la niña fue apuñalada por su padre

Los motivos del segundo grado de la etarra Majarenas: su hija necesita jugar en el parque

Según recoge la sentencia de la Audiencia Nacional, Izar, de tres años, "necesita luz, aire sol", siempre junto a su madre

Foto: Mikel Orbegozo y Sara Majarenas, detenidos en 2005 (EFE)
Mikel Orbegozo y Sara Majarenas, detenidos en 2005 (EFE)

Sara Majarenas, condenada a 13 años de cárcel por su pertenencia al comando Levante de ETA, disfruta ya del segundo grado junto a su hija. Con los tres años recién cumplidos, la legislación penitenciaria no permitía a la pequeña Izar seguir viviendo en el módulo de madres de la prisión de Picassent (Valencia) con su madre, por lo que Majarenas solicitó el segundo grado para poder trasladarse a una casa de acogida.

El caso levantó una gran polémica después de que Majarenas publicase una carta abierta al diario 'Gara' en la que exponía su caso y la necesidad de estar con su hija. Según recoge el auto del Juzgado Central de Menores con Funciones de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, la niña de tres años "necesita luz, aire, sol, salida al parque a jugar y debe hacerlo con su madre en tanto que se ha convivido siempre con ella y respecto a lo cual se ha acreditado en el expediente un fuerte vínculo afectivo".

Según explicaba la etarra en su carta pública, "Izar necesita a su amatxo más que nunca. Yo la necesito a ella, ella me necesita a mí. Si no, no habrá reparación posible. O por lo menos, costará mucho más". La pequeña fue acuchillada por su padre el pasado 15 de enero en Benifaió (Valencia), y tuvo que ser ingresada tras el ataque. "Izar no entiende qué le hizo su padre", asegura Majarenas, quien añade que su ex pareja actuó así "con la única intención de dañarme a mí".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios