investigador del instituto de nanociencia de Aragón

El español que ha recibido millones por su innovadora idea contra el cáncer

¿Puede un catalizador coger los nutrientes de un tumor y convertirlos en elementos tóxicos? Jesús Santamaría tiene 2,5 millones de euros y 5 años para averiguarlo

Foto: Jesús Santamaría, subdirector del Instituto de Nanociencia de Aragón, ha recibido 2,5 millones de euros del Consejo Europeo de Investigación
Jesús Santamaría, subdirector del Instituto de Nanociencia de Aragón, ha recibido 2,5 millones de euros del Consejo Europeo de Investigación

Jesús Santamaría, subdirector del Instituto de Nanociencia de Aragón, ha sido noticia esta semana porque el Consejo de Investigación Europeo le ha concedido 2,5 millones de euros y cinco años de plazo para explorar las posibilidades de una nueva idea para luchar contra el cáncer.

Porque Santamaría no está especializado en la investigación del cáncer: es catedrático del departamento de Ingeniería Química y Ambiental. Sus trabajos anteriores consistieron en el diseño y desarrollo de catalizadores, elementos que facilitan o inhiben una reacción química. Gracias a eso, un día tuvo lo que él describe como "una idea de estas que se te ocurren tomando un café".

Un tumor es un reactor catalítico

Santamaría llegó a la conclusión de que, además de una grave amenaza para la salud de quien lo padece, un tumor es, básicamente, un reactor catalítico que utiliza determinados nutrientes, como la glucosa, para fabricar más células tumorales que hacen que sea cada vez más y más grande. ¿No sería por tanto posible encontrar un elemento que actúe como catalizador, destruyendo esos nutrientes y así destruyendo el alimento del tumor? Merecía la pena probar.

¿No sería por tanto posible encontrar un elemento que actúe como catalizador, destruyendo esos nutrientes y así destruyendo el alimento del tumor?

El químico y su equipo encontraron varios potenciales catalizadores, capaces no solo de destruir la glucosa sino de además convertirla en otra sustancia que resulta tóxica para el tumor, frenando su crecimiento e incluso ayudando a su destrucción. Claro que encontrar los posibles catalizadores era solo el primer paso.

"La glucosa es muy perjudicial en el tumor porque lo alimenta, pero es esencial para procesos habituales de otras partes del cuerpo, así que habrá enviar el catalizador al sitio adecuado o puedes terminar creando nuevos problemas. Sus investigaciones demostraron que era posible llevarlo hasta el tumor y que fuese absorbido por los vasos capilares que lo alimentaban. También que existen métodos para activarlos solamente una vez que estén allí.

"Hay que asumir el riesgo"

Si lo que Santamaría se propone funciona, tendrá la ventaja de que servirá para contribuir al tratamiento de decenas de cánceres diferentes, porque atacará a uno de los procesos básicos de cualquiera de ellos. Pero para eso aun falta un largo camino. "De momento hemos demostrado que lo que nos planteamos no es absurdo. Ya se dispone de algunos catalizadores candidatos para probar, y de estrategias para llevarlos hasta el tumor. La activación se producirá por medio de irradiación con un láser infrarrojo, así que serán fotocatalizadores sensibles a esta radiación".

Gracias al proyecto concedido por el ERC, Santamaría tiene los fondos y el tiempo para llevar a cabo su investigación. Este tipo de proyectos, denominados Advanced Grants, se conceden a científicos con una carrera sólida y consolidada, y están pensados para financiar proyectos innovadores y arriesgados por los que no todos los países ni las empresas están dispuestos a arriesgar. "Para probar ideas nuevas, hay que estar dispuesto a asumir que a veces no dan los resultados esperados. Eso también es parte de la ciencia".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios