienen el suficiente interés como para extraer conclusiones psicológicasUn extremo que cambiaría por completo la metodología de este tipo de estudios. De hecho, la mayoría de las investigaciones, sobre todo las llevadas a cabo por autores norteamericanos, utilizan los llamados bancos de sueños, “con los que sólo se puede llegar a conclusiones equivocadas”. La metodología correcta, según estos últimos avances, consiste en extraer de los testimonios de los pacientes una serie de palabras claves cuya presencia en los sueños determinará el grado de importancia de estos.

“Sólo conociendo los intereses de cada uno, sus preferencias y fobias, lo que ama y odia, podremos llegar a interpretar sus sueños”, añade Jouvet. Eso sí, siempre y cuando aparezcan en los sueños algunas de las palabras clave seleccionadas previamente (que se suelen representar en imágenes).  

Resonancias magnéticas para descifrar sueños

A mediados del pasado año, un grupo de neurobiólogos japoneses consiguió interpretar los sueños de un grupo de voluntarios gracias al análisis de una serie de imágenes cerebrales obtenidas mediante resonancias magnéticas. Los científicos descubrieron que las imágenes que se vieron en los sueños podían clasificarse en categorías amplias que estaban correlacionadas con la información que arrojaron los escáneres. Según las conclusiones del estudio publicado en la revista Science, después de repetir el experimento, los investigadores lograron reconocer lo que habían soñado los participantes con una precisión del 60%.

El experimento se repitió más de 200 veces con cada participante y el porcentaje de acierto fue siempre similar. Los científicos afirman que éste es un paso clave hacia el logro de una lectura precisa de los sueños. Ahora, su siguiente paso consistirá en analizar si la actividad cerebral puede utilizarse para descifrar otros aspectos de los sueños, como las emociones que se experimentan al dormir.

Yukiyasu Kamitani, autor principal del estudio y director de los Laboratorios Computacionales de Neurociencia ATR en Kioto, aseguró tener “una firme convicción de que es posible la decodificación de sueños o, al menos, ciertos aspectos particulares de estos".

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios