¿tienen la menopausia los animales?

Por qué el picante nos hace sudar y otras respuestas científicas a preguntas cotidianas

¿Por qué tenemos los ojos de colores? Verdes, azules, marrones, castaños, grises... Si los monos tienen todos los ojos marrones oscuros, ¿en qué momento el ser humano

Foto:
Autor
Tiempo de lectura6 min

Mire un momento su propio cuerpo, ¿cree que lo conoce? ¿De verdad? Piense de nuevo. El cuerpo humano es un complejo elemento en el que las reacciones se suceden a veces por motivos evidentes y otras por razones más complejas. ¿De qué sirve a la especie humana que las mujeres pasen décadas de menopausia? ¿Por qué siempre tenemos sueño después de comer?

El podcast The Naked Scientist busca respuestas a estas y otras preguntas para que todos conozcamos mejor nuestro propio cuerpo. ¿Sabe por qué la menta le da sensación de frío y el picante en camvio le hace sudar? ¿No? Pues siga leyendo.

¿Por qué tenemos los ojos de colores?

Verdes, azules, marrones, castaños, grises... Si los monos tienen todos los ojos marrones oscuros, ¿en qué momento el ser humano desarrolló un iris de distintos colores?

El color de nuestros ojos es un rasgo genético determinado por la cantidad y distribución de melanina en el iris, un proceso complejo en que que intervienen varios genes que dan forma el resultado final. En todo el mundo, el color mayoritario es el castaño, pero Europa es la excepción: aquí se generó una diversidad de colores para la que existen diversas teorías. Una de ellas propone que es un efecto de la selección natural asociado a una piel más clara que asegura suficiente vitamina D en latitudes alejadas del ecuador. Sin embargo, la pigmentación de la piel y la de los ojos muchas veces no está relacionada.

También se ha considerado como causa una hibridación con los neandertales, pero estudios posteriores sugieren que el genoma mitocondrial de estos no ha llegado a los europeos modernos en el mismo porcentaje de europeos con los ojos claros, de forma que debe haber otra causa.

En cualquier caso, una vez aparecidas las mutaciones que dieron distintos colores a nuestros ojos, esos colores diferentes resultaban probablemente más llamativos y atractivos para el sexo opuesto, lo que daba una ventaja reproductiva a quienes los tenían y ayudaban a preservar sus genes en las siguientes generaciones.

¿Tienen la menopausia otros animales?

La menopausia es un fenómeno curioso desde el punto de vista de la naturaleza: los hombre son fértiles prácticamente hasta el final de su vida, mientras que las mujeres dejan de serlo entre los 40 y los 50 años, momento en el que su cuerpo cambia y se adapta a una nueva situación. Si la finalidad de cualquier ser vivo es sobrevivir y esparcir sus genes, ¿por qué ocurre esto? ¿No es un desperdicio? ¿Pasan por la menopausia las hembras de alguna otra especie? Pues sí, pero solo dos, que sepamos, y son dos especies de cetáceos.

Una de ellas, las orcas, fueron las protagonistas de un estudio publicado hace unos meses que sirvió para entender cuál es la función de la menopausia. Es la llamada hipótesis de la abuela, que establece que en los grupos humanos, y en los de orcas, las hembras mayores ya infértiles pueden dedicar todo su tiempo, esfuerzo y experiencia en sacar adelante a sus nietos, es decir, a las crías de sus crías, de forma que estas tienen mayores probabilidades de sobrevivir y llegar a la vida adulta, y reproducirse a su vez, dando continuidad a su carga genética.

¿Por qué la menta 'enfría' la boca?

En muchos restaurantes acompañan la cuenta con un pequeño caramelo de menta para que el cliente salga de allí con una sensación de boca limpia y aliento freso. Frescor es precisamente la sensación que nos da la menta en la boca. Pero si el frío no es un sabor, ¿por qué un alimento nos da esa sensación?

El responsable es uno de sus componentes, el mentol, que actúa sobre los receptores de la lengua, llamados TRPM8 que transmiten al cerebro la señal de frío cuando bebemos o comemos algo fresco o congelado.

Algo parecido ocurre con los alimentos picantes, que nos dan sensación de calor y nos hacen sudar. La responsable en este caso es la capsaicina, presente en ingredientes como el chila, la cayena o el tabasco. Esta molécula es un método de defensa de las plantas ante sus depredadores, y es así, como una agresión, como la interpreta nuestro cuerpo.

La capsaicina estimula los receptores del color que se encuentran en las papilas gustativas de la lengua, haciendo creer al cerebro que la temperatura corporal está aumentando peligrosamente y activando los mecanismos de defensa. Por eso nos hace sudar y nos ponemos colorados, ya que nuestros vasos sanguíneos se dilatan para ayudarnos a recuperar los niveles de temperatura normales.

¿Podríamos beber el agua de la Luna?

En 2009 la misión LCROSS de la NASA confirmó la presencia de agua en el interior de la Luna, aproximadamente unos 45 litros por tonelada de polvo lunar. También hay cráteres llenos de huelo en el polo norte de nuestro satélite, y eso se calcula que pueden ser cientos de millones de toneladas métricas de agua helada. ¿Podríamos beber ese agua si la colonización de la Luna llega a ocurrir alguna vez?

La decepcionante respuesta es que no. Al menos, no sin pasarla antes por un cuidadoso proceso de filtrado. Según publicaba la NASA en 2011, en el agua encontrada en la Luna se encuentran de elementos metálicos como mercurio, magnesio, calcio, plata y sodio, muy tóxicos para el ser humano. Lo mismo ocurre con otras fuentes de agua líquida encontradas hasta la fecha en el sistema solar, por ejemplo en Marte. Por el momento, mejor limitarse al agua dulce terrestre.

¿Por qué nos da sueño después de comer?

Puede que la siesta sea una actividad esencialmente española, pero la sensación de modorra después de comer es universal. ¿A qué se debe.

Mucha gente cree que el motivo es que toda la sangre de tu cuerpo acude al estómago para contribuir a la digestión, pero según Giles Teo, investigador de Neurociencia Molecular y Celular de la Universidad de Cambridge, esto es un mito.

La verdad es algo más compleja. Cuando tenemos una masa de comida en el estómago y el tracto intestinal, esto activa el llamado sistema nervioso parasimpático, perteneciente al sistema nervioso autónomo, que controla las funciones y actos involuntarios de nuestro cuerpo y está encargado de la producción y restablecimiento de la energía.

Al contrario que el sistema nervioso simpático, que nos prepara para la acción asociada a las llamadas 'situaciónes E' (escape, estrés, ejercicio o emergencia), su función principal es precisamente la de mantener el cuerpo en reposo y relajado después de cualquier esfuerzo relacionado con actividades importantes, como comer o practicar actos sexuales.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios