UN EXPERIMENTO QUE DURARÁ UN AÑO

Así es el 'Gran Hermano' de China para conseguir conquistar la Luna

Acaba de comenzar la segunda fase del último experimento que ha decidido llevar a cabo el gigante asiático, con el que ansía conseguir llegar de nuevo a la Luna en 15 o 20 años

Foto: Los voluntarios chinos que formaron parte de la primera fase del experimento. (Reuters)
Los voluntarios chinos que formaron parte de la primera fase del experimento. (Reuters)

China se ha lanzado a la conquista de la Luna. El país asiático fue, en diciembre de 2013, el tercero -después de Estados Unidos y de Rusia- en conseguir aterrizar una de sus naves en el satélite de nuestro planeta. Ahora, casi un lustro después, la intención del gobierno chino es clara: llevar a cabo una misión tripulada para lograr que sus astronautas pisen la Luna, reconozcan el terreno y, por qué no, den los pasos necesarios para comprobar si, un día no muy lejano, podría ser habitable.

El gigante asiático ha puesto en marcha un ambicioso plan con el que quiere convertirse en una de las grandes potencias espaciales. La intención de China es conseguir, que en 15 o 20 años, varios de sus astronautas sean capaces de llegar a la Luna. Para ello, ya han anunciado que se han puesto manos a la obra en la creación de una nave capaz de aguantar los retos que plantea una hipotética llegada. Y, además, ya comenzaron con los primeros experimentos con la tripulación.

De momento, y como no podía ser de otra manera, la investigación para conseguir alunizar se encuentra en unos pasos muy preliminares, pero China espera sacar sus primeras conclusiones a partir de la mitad del próximo año. Por ello, ha decidido llevar a cabo una investigación con varios estudiantes de la Universidad de Aeronáutica y Astronáutica de Pekín, que esta semana ha comenzado en segunda etapa: un 'Gran Hermano' lunar de 200 días de duración.

Tras acabar una primera fase de 60 días, en la que un grupo de voluntarios han cumplido con su primera misión, este lunes comienza la segunda unidad: un grupo de cuatro personas se encerrarán durante 200 días en un habitáculo de unos 70 metros cuadrados, donde convivirán como si lo hicieran en el interior de una aeronave. La intención no es otra más que probar el funcionamiento de su módulo de soporte vital bioregenerativo (BLSS por sus siglas en inglés).

Uno de los estudiantes, en una de las huertas de alimentos. (Reuters)
Uno de los estudiantes, en una de las huertas de alimentos. (Reuters)

Huertas para autoconsumo

Cuenta con un espacio habitable, además de otros dos en los que cultivarán plantas, con una estructura que simula la biosfera terrestre y donde absolutamente todo lo que se comerá durante estos 200 días provendrá de lo que sean capaces de generar: es decir, serán estos cuatro voluntarios los que se encarguen de plantar y cultivar cereales, verdura o fruta, además de producir agua y fertilizantes, así como procesar los residuos que se generen y purificar el aire.

A través de un comunicado, la propia universidad se ha encargado de explicar la razón del encierro de estos cuatro estudiantes voluntarios: "El experimento tiene la intención de ayudar a desarrollar las tecnologías necesarias para garantizar la seguridad y la calidad de vida de los astronautas en exploraciones espaciales de mediano y largo plazo", afirma, con la vista puesta de manera indudable en su intención de llegar a la Luna en los próximos años.

Durante 200 días, el equipo científico se encargará de analizar cómo conviven estos cuatro estudiantes, dónde es necesario potenciar el BLSS y qué se debe de mejorar para conseguir que los futuros astronautas no tengan problemas en sus viajes de mediana y larga duración al espacio. Una vez que termine esta segunda fase, tendrá lugar la última, de 105 días de duración, que servirá para acabar con el proyecto de un año de duración que busca la conquista de la Luna.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios