primer paso para derribar el obamacare

Los perdedores del 'Trumpcare': mujeres, gente con pocos ingresos y mayores de 60

El proyecto de ley aprobado por el Congreso pone el riesgo a miles de personas que podrían quedarse sin cobertura. Jóvenes, los que ganan más de 100.000 $ y están sanos son los más beneficados

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una imagen de archivo. (Reuters)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una imagen de archivo. (Reuters)

Era una de las promesas más firmes y repetidas por Donald ​Trump:​ derribar la actual ley sanitaria impulsada por Barack Obama y sustituirla por otra. Y en ello está, ya que los republicanos han conseguido dar el primer paso para eliminar el Obamacare tras intentarlo en hasta dos ocasiones.

Se trata así de la primera gran victoria del magnate desde su llegada a la Casa Blanca después de haber sufrido un estrepitoso fracaso al no conseguir los votos suficientes entre su propia bancada, ya que los ultraconservadores del Caucus de la Libertad exigían más cambios respecto a la ley de Obama. Una vez introducidos y si finalmente el Senado da luz verde a esta nueva ley -denominada Ley Estadounidense de Cuidado de Salud (AHCA, en inglés)- hasta 24 millones de personas podrían perder su cobertura médica en los próximos 10 años según un informe de la Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso. Los jóvenes, aquellos que estén sanos y gente con altos ingresos son los que salen ganando con el cambio.

¿Embarazada? Pagará mucho más

Entre esos cambios, el más importante es la eliminación de la prohibición de hacer pagar más a los asegurados que tengan problemas médicos preexistentes, algo en lo que incidía el Obamacare. Y es aquí donde las mujeres y los mayores de 60 años son los más perjudicado. En la actual ley sanitaria cualquier estadounidense puede conseguir un seguro de salud si padece una enfermedad ya que se prohibe que las empresas aseguradoras niegen la cobertura a quien está enfermo y que les cobren más por ello. Con el segundo borrador del Trumpcare cada estado dará luz verde a que las aseguradoras ofrezcan distintos precios en función de si el asegurado está sano o no.

Así, se establece una serie de 'enfermedades preexistentes' que harán subir el precio del seguro y entre ellas, muchas afectan única y exclusivamente a la mujer. En la larga lista se incluye desde un embarazo hasta una cesárea, la depresión postparto o la endometriosis. Según datos ofrecidos por Center for American Progress, una mujer sin complicaciones durante el embarazo podría ver aumentada su prima hasta 17.000 dólares más, lo que supondría un aumento del 425%. Y lo mismo ocurriría si el parto es por cesárea, algo cada vez más frecuente en Estados Unidos.

Manifestante sostiene una pancarta contra el sistema sanitario de Donald Trump. (Reuters)
Manifestante sostiene una pancarta contra el sistema sanitario de Donald Trump. (Reuters)


En la lista de 'enfermedades preexistentes' también se incluyen distintos tipos de cáncer, entre ellos dos que afectan solo a mujeres: el cáncer cervical y el cáncer de ovarios. Si esto ocurre, el precio del seguro podría dispararse entre los 97.000 y los 142.000 dólares anuales, un coste prácticamente inasumible. Además, si una mujer es violada o ha sufrido violencia de género el seguro también subiría. Con el Obamacare estos casos no eran discriminantes aunque aparecieran en la historia clínica del paciente y su tratamiento estaba cubierto. A pesar de que con el Trumpcare las compañías de seguros todavía tienen prohibido cobrar más a las mujeres, los estados podrían permitir a las aseguradas eliminar algunos beneficios básicos que marcaba la ley de Obama, como la atención a la maternidad o la planificación familiar a través de los anticonceptivos.

Los jóvenes y sanos tendrán mejor seguro

Pero no solo la mujer es la que más sale perdiendo con este cambio, las aseguradoras podrán cobrar a los más mayores hasta cinco veces más que a los jóvenes, un límite que en el Obamacare no podía superar el triple. De hecho, los estados tendrá la potestad de permitir a las empresas que ofrecen seguros de salud que cobren más allá de ese ratio. Esto podría hacer, según varias estimaciones, que la prima de sus seguros aumenten hasta 14.600 dólares.

Ante esto, y frente a las exigencias de los republicanos más ultras de desmantelar por completo el Obamacare, el Gobierno de Trump ha añadido un dotación de 8.000 millones de dólares durante cinco años para financiar el acceso a la sanidad a aquellos estadounidenses con problemas médicos preexistentes ante el temor de que muchos se queden sin seguro médico. Dicha cifra, según varias organizaciones, es "completamente" insuficiente ya que la lista de enfemedades es tan larga que serían miles los que se podrían quedar fuera del sistema. VIH, acné, ansiedad, autismo, colesterol alto, migrañas, diabates, anorexia, bulimia, problemas de corazón, obesidad, Párkinson, tuberculosis, úlceras intestinales... En definitiva, estas enfermedades cotidianas aumentarán el coste de un seguro de salud que con el nuevo sistema que quiere implantar Donald Trump seguirá siendo obligatorio. Eso sí, mientras que el Obamacare multaba a quienes no lo tuvieran, el Trumpcare elimina la sanción impositiva pero 'castiga' con un aumento del 30% en la prima cuando el cliente quiera contratar uno nuevo.

Castigo a los que tienen bajos ingresos

Ampliar

Pero los cambios no se quedan aquí. Con la nueva ley -a la que se le pueden introducir enmiendas- las empresas con más de 50 trabajadores ya no están obligados a proporcionarles un seguro. Para mantener el Obamacare se aumentaron los impuestos a aquellos que tenían unos ingresos superiores a 250.000 dólares y se crearon otros nuevos que debían de pagar compañías de seguros de salud, farmacéuticas, empresas dedicadas a la fabricación de dispositivos médicos...con el plan de Trump estos se eliminan y no se ofrece ninguna propuesta para compensar esa pérdida de ingresos.

También se recorta el Medicaid, el seguro de salud financiado por el Gobierno de Estados Unidos y dirigido a personas de bajos ingresos. Aunque Trump ha insistido muchas veces en que nunca tocaría la partida presupuestaria destinada a esta cuestión, lo cierto es que los fondos federales se reducirán a partir de 2020 en 2.300 millones de dólares, algo que no va a contentar a una parte significativa de sus votantes que utilizan ese programa para tener una cobertura médica que incluye servicios como servicios ambulatorios, odontológicos u oftalmológicos.

Solo hay una cuestión que no va a cambiar. Tanto el Obamacare como el proyecto de ley republicano permite que los niños estén cubiertos por las pólizas de seguro de sus padres hasta que cumplan los 26 años.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios