¿QUÉ DEBES COMER ESTA NOCHE?

La mejor cena de San Valentín: alimentos para despertar el deseo

Desde tiempos remotos el hombre ha tratado de buscar comidas afrodisiacas con el objetivo de mejorar sus relaciones sexuales. A lo largo de la historia, se

Foto: La mejor cena de San Valentín: alimentos para despertar el deseo
La mejor cena de San Valentín: alimentos para despertar el deseo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Desde tiempos remotos el hombre ha tratado de buscar comidas afrodisiacas con el objetivo de mejorar sus relaciones sexuales. A lo largo de la historia, se han mitificado determinados alimentos, exagerando sus efectos y dándoles propiedades que ningún nutriente tiene, como si comer una u otra cosa fuera a elevarnos a un incontrolable estado de excitación sexual.

    Una determinada comida no basta para que se despierte nuestro deseo sexual, pero sí es verdad que hay ciertos alimentos que, incluidos en nuestra dieta, pueden hacer que mejore nuestra vida sexual, y nuestra fertilidad, así como hay algunos que tienen el efecto contrario. 

    LAS COMIDAS QUE MEJORAN NUESTRA VIDA SEXUAL

    Fresas

    La fresa siempre ha sido una fruta sexy pero, además, tiene ciertas propiedades que pueden mejorar nuestras relaciones sexuales. Se trata de un alimento rico en antioxidantes, beneficiosos para la circulación de la sangre, que es a su vez crucial para tener encuentros sexuales satisfactorios. Se trata, también, de una fruta rica en vitamina C que, según aseguran diversos estudios, está relacionado con un esperma de mayor calidad.

    Aguacates

    Los aztecas llamaban al árbol del aguacate “árbol de los testículos”, debido al parecido de los aguacates con el citado órgano masculino.

    Más allá del mito, los aguacates, uno de los “superalimentos” de moda, son ricos en vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes, potasio y vitamina B6, con conocidas propiedades protectoras del sistema cardiovascular. El aguacate es, además, una importante fuente de grasas monosaturadas, saludables para el corazón y, por tanto, para nuestra vida sexual. Los hombres con problemas circulatorios tienen el doble de probabilidades de padecer problemas de erección, y son disfunciones que están íntimamente relacionadas.

    Almendras

    Las almendras contienen tres elementos que pueden ser importantes en nuestra vida sexual: el selenio, que está ligado a una mayor fertilidad, la vitamina E, que previene problemas cardiovasculares; y el zinc, un mineral que participa en la producción de hormonas sexuales masculinas y puede fomentar la excitación sexual.

    Los frutos secos son, además, una gran fuente de ácidos grasos omega-3 cuyos beneficios sobre el sistema cardiovascular son de sobra conocidos.

    Sandía

    Además de ser una fruta muy baja en calorías (al fin y al cabo está formada en su mayor parte por agua), la sandía tiene potenciales propiedades afrodisiacos. En 2008, un estudio aseguró que la sandía tenía importantes efectos sobre la circulación y podría actuar como la Viagra, provocando erecciones e incrementando la excitación sexual. Además de contener carotenos y licopeno, la sandía contiene citrulina, un compuesto biológico que produce un relajamiento de los vasos capilares y podría mejorar palpablemente el desempeño sexual.

    Batata

    La batata es un tubérculo rico en potasio, un buen aliado para aliviar la presión arterial, que se relaciona con un mayor riesgo de padecer una disfunción eréctil. Es además un alimento rico en caroteno, un compuesto químico que se transforma en vitamina A y que, se cree, podría guardar relación con una mayor fertilidad

    Ostras

    Las ostras han estado siempre rodeadas de cierto misticismo sobre su efecto afrodisiaco, según se cree dado su parecido con el órgano sexual femenino. Se tiene constancia de que los romanos atribuían propiedades afrodisiacas a las ostras ya en el siglo II a.C, en concreto con respecto al aumento de la potencia sexual del hombre. Aunque los científicos no han llegado a un consenso sobre su verdadero efecto afrodisiaco, si es cierto que las ostras son uno de los alimentos con mayor contenido en zinc, cuyo efecto sobre la excitación sexual es conocido. Las ostras, además de las almejas y los mejillones, contienen ácido aspártico y NMDA (N-metil D-aspartato) compuestos que parecen ser eficaces en la liberación de hormonas sexuales como la testosterona y el estrógeno.

    Como las ostras no son un alimento que podamos consumir a diario, un buen sustituto de estas es el sésamo, cuyas semillas contienen una gran cantidad de zinc.

    Plátanos

    Los plátanos y bananas han sido frutas a las que se ha atribuido siempre propiedades afrodisiacas, algo que es lógico dada su evidente forma fálica. Pero, al margen de esto, se trata de una fruta con alto contenido en potasio y vitamina B, que podría cumplir un papel clave en la producción de hormonas sexuales.

    Chocolate

    El cacao, y su principal derivado, el chocolate, ha estado siempre asociado al amor y al sexo. Desde tiempos de los mayas, que consideraban al cacao la comida de los dioses, se ha atribuido al chocolate propiedades afrodisiacas. Tras estos, fueron los aztecas los que más importancia dieron al cacao y los que lo descubrieron al resto del mundo tras ser conquistados. Cuenta la leyenda que Moctezuma II era un gran adicto al chocolate y bebía 50 tazas de chocolate al día para mejorar su desempeño sexual. Lo que es seguro es que Hernán Cortés conoció el chocolate de manos de éste, que le invitó a tomarlo por ser una de sus bebidas favoritas.

    Aunque el chocolate no tiene unos efectos afrodisiacos tan evidentes como se le ha atribuido a lo largo de la historia, contiene dos compuestos, la feniletilamina y la serotonina, que actúan como neurotrasmisores y provocan estados de ánimo positivos. Ambas sustancias están relacionadas con los sentimientos amorosos y, aunque no son suficientes para que aparezca el deseo sexual, sí facilitan la llegada de este. Un estudio publicado en 1996 en la revista Nature, apuntó además a la presencia de anandamina en el chocolate, un compuesto que tiene efectos similares al del THC (el psicoactivo principal de la marihuana). Según esta investigación, el chocolate podría tener efectos inhibidores, que no tiene nada que ver con el incremento del deseo sexual, pero sí podría hacernos más receptivos a las sugestiones al respecto.

    LAS COMIDAS QUE EMPEORAN NUESTRA VIDA SEXUAL

    Alcohol

    La (estrecha) relación del sexo con el alcohol en los encuentros amorosos casuales ha sido enormemente debatida por la comunidad científica. Es cierto que, en un principio, el alcohol nos relaja y facilita nuestra relación con sujetos desconocidos del sexo contrario pero, a la larga, resulta fatídico para las relaciones sexuales. El alcohol reduce el deseo sexual, disminuye nuestra sensibilidad y nuestra capacidad de excitación, dificulta la erección en el hombre y hace que tomemos decisiones equivocadas respecto al sexo, dado a su capacidad para desinhibirnos de las responsabilidades.

    Carne

    Aunque la carne tiene componentes beneficiosos para nuestra salud, como las proteínas y el zinc, es también una fuente importante de grasas saturadas y colesterol. Una dieta con demasiada presencia de carne es asociada con un mayor prevalencia de diabetes de tipo 2, mayor presión arterial y, en definitiva, más probabilidades de padecer dolencias cardiovasculares, todas ellas relacionadas con posibles problemas sexuales.

    Un estudio de 2006 aseguró, además, que el consumo de carne está asociado con un olor corporal menos atractivo. Los científicos analizaron el efecto de la carne roja respecto al olor de las axilas y descubrieron que los hombres que consumían una dieta sin carne desprendían un hedor corporal más agradable y atractivo.

    Alimentos fritos y grasientos

    Todas las comidas con alto contenido en grasas saturadas y trans, puede tener un efecto negativo en el sistema cardiovascular y, por tanto, en nuestro desempeño sexual. Este tipo de grasas, además, podrían tener un papel importante en el desarrollo de diabetes de tipo 2, que causa problemas sexuales tanto en hombres como en mujeres.

    Aunque las comidas fritas son siempre poco saludables, el tipo de aceite empleado puede implicar la aparición de un tipo de grasa u otro. Siempre son preferibles los aceites vegetales y, a ser posible, el de oliva. 
    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios