en las proximidades de la puerta de atocha

Baños hammam, masaje y restaurante árabe en Madrid

Si quiere disfrutar de una tarde en la que el estrés será una palabra a olvidar, eche un vistazo a este plan que han preparado para usted

Foto: Baños árabes del Hammam Al Ándalus de Madrid
Baños árabes del Hammam Al Ándalus de Madrid

Los beneficios del agua han sido registrados desde hace siglos. La tranquilidad que transmiten los entornos donde el líquido elemento es el protagonista colabora a que la relajación del cuerpo sea aún mayor mientras se disfruta del baño. En Madrid, una ciudad donde las prisas y el estrés se intuyen en cada esquina, también es posible dejar a un lado el reloj y darse un capricho 'acuático' de lo más enriquecedor.

El Hammam Al Ándalus ofrece sus servicios para que la rutina quede relegada a un segundo plano durante el baño de hora y media que han preparado para usted. El plan está pensado para que comience a las 20 horas –de lunes a sábado–, un momento perfecto para que los problemas de la oficina o el ajetreo familiar dejen de ser una preocupación y empiecen unos minutos de completo disfrute personal.

Decorado en estilo mudéjar, iluminado solo con velas y luz natural, este espacio está situado sobre un antiguo aljibe del siglo X que servía para recoger y conservar el agua de la lluvia. En las proximidades de la Puerta de Atocha es donde se puede encontrar este remanso de paz que recuerda la tradición de la España andalusí donde los hammanes eran lugares muy destacados en la sociedad al ser centros de higiene, purificación y tertulia.

Hammam árabe en Madrid
Hammam árabe en Madrid

En la actualidad, estos objetivos han quedado difuminados, y por norma general en los ambientes de este estilo no se recomienda mantener conversaciones ni elevar la voz para no distorsionar la atmósfera de sosiego que puede respirarse. Este será el único 'requisito' que deberá tener en cuenta, pues el resto de elementos –desde toallas hasta gel para la ducha– son proporcionados por el establecimiento. No es necesario llevar gorro de baño, pero sí el pelo recogido, y conviene recordar que las zapatillas solo se pueden utilizar en los vestuarios –el resto del espacio se recorrerá descalzo–.

Sus diferentes salas ofrecen piscinas de vapor, agua templada –36ºC–, fría –15ºC– y caliente –40ºC–, todas completamente accesibles para los clientes. Después, un masaje de 15 minutos se convertirá en el perfecto broche final para su estancia en el Hammam Al Ándulus de Madrid.

Cena en un restaurante de comida árabe

No crea que su jornada de relax termina al salir de los baños. A las 22 horas tendrá una mesa reservada a su nombre en el restaurante Al Mounia, ubicado a unos 20 minutos a pie de la Puerta de Atocha. Si desea sentirse como un auténtico jeque, puede solicitar el traslado en coche de lujo contratando el servicio de manera opcional. Una vez que baje del vehículo creerá haber viajado hasta las 'Mil y una noches', pues este establecimiento madrileño está decorado a imagen y semejanza de un antiguo palacete árabe.

Restaurante Al Mounia
Restaurante Al Mounia

En sus salones, ornamentados con policromías y tonos dorados, se han sentado desde políticos a personajes de la farándula. Los más de 40 años que Al Mounia lleva sirviendo a sus clientes le posicionan como un restaurante de referencia en lo que a cocina marroquí se refiere. El precio del plan incluye un menú especialmente elaborado para usted, compuesto de entrantes de ‘kimas’ y albóndigas; un primer plato de ‘pastella’ –hojaldre agridulce de pollo y almendras– y un plato principal a elegir entre cuscús de cordero o tallín de pollo en 'm'charmel'.

Cuando vaya a hincarle el diente al postre –una selección de pastelería oriental artesana– dará comienzo un espectáculo de danza del vientre que le transportará a Marruecos sin necesidad de pasaporte. ¿A qué espera para sentirse como un califa?

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios