¿Por qué un bumerán siempre vuelve?

Por qué nos salen canas y otras respuestas científicas a preguntas cotidianas

¿Por qué nos salen canas con la edad? ¿De verdad no hay dos copos de nieve iguales? Cuando te pica la curiosidad, la ciencia viene al rescate

Foto:

Si no tienes dudas sobre el mundo que te rodea, es que no estás mirando bien. Hay decenas de pequeños detalles que damos por sentados, pero que si nos fijamos, resultan intrigantes. ¿Por qué se nos arrugan los dedos en la ducha? ¿De verdad no hay dos copos de nieve iguales? ¿Qué hace a un bumerán volver a tu mano después de lanzarlo con todas tus fuerzas? La ciencia, amigos, tiene la respuesta.

1. ¿Por qué lloras con la cebolla...

No hay tanta diferencia entre una cocina y un laboratorio. Al final, es todo cuestión de química, y es precisamente la química lo que explica las reacciones que nos producen algunos alimentos.

Por ejemplo, los llantos de la cebolla. Cuando cortas una cebolla, también estás cortando sus células, rompiendo sus membranas y esparciendo todos sus componentes. Cuando una vez liberados, dos de esos componentes, los sulfóxidos de aminoácidos y las enzimas amilasas, se encuentran, se mezclan y dan forma a un tercer compuesto, llamado sulfóxido de tiopopanal. Este es un gas incoloro que sube desde la cebolla que estamos cortando hasta nuestros ojos, donde reacciona con el agua que los cubre y se transforma en ácido sulfúrico. Ante la irritación que el ácido nos causa, las glándulas lacrimales salen al rescate y segregan lágrimas para diluir el compuesto irritante.

... y estornudas con la pimienta?

Cebolla para llorar y pimienta para estornudar. Hay dos motivos por los que nos causa esta ruidosa reacción. El primero es que es habitual consumirla en polvo, e igual que cualquier otra pequeña partícula en suspensión, las de pimienta pueden estimular las células nerviosas del interior de la nariz al ser respiradas, causando así un estornudo para expulsarlas del cuerpo. El segundo es la piperina, un alcaloide que da a la planta de la pimienta, independientemente de su variedad, su característico sabor picante. El mismo efecto estimulante que causa la piperina en las papilas gustativas lo ejerce sobre las células nerviosas del interior de la nariz, obligándote a estornudar.

2. ¿De verdad no hay dos copos de nieve iguales?

La probabilidad de que dos cristales de hielo, o de que dos copos de nieve (varios cristales juntos) sean idénticos en aspecto y estructura molecular se considera prácticamente igual a cero, pero es una cuestión difícil de probar (o desmentir) empíricamente: cada invierno caen un cuatrillón (1.000.000.000.000.000.000.000.000) de cristales de hielo del cielo, según los datos de la Biblioteca del Congreso de EEUU.

Puesto que analizarlos todos sería una tarea imposible, son los cristalógrafos y meteorólogos los que estudian cómo se forman esos cristales y explican por qué no puede haber dos idénticos. Para empezar, no todas las moléculas de agua son exactamente iguales: la mayoría tienen dos átomos de hidrógeno y un de oxígeno, pero a veces un átomo de deuterimio sustituye a uno de los hidrógenos, y otros varían en la extructura exacta del átomo de oxígeno.

Además, la estructura exacta de los copos de nieve depende de las condiciones atmosféricas concretas en las que se forman, y los cambios de temperatura afectan a su constitución, así que encontrar dos copos formados exactamente con el mismo desarrollo es virtualmente imposible.

3. ¿Por qué vuelve un bumerán?

Si tiras un avión de papel, un trozo de madera o una piedra, llegarán más o menos lejos dependiendo de su diseño y tu fuerza, pero no volverán a ti como hace un bumerán. ¿Por qué este hace algo tan particular?

Por qué nos salen canas y otras respuestas científicas a preguntas cotidianas

Un bumerán debe ser lanzado con fuerza y con un movimiento que lo haga girar manteniéndose en vertical, en sentido perpendicular a la dirección de lanzamiento. Pero no es el lanzador, sino la forma del objeto lo que lo hace volver a sus manos, en concreto la disposición de sus brazos o aspas y el perfil de su superficie. Este último es el que da el soporte al objeto para mantenerse en el aire, igual que ocurre con las alas de los aviones, y sin él, el bumerán no volvería porque se iría al suelo mucho antes.

Pero es la precesión giroscópica lo que hace que vuelva: cuando el bumerán gira, una de sus aspas, la que está arriba, se mueve a través del aire más rápido que la otra y, por tanto, la fuerza que lo sostiene es mayor. La diferencia entre esa fuerza en una y otra aspa produce una torsión constante que hace que el bumerán cambie poco a poco de dirección hasta darse la vuelta.

4. ¿Por qué se te arrugan los dedos en la ducha?

Nuestra piel está formada por tres capas: el tejido subcutáneo es la capa más profunda, que contiene grasa y tejido conectivo así como nervios y vasos sanguíneos; la dermis es la capa del medio, con vasos nerviosos más finos, nervios, la raíz del vello y las glándulas sudoríparas, y la epidermis es la capa exterior y ayuda a prevenir la evaporación excesiva de agua del cuerpo.

También absorbe agua de fuera, del aire o del agua si estamos sumergidos. En la palma de las manos y en la planta de los pies, la piel es más gruesa, y por tanto absorbe más agua. A medida que la epidermis absorbe agua, se expande y forma surcos y crestas para adecuar el aumento de su superficie a la dermis, que sigue siendo igual.

5. ¿Por qué nos salen canas?

La explicación científica de cómo se forman las canas es bien conocida. Inicialmente, el pelo es blanco. Su color depende de la mezcla de dos tipos distintos de melanina: la eumelanina, de tono oscuro, y la feomelanina, que aporta el tono claro. De la mezcla de ambos salen todos los colores de pelo posibles. Los melanocitos, las células pigmentadas que forman la melanina, se sitúan en el borde de los folículos pilosos e inyectan el color en las células que contienen queratina, la proteína de la que está formado el pelo. Con la edad, se reduce la producción de melanina, y el pelo se vuelve gris y finalmente blanco.

Lo que los científicos no tienen del todo claro es por qué ocurre esto. Una hipótesis es que los folículos pilares tienen un 'reloj' que ralentiza y detiene la actividad de los melanocitos, reduciendo así la pigmentación que recibe nuestro cabello. Otra sugiere que es una característica genética, y que eso explicaría por qué en algunas personas la aparición de las canas ocurre antes y en otras después, y por qué en unas se extienden muy rápido y en otras muy despacio.

*Si tienes alguna pregunta, si alguna duda te corroe, si la curiosidad te pica... ¡Pregúntanos! Puedes escribirnos un correo a teknautas@elconfidencial.com con todo aquello que te intrigue y para lo que quieras una explicación científica, y haremos todo lo que esté en nuestra mano para responderte.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios