Y EL BUND SALTA AL 1,60%, MÁXIMOS DESDE FEBRERO

Vuelven los fantasmas: el bono a diez años se sitúa en el 4,65% con la prima en 305 puntos

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y las dudas sobre los estímulos monetarios en EEy Japón han vuelto a abrir la puerta de la
Foto: Vuelven los fantasmas: el bono a diez años se sitúa en el 4,65% con la prima en 305 puntos
Vuelven los fantasmas: el bono a diez años se sitúa en el 4,65% con la prima en 305 puntos
Fecha
Tags
    El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y las dudas sobre los estímulos monetarios en EEy Japón han vuelto a abrir la puerta de la incertidumbre en la deuda pública. "No intervendremos para asegurar la solvencia de un Estado" si no hace los deberes, aseguró ayer en una entrevista en la televisión pública alemana ZDF. La repercusión de sus palabras se está sintiendo hoy en la deuda periférica. La rentabilidad del bono español se sitúa en el 4,65%, aunque ha llegado a tocar el 4,75% por primera vez desde abril.

    Esto se ha traducido en un nuevo repunte de la prima de riesgo española, que se vuelve a tensar hasta los 311 puntos básicos. Sin embargo, si el diferencial no se ha ido más lejos todavía es porque los temores están alcanzando al mercado de bonos en su conjunto y el interés del bund alemán se ha ido hasta el 1,62%, su nivel más alto desde el pasado mes de febrero.

    "Le están dando fuerte a los periféricos mientras todo el mundo está pendiente de las declaraciones de Draghi", explica a Cotizalia Javier Ferrer, director de deuda pública en Ahorro Corporación. "En la entrevista que hizo anoche en la televisión alemana explicó que los tipos bajos no son solo del BCE, sino de todo el mundo; que va a mantener a raya la inflación porque la sufrió de pequeño y sabe lo que es ver desaparecer los ahorros; y que los países tienen que hacer los deberes y los que no se deberán enfrentar a una situación de default".

    No obstante, de momento esto es solo una llamada de atención para los gobiernos interesados. En el caso de España, todavía no hay motivos para hacer saltar las alarmas. "El tipo medio de la deuda pública es adecuado y podemos aguantar, más con tipos a corto plazo muy bajos", asegura Ferrer. "Lo que más va a costar es financiarse a largo, pero a medio y corto plazo la deuda está aguantada por el BCE". Y añade: "Hemos estado en situaciones mucho peores".

    Así, las tensiones volvieron al secundario después de que en la rueda de prensa tras la reunión mensual del Consejo de Gobierno el banquero italiano recordara que el mérito de la reciente calma de los mercados es suyo, que no tiene prisa en actuar y que la pelota está sobre el tejado de los gobiernos, a los que instó a dar más pasos para la consecución de la necesaria unión bancaria y la consolidación fiscal, de la que dijo "es ineludible". De hecho, en el caso concreto de España pidió "reducir el gasto público improductivo y bajar impuestos".

    En este sentido, José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, va un paso más allá y habla de una combinación de factores. En primer lugar, las dudas sobre la respuesta del Tribunal Constitucional Alemán, no tanto sobre un veto del programa de compra de bonos (OMT por sus siglas en inglés), como que lo limite. "Sería un fiasco cuando ahora a nivel político se pide precisamente lo contrario. Claro que Alemania no puede vetarlo, pero sí puede vetar o limitar la participación alemana en el proceso", explica el experto.

    Pero más allá de Europa, hoy los inversores se han encontrado con que el Banco de Japón no ha tomado medidas ante una caída de su bolsa, una apreciación de la divisa y unos intereses de su deuda disparados. De hecho, la rentabilidad del bono nipón se ha disparado más de un 80% desde el pasado 4 de abril cuando se anunció una política monetaria expansiva sin precedentes. A esto hay que unir el caso de la Reserva Federal (Fed). "O mejor dicho, la subida paulatina de tipos del Tesoro de Estados Unidos y la sensación de que el proceso de ajuste se ha iniciado", asegura Campuzano. "En definitiva, un mercado más acotado. Pero con riesgo de correcciones más profundas si la incertidumbre se afianza", concluye.

    Por ello, Alberto Matellán, director de estrategia y análisis macro de Inverseguros, volviendo al caso español explica que "la prima aumentaría más si los inversores desconfiaran de periféricos y confiaran en Alemania, pero lo que se ve es que, más bien, desconfían de todo: deuda soberana europea, bolsas", asegura el experto. "Eso está muy relacionado con la Fed y el BoJ. La situación es paradójica: una mejora en la economía japonesa, o USA puede llevar a caídas en los mercados porque se frena la liquidez.  El riesgo ahora es, o que se frenen los estímulos demasiado pronto o que no funcionen", concluye.

    El comportamiento de la deuda alemana y estadounidense confirman estas observaciones. Las ventas provocan que el rendimiento del bund germano escale hoy hasta el 1,62%, el nivel más alto desde febrero y 41 puntos básicos por encima del cierre de abril. En el caso de los bonos norteamericanos a 10 años, su rentabilidad repunta hasta el 2,24%, el interés más alto desde abril de 2012 y 52 puntos básicos por encima del nivel en el que estaba a comienzos de mayo.